Medellín toma vida en canciones

Por admin en Octubre 17, 2019 , No hay comentarios

Imagen1_DiegoLondoño_Adopta a un Autor (1)

Por Juliana Pérez Sepúlveda

“¡Ah, me siento como en mi casa!”, exclamó un chico de pelo largo y rubio que apenas llegaba a la biblioteca de la Institución Educativa INEM José Félix de Restrepo. De fondo ensayaba Exitium, la banda encargada del recital para recibir al invitado.

Comenzaron a llegar los estudiantes. La biblioteca estaba distinta, se había convertido en un espacio rodeado de elementos alusivos al rock, el metal y el punk. Colgaban del techo carteles hechos a mano sobre bandas de Medellín que ellos conocían muy bien porque habían leído Medellín en canciones: el rock como cronista de la ciudad, del periodista musical Diego Londoño.

“¡Se van formando que faltan cinco minutos para la una!”, dice Cecilia, la profesora de español, quien junto al bibliotecólogo Juan Fernando Preciado, logró planear un encuentro íntimo con Diego, gracias al programa Adopta a un Autor de la Fiesta del Libro y la Cultura. Los autores son asignados de forma aleatoria a las instituciones educativas, sin embargo, en esta ocasión fue una coincidencia que Diego llegara al INEM, una institución pública en la que convergen jóvenes de diferentes municipios del Área Metropolitana, lo que la hace rica en historias y narrativas de ciudad.

Los estudiantes con camisetas de bandas, pelo de colores, pirsin, expansores, lápiz y labial negro, comenzaron a sentarse a los lados de una alfombra negra que hacía parte de la escenografía. “¡Llegó!”, grita alguien como si fuera una fiesta sorpresa. Unos corrieron a formarse. La profesora, apurada de un lado para otro, buscó al violinista para musicalizar la bienvenida. Diego entró con una sonrisa de asombro mientras se cuidaba de no caer en la alfombra. Luego encontró un  retrato suyo pintado por una estudiante. “Muy pocas personas se fijan en mis pecas”, dijo y sonrió.

Dos jóvenes, ambos de lentes grandes y camisetas negras iniciaron la presentación del itinerario. Sección uno: presentación musical. Para sorpresa del autor, los estudiantes interpretaron una canción de Unos Vagabundos, banda a la que él perteneció por varios años. Mientras la canción sonaba, se paró, grabó por unos segundos, movió la cabeza y mantuvo su sonrisa intacta.

Luego leyeron su biografía. Diego, además de escritor, es columnista de El Colombiano, presentador en un programa de televisión y ha sido productor radial en Radiónica. Mientras narraba cómo fue su proceso para ser periodista y escritor, circulaba el libro Los Yetis: Una bomba atómica a go go y su última publicación: Rodolfo Aicardi. Los chicos hojeaban los libros y algunos se detenían a leer apartados del texto.

El canto gutural de un chico y el sonido del rasgueo de una guitarra, interrumpieron para avisar que comenzaba la sección tres: Exitium, la banda de metal conformada por cinco chicos, se encargó de contextualizar al autor sobre los proyectos musicales que se gestan en la Institución.

En la sección cuatro, expusieron la línea del tiempo contenida en el libro Medellín en canciones. Se prepararon para narrar una generación que les pertenecía a sus padres. Con esto quedó claro el análisis que los estudiantes le dieron al texto, además, se dio una comprensión general del por qué los músicos de la ciudad son cronistas.

Más tarde inició el conversatorio sobre el libro. Diego contó cómo se convirtió su trabajo de graduación en el libro Medellín en canciones. Habló además sobre la gestión que hizo para encontrar una editorial que quisiera publicarlo y les explicó paso a paso lo que se debe hacer cuando se quiere publicar una obra.

¿Usted cree que el rock incita a las drogas?, ¿qué responsabilidad tiene el escritor sobre el lector? Los estudiantes no paraban de preguntar.

Una chica con la camiseta de Nirvana, preguntó cuál era el género musical de preferencia de los que menciona en el libro. “Me iría por el punk, porque mi esencia es muy punkera. Yo siento que Medellín también tiene una esencia muy punk. Creo que desde este género hay un compromiso con la ciudad muy importante, y es de ser cronistas, de tener la memoria a flor de piel. Yo siento que los punkeros han hecho una labor de memoria muy importante para narrar nuestras historias problemáticas, de guerras y conflictos”, dijo Diego.

En medio de un pogo musicalizado por Exitium, con Diego tocando la guitarra, algunos grabando, otros observando, terminó la jornada de Adopta a un Autor. Concluyeron que “aquí lo importante no es calificar al ser humano por sus gustos literarios, musicales o su forma de vestir. Lo esencial es resaltar la diversidad, aquella que permite encontrar el acontecer literario en un hecho que se vuelve realidad y supera las expectativas del lector y el autor”.  

El escritor autografió y personalizó los libros con dedicatorias especiales. El Fan Fatal se llevó un motivo más para seguir escribiendo.

Imagen2_DiegoLondoño_Adopta a un Autor (1)


 

Juliana Pérez Sepúlveda: participante del XXVII Seminario de Comunicación Juvenil. Nací en Medellín un 3 de septiembre de 1996. Estudio Comunicación Social y Periodismo en la Universidad Católica Luis Amigó. Estudio teatro en la Corporación Cultural Teatro Galeón. Me he enfocado en el periodismo cultural y la gestión de proyectos culturales. Soy manager de un proyecto musical llamado Martha la Mata. He escrito sobre música en el medio digital Blendex Reports.

Comparte esta noticia:
adminMedellín toma vida en canciones