Cartografía del cuerpo erótico al cuerpo poético: una vivencia femenina

Share on facebook
Facebook
Share on twitter
Twitter
Share on linkedin
LinkedIn

Fecha:

AUTOR:

Qué [pensarían] si supieran que en mis sueños me acuesto con todo el mundo. En mis sueños me rebelo como la puta amorosa que soy en realidad (…) Siempre seré la prostituta virgen, un ángel perverso, una mujer siniestra y santa de dos caras. (De este fragmento me gustaría hablar por el concepto de “puta”; que también ha sido una forma de exclusión tal y como es el de la bruja porque refiere a la libertad.

Anaïs Nin (Francia)

Cuando mencionamos la frase cartografías del cuerpo erótico al cuerpo poético, nos referimos a la afinidad semántica entre la palabra territorio, cartografía y cuerpo porque es una triada que reivindica la posibilidad de ver a la mujer en una materialidad. Son tres ejes semánticos que se conectan y tienen un significado parecido; esto tiene que ver con la necesidad de explorar lo material de las mujeres, es decir, el cuerpo como nuestro principal territorio de afirmación. A través de nuestro cuerpo nos afirmamos todo el tiempo y generamos identidad femenina.

Rescatar la voz de la mujer en la literatura es, sin duda, una de los objetivos principales de Territorios Femeninos, encuentro mensual que se realiza desde los Eventos del Libro en asocio con la Red Nacional de Mujeres. En un mundo donde la palabra es tan poderosa, reivindicar el papel de la mujer se hace importante porque consideramos que tienen unos lenguajes particulares que no han estado en los cánones hegemónicos, lo que hace necesario resaltarlos y visibilizarlos.

Se han escrito cientos de páginas en las que se intenta reconocer merecidamente la huella tan importante que han dejado ellas en la historia. Páginas que intentan acercar al lector a las figuras femeninas que lucharon contra sociedades opresoras que quisieron coartar su papel por el simple hecho de pertenecer al género femenino. 

Es imposible dejar de reconocer que las mujeres que se han dedicado a escribir (desde la mítica Safo de Lesbos hasta la siempre excéntrica Virginia Woolf y muchas otras), son las verdaderas heroínas que lograron con sus propuestas literarias: ensayos, poesía, diarios y cuentos, otorgar el tan merecido reconocimiento que hoy en día les estamos dando y demostrar que con la sutileza y fuerza de sus textos, han logrado mover los corazones de aquellos que se atreven a adentrarse en en la profundidad de sus cuerpos.

Cortesía: Eventos del Libro

Reivindicar

Interrumpa la flor, deje su luz (la de la flor) en lo afilado del verbo; no sucumba a las nuevas dichas, abrace tan solo el árbol.

Aprenda del follaje modo de irse, seguir ondas, escalones, pisos de aves.

Instruya sus labios con frutas oscuras; úntelos de tinieblas.

Escoja de cada nube lo que perece y se ciñe al viento y cubre días, pasos, sonoridades anteriores.

Ana Enriqueta Terán

Verónica Arboleda, integrante del Club de Lectura para Mujeres Littera, nos cuenta la propuesta que estará circulando en la 13° versión de Parada Juvenil, con el espacio que el Club tendrá en el evento. De esta manera pretenden hacer un homenaje a dos escritoras: una es la francesa Anaïs Nin,  la otra es la venezolana Ana Enriqueta Terán. Tienen latitudes diferentes, una europea y otra latinoamericana, esto también como un contraste importante. Cuando nos referimos al cuerpo erótico, tiene todo el concepto y sentido de Anaïs Nin que es más material, más palpable, porque ella trabaja más el erotismo desde el cuerpo y los vínculos con el otro a partir de su literatura, con libros como Diarios amorosos: incestos, un registro detallado de toda su vinculación con el cuerpo y su erótica, y el primer diario publicado a inicios del siglo XX en ser reconocido como obra literaria. 

De esta manera nos muestra la relación biografía-obra como un camino para el autoconocimiento y para figurar en el ámbito público.

Ella creía en la idea de gozar el cuerpo al máximo, de liberarse a partir de él. Incluso, dice en una frase: “yo soy la literatura, lo erótico soy yo plasmado en las letras”. Básicamente decía que todo lo que escribía no se basaba en sus lecturas sobre erotismo sino que lo vivía y luego lo plasmaba en los diarios. Trabajaba desde los guiones y se le considera una mujer valiente que utilizaba las letras de una manera explícita y no tenía temor a publicarlo.

Ahora, pasamos de una materialidad a algo un poco más elemental que es el cuerpo poético: Ana Enriqueta Terán; con una obra que a pesar de ser poética, también tiene cuerpo. Sin embargo, es uno que está presente desde las imágenes naturales, desde el contacto con la naturaleza, con los territorios, de su historia de vida e infancia.

Si quieren sumergirse un poco más en el mundo de estas dos mujeres escritoras y rescatar el puente entre la cartografía del cuerpo erótico al cuerpo poético, la invitación es a que asistan en pocas horas al conversatorio de la franja de programación académica Territorios Femeninos, donde a través de una del encuentro entre los participantes y el cuerpo, destacaremos una experiencia sensorial a patir de diferentes aromas, el contacto con la piel, la lectura en voz alta y la escritura creativa. Es la posibilidad de despojarse un poquito de lo racional e ingresar a un mundo más intuitivo.

“Desde el club consideramos que lo intuitivo viene mucho de lo femenino, que de ahí vienen estereotipos femeninos: que las brujas son mujeres, las que ven el oráculo son las mujeres que tienen esa carga mística, entonces, eso es lo que queremos reivindicar en este espacio, para que se viva una experiencia erótica desde los sentido y con el cuerpo”. Afirma Verónica.

Si quieren ser parte de este club de lectura, el cual se realiza una vez al mes y es hecho por mujeres y dirigido a mujeres. Los invitamos a que las sigan en sus redes sociales: Instagram: @club__littera y Facebook: Littera, club de mujeres que leen mujeres. También, pueden escribirles al correo electrónico clublittera@gmail.com

Cortesía: Eventos del Libro

Github

Regístrate ahora para ingresar a la 15.ᵃ Fiesta del Libro y la Cultura

El registro de cada día se publica con 3 días de anterioridad