Eventos

Eventos del libro

Proyectos especiales

Ciudad Libro

Fomento a LEO

Salones

¿Una nueva ley del libro?

Fecha:

AUTOR:

Compartir

Share on facebook
Facebook
Share on twitter
Twitter
Share on linkedin
LinkedIn

Pese a los avances en la democratización y fomento del libro en Colombia, conviene revisar la legislación vigente, en torno a asuntos como los descuentos para la circulación de los libros, apoyo a los festivales regionales y el precio único del libro.

Son evidentes las transformaciones que ha vivido el mundo del libro y su complementariedad con el mundo digital, especialmente en los últimos veinte años. Durante este período se llegó a plantear la desaparición del libro en formato de papel, pero contrario a esto, vemos al libro y su entorno cultural más fortalecido y a la lectura afianzándose en nuestro medio.

Prueba evidente son las apuestas realizadas por instituciones públicas y privadas, quienes a partir de “rutas de acción colaborativas”, permiten presentar al día de hoy a Medellín como la ciudad con el mayor índice de lectura en nuestro país (según la Encuesta Nacional de Lectura 2017 realizada por el DANE), y al libro como uno de los ejes que dinamiza esta cuarta revolución tecnológica. Queda entonces por ver cómo estamos en cuanto a la normatividad que con respecto al libro rige en Colombia.

Si bien en nuestro país contamos con la Ley 98 de 1993, la cual dicta normas para la democratización y fomento del libro en Colombia, basta dar un vistazo para evidenciar que dicha ley merece una actualización. Podemos iniciar esta reflexión con algunas de las instituciones que la ley nombra, las cuales ya no existen, es el caso del Instituto Colombiano de Cultura, Colcultura, el cual cerro el telón en el año de 1997, (El Tiempo 7 de agosto de 1997) y al día de hoy el sector no tiene claro quien asumió las funciones y responsabilidades de esta entidad.

Una segunda entidad a la cual se refiere la ley es la Administración Postal Nacional, la cual funcionó hasta el año 2006. Esta jugaría actualmente un papel muy importante, pues como bien sabemos y dadas las condiciones generadas especialmente en los dos últimos años, gran parte del comercio del libro en el mundo depende en gran medida de los sistemas de envío. En este sentido la ley posee un buen propósito al dar al libro un carácter preferencial como bien cultural, pero los descuentos que propone la ley y los cuales favorecerían su circulación no se aplican.

De otra parte, la ley trata temas que si bien tienden a mejorar algunos escenarios propios del sector, como por ejemplo, declarar las ferias regionales del libro como eventos culturales de carácter nacional, lo cual otorgaría prerrogativas a un evento que ya logró este nivel como lo es la Fiesta del Libro y la Cultura de Medellín, actualmente no es claro cuál es el procedimiento a seguir para obtener este beneficio. De igual manera, hay lagunas en el tema editorial y fiscal.

Al analizar legislaciones vigentes en otros países, se observan avances en temas como el marco jurídico del libro, en atención a su carácter de producto cultural (Ley 10/2007, de 22 de junio, De la lectura, del libro y de las bibliotecas de España) y la posibilidad de que el libro sea considerado “artículo de primera necesidad”. Igualmente plantean la importancia y desarrollo de los planes de fomento de la lectura en especial para sectores mas desfavorecidos. Capítulo aparte, las leyes vigentes en otras regiones tratan temas de promoción de los autores y de la industria del libro, previendo en sus legislaciones la creación de observatorios de la lectura y del libro.

Cabe recalcar la necesidad que tiene el país de legislar en torno al precio único del libro, con el fin de regular el mercado, buscando salvaguardar a las librerías existentes, así como la de los editores independientes, ante la incursión de los grandes monopolios internacionales quienes normalmente irrumpen de manera agresiva en los mercados locales. Al respecto, en nuestro medio y bajo el liderazgo del Centro Regional para el Fomento del Libro en América Latina y el Caribe, CERLALC, se han dado los primeros pasos, propiciándose encuentros entre los actores que conforman el sector y el Ministerio de Cultura, encargado de presentar el anteproyecto de ley, asunto que a la luz de la experiencia de los países que tratan el tema, normalmente se maneja como una sola ley, “La Ley del Libro”.  

La revisión de estos temas requiere de la unión del sector con el fin de forjar las condiciones políticas que permitan avanzar de manera ágil en los cambios que la Ley del Libro en sus 29 años de existencia reclama. Una revisión a fondo que beneficie al número creciente de lectores y permita mejorar el nivel de vida de nuestros ciudadanos.

Suscríbete a nuestro boletín

Recibe las últimas novedades y programación en tu correo. ¡Sé el primero en enterarte!

Síguenos en redes sociales

Conéctate con nosotros todos los días

Todos los derechos reservados.

Eventos del Libro ® 2022