Caminando por la Fiesta del libro y la Cultura

Share on facebook
Facebook
Share on twitter
Twitter
Share on linkedin
LinkedIn

Fecha:

AUTOR:

Miles de personas recorrieron el Jardín Botánico durante la 15.ª edición de la Fiesta del Libro y la Cultura, si bien el inicio del evento representó un gran reto para la organización, el resultado final es totalmente satisfactorio, ver a las personas acudir a la cita y participar de las actividades académicas y culturales, aviva el trabajo de las entidades que hacen el esfuerzo de integrar el libro en nuestra sociedad. Igualmente, para libreros y editores, constituyó una posibilidad de reactivación económica que permite recuperar un poco el aire perdido en los tiempos más duros de la pandemia.

Para la realización del evento se conjugaron varios elementos; aspectos tanto logísticos, comunicacionales, comerciales, académicos y culturares, para los cuales se contó con un equipo de profesionales que dieron todo de su parte para que el evento pudiese llevarse a cabo.

El diálogo entre entidades y el encuentro ciudadano permiten hoy a la ciudad contar con un certamen cultural querido y esperado cada año, deparando especialmente en sus 15.ª edición la posibilidad del tan anhelado reencuentro ciudadano, enmarcado en el verdor y la magia arquitectónica propia del Jardín Botánico.

Cada año la Fiesta del libro y la Cultura propone nuevas ideas para que la ciudad y en general el país, entienda la importancia del libro en la formación intelectual de nuestros ciudadanos, en la reciente edición, se evidenció el gran valor del libro y del esfuerzo mancomunado de entidades y personas que hacen posible el evento, se gestionaron nuevas propuestas, estimulando la colaboración de diferentes actores, exaltando el valor de las palabras, todo en función de la promoción del libro y en apoyo al sector. Esperamos que en los años que vienen se amplié la participación y se incluya el trabajo de nuevas entidades y personas que desde su cotidianeidad, hacen posible que la lectura y el libro encuentren su sitio sobre las múltiples actividades humanas.

Esta ciudad de libros creada cada año en el Jardín Botánico Joaquín Antonio Uribe, expresa vida desde el primer día de montaje; los diferentes senderos que la conforman se llenan de color y magia; el encuentro con libros de toda clase en pabellones dispuestos de acuerdo a su especialidad, dan la posibilidad de rastrear diferentes materias, tanto la narrativa mundial así como temas más específicos de acuerdo a la búsqueda personal de los visitantes. Ojos recién llegados a la vida ven en las portadas del libro infantil un pretexto para aprehender el mundo; se observan también jóvenes en la búsqueda de autores y temáticas muy vigentes, quienes nos convencen que en la actualidad los desarrollos a todo nivel, proponen nuevas alternativas de investigación y goce estético, así se conjugan hombres, mujeres y niños en lo que ya se reconoce como uno de los eventos culturales más importantes de nuestro país.

Pero el viaje no termina allí, la oferta de actividades culturales da la oportunidad de encontrar variadas propuestas que ayudan a potenciar la lectura en nuestro medio, tanto desde la creatividad como desde la reflexión y la crítica, al ofrecer diferentes alternativas para responder a las preguntas e inquietudes de nuestros ciudadanos. Las carpas y auditorios adecuados para recibir a los visitantes se vieron colmados, y por sobre las dificultades propias que conlleva un evento de esta magnitud, la palabra iluminó la cotidianidad con una luz muy propia.

Como espacio para la democratización del libro, la formación de lectores, la promoción del conocimiento y el fomento de la economía del libro, la Fiesta del Libro y la Cultura cumple un papel único en nuestra ciudad, constituyéndose en un evento cultural que adquiere, con el paso de los años, una importancia clave en la valoración emblemática del libro, dado su doble carácter de bien económico y cultural.

Si bien nos encontramos ante un panorama nuevo, donde se conjugan tanto las acciones a través de los medios digitales, así como la presencialidad, el resultado final nos permite afirmar que el formato en papel mantiene su vigencia, y los libros como un instrumento de conocimiento, acompañarán durante un buen tiempo las acciones de los seres humanos que conforman nuestra sociedades.

Github