Toda la ciudad puede ser una biblioteca

Por admin en Agosto 6, 2019 , No hay comentarios

 A un mes de abrir las puertas de la Ciudad de los Libros, Diego Aristizábal, director de los Eventos del Libro, comparte algunas ideas sobre la fiesta de todos, la 13.ª Fiesta del Libro y la Cultura.

Por: Juliana Vásquez Posada

Si algo tiene claro Diego Aristizábal es que los libros son esa puerta de entrada a un universo mágico del que nadie sale siendo el mismo. Por eso, a propósito de las expediciones que se han emprendido este año y a casi un mes de abrir las puertas de la Ciudad de los Libros, habla sobre el espíritu de la Fiesta, de estos diez días que sorprenderán a lectores y no lectores con nuevas aventuras, y de esa alegría por encontrarnos de nuevo.

En una fiesta mucha gente es bienvenida y las buenas, se quieren prolongar. Por eso, en 2019, las Charlas de la Tarde, las Fiestas del Libro Comunitarias, la 13.ª Feria Popular Días del Libro y la 11.ª Parada Juvenil de la Lectura han viajado por diferentes sectores de Medellín llevando historias. “Nos interesa que la gente se reúna y si el libro es el pretexto estamos felices de que eso pase”, asegura. Del 6 al 15 de septiembre, en la 13.ª Fiesta del Libro y la Cultura, respiraremos libros.  

¿En qué radica esa mezcla que hace que los Eventos del Libro sean espacios tan llenos de emociones?

 “Hay un asunto fundamental y es el riesgo que hemos asumido, deliciosamente, de llegar a lugares donde no es común imaginarse que puede pasar algún evento cultural. Con la Fiesta nos hemos puesto la tarea de estar en esos espacios y transformar esos entornos, lo que nos demuestra que los libros tienen cabida en cualquier rincón de la ciudad y que todos ellos son válidos para hablar de lectura, de escritura y de oralidad”.

Y ese permearse de las diferentes realidades de la ciudad, rural, urbana, barrial, ¿qué ha aportado a los objetivos globales que se han trazado desde Eventos del Libro?

 “Eso ha hecho que los Eventos del Libro se apropien lentamente de la ciudad misma, por eso el próximo lanzamiento de la 13.ª Fiesta del Libro y la Cultura será en el Cerro El Volador, porque queremos seguir demostrando que toda la ciudad puede ser una biblioteca. Con cada Evento del Libro le quitamos a la gente el miedo a leer. Lina Botero, secretaria de Cultura Ciudadana, dijo alguna vez que ojalá todos los días en Medellín fueran como los días de la Fiesta y eso es muy bello, porque significa que el ambiente que se respira es mágico y trasciende a toda la ciudad, y eso es porque todos los Eventos del Libro los hacemos con mucho amor”.

La Fiesta es el resultado de una unión de fuerzas. ¿Esa conexión entre entidades es vital para sacar adelante proyectos encaminados a que la ciudadanía respire libros?

 “La Fiesta no existiría sin la unión de todas las entidades públicas y privadas que trabajan alrededor de la lectura, la escritura y la oralidad. Por eso valoramos y respetamos el conocimiento y la experiencia de cada una de ellas. Muchas, incluso, existen desde antes de que se diera la Fiesta y tenemos claro que el Municipio solo, como entidad, no habría podido llevar esta Fiesta al nivel en el que está hoy. Un proyecto es exitoso cuando se hace con la gente que sabe y en este caso puntual el apoyo de todas esas entidades ha sido vital”.

58af4783-da05-46a4-a0bc-b8f19ed897bb (1)

¿Qué expediciones nos han traído a este momento en el que nos falta un mes para comenzar la 13.ª Fiesta del Libro y la Cultura?

“Esta ha sido una expedición constante que ha ido creciendo. Los que empezaron la Fiesta fueron unos visionarios, como esos expedicionarios que nunca saben a dónde van a llegar pero que emprenden el viaje, y yo creo que no se imaginaron que esto iba a llegar a lo que es hoy. Siempre es fácil hacer este tipo de eventos en un escenario cerrado, pero ese inicio en un lugar tan exótico como el Jardín Botánico marcó un comienzo diferente que terminó convenciendo a muchos incrédulos. Hoy la Fiesta se ha apropiado plenamente de la Zona Norte que se ha transformado, como lo hemos hecho nosotros también. Con el paso de los años se ha fortalecido la filosofía de que este sea un espacio para lectores y no lectores, para el encuentro; una forma de conquistar la ciudad alrededor de los libros. Y como ocurre en toda expedición, nos hemos ido desplegando, ya estamos en nuevos territorios de esta Zona Norte y la gente también los reconoce”.

Algunos de esos nuevos lugares son el Parque de los Deseos, el Planetario y el Centro de Desarrollo cultural de Moravia, parece que la Fiesta se impregnó del espíritu expedicionario que nos invita a habitar otros lugares…

 “La Fiesta es un músculo que crece, es un corazón que late permanentemente y tiene un alma que va llevándonos por caminos muy potentes que se van consolidando año tras año. En 2018 estuvimos presentes por primera vez en el Parque de los Deseos, un sueño que había existido desde siempre; esta vez vamos a estar con más fuerza y vamos a llevar libros, que es la esencia de nuestra Fiesta. Por otra parte, pensando en la visión expedicionaria, queremos que los visitantes, además de recorrer los espacios habituales, extiendan sus pasos por el pasaje de Carabobo y lleguen hasta el Centro de Desarrollo Cultural de Moravia. Allí están haciendo un trabajo muy bonito sobre memoria y reconciliación, y concentraremos una programación especial que estará enfocada en estos temas”.

En Días del Libro las familias fueron protagonistas, en la Parada Juvenil las luces de la Comuna 13 fueron el marco para que jóvenes de toda el área metropolitana se unieran en un solo lugar, ¿Fiesta para quiénes será? ¿Cómo se la sueña?

 “En la Fiesta el protagonista es el mundo, a diferencia de los otros Eventos del Libro. En ella reunimos todo en una magnitud muy superior, con una programación muy amplia y con invitados internacionales. Todo, en conjunto, es la muestra de que es un proyecto consolidado y que nos acercamos a la lectura a través de múltiples formas. Jardín Lectura Viva sigue creciendo y es muy emocionante ver a los niños de los colegios esperando con ganas un taller de formación, y esto es gracias a que los profesores también han hecho el trabajo durante todo el año para promover el amor por los libros. Cada vez sentimos que, de verdad, este trabajo lo hacemos entre todos”.

Cómic e ilustración es un proyecto que ha venido tomando mucha fuerza, ¿por qué es tan importante para Fiesta poner la mirada en este universo?

“Sin desmeritar otros períodos de la historia, en Medellín estamos pasando por un gran momento. Tenemos un grupo de creadores e ilustradores que están haciendo un trabajo maravilloso y creemos que la imagen conecta con las historias. De hecho, muchos llegamos a los libros por las imágenes y eso no tiene un mérito inferior, son simplemente historias que se leen a través de la imagen. Abrimos espacios para demostrarles a los visitantes que un libro ilustrado también es el camino para llegar a la lectura, para visibilizar el talento de los ilustradores y para romper con el tabú de que un lector es solo quien lee ‘cosas serias’, porque un trabajo ilustrado también es serio. Este año tendremos el primer Premio de Afiche Ilustrado, enfocado justamente en el fomento de lectura, escritura y oralidad. Vamos a exponer a los ganadores en el ingreso a Jardín Lectura Viva porque es una forma de decir que la imagen te vincula con otras experiencias de lectura. En Fiesta le seguiremos abriendo las puertas a los ilustradores porque creemos que es una forma maravillosa de que alguien se conecte con las historias”.

Faltando tan poco para Fiesta, la expectativa y los sentimientos se acumulan. ¿Qué decirles a todos los lectores y no lectores, a los que la esperan y a los que no la tienen ni siquiera en la mente?

“Queremos que todos los que lleguen a la Fiesta, así sea por casualidad, caigan en la red de los libros. Partimos de que no necesariamente todo visitante es un lector, puede que no le interese ni siquiera la lectura, pero los libros son tan ‘pilluelos’ que atrapan a cualquiera y seguramente muchos encontrarán allí, por primera vez, la magia del libro y se conectarán. Quien vaya a la Fiesta va a querer que pase todo el año lo antes posible para volver a vivir la misma experiencia. Tenemos un sueño: que durante esos diez días la ciudad misma sea una fiesta, que se respire un aire diferente, que la gente sienta que de verdad estamos viviendo una fiesta, y de a poco lo estamos logrando”.

Comparte esta noticia:
adminToda la ciudad puede ser una biblioteca