Las diásporas gitanas, un legado de diversidad y resistencia

Por admin en Mayo 27, 2020 , Los comentarios están deshabilitados en Las diásporas gitanas, un legado de diversidad y resistencia

Por: Danilo Arias Henao y Valentina Correa Restrepo

Sobre el origen de la diáspora o dispersión del pueblo rom por el mundo no hay consenso. Algunas versiones afirman que fue producto de una pandemia, otras que fue el resultado de la agitación de algunos esclavos que se rebelaron ante el sometimiento de un sultán hacia el año 1089 y otros dicen que fue por una guerra. El hecho es que desde el siglo XI un grupo de personas provenientes de Punyab, una zona entre la India y Pakistán, comenzaron a migrar a diferentes lugares del mundo hasta llegar 400 años más tarde al centro y occidente de Europa.

Desde sus inicios, el pueblo rom o gitano fue construyendo un espíritu nómada y aventurero que pisó suelo antioqueño en la década de los años cincuenta del siglo pasado. Al llegar a un nuevo espacio establecían sus carpas y en los días de fiesta aprovechaban para comercializar algunos productos, mientras las mujeres podían negociar la lectura de la mano.

“Su habilidad para adaptarse a distintas condiciones, la abnegación por la familia y las tradiciones, hicieron que los migrantes rom congeniaran fácilmente con la cultura paisa”, destaca la antropóloga Marcela Jaramillo, quien ha estudiado a esta comunidad desde finales de los años ochenta. Diez años atrás, esta población empezó a consolidar algunos asentamientos en el barrio Santa María de Itagüí, famoso ya desde principios de los noventa como ‘el barrio de los gitanos’.

Justamente, la investigadora Jaramillo, junto con Ana Dalila Gómez, coordinadora del Proceso Organizativo del Pueblo Rom en Colombia (Prorom), estuvieron presentes en una conversación virtual con la periodista Angie Palacio en el Auditorio Sitio de Aná, durante la primera jornada de este espacio académico de la 14.ª Feria Popular Días del Libro. La actividad sirvió para conocer y visibilizar la historia, cultura y cosmogonía gitana; un pueblo nómada que se asentó en estas tierras, marcado por las diásporas y en un proceso constante de adaptación y resistencia.

W_Foto_texto_rom_cortesía_-_Ana_Dalila_Gómez_(1).jpeg

Por la reivindicación de sus derechos

Desde 2010 el pueblo rom fue reconocido como grupo étnico por el Estado colombiano. Esta situación, según Marcela Jaramillo, ha propiciado que sean incluidos en aspectos de planeación y políticas públicas, entre otras conquistas en materia de derechos. Sin embargo, aún aparecen grandes retos dentro de sus procesos reivindicativos en el contexto colombiano que tienen que ver con la conservación de sus tradiciones.

“El principal reto para mí como gitana es continuar siendo lo que soy. Actualmente hay muchas situaciones que pretenden encasillarnos y nosotros somos diversos por naturaleza y queremos seguir siéndolo”, comenta la líder rom Ana Dalila Gómez.

La historia y procesos de pueblos como el gitano, evidencian la importancia de reflexionar sobre las diásporas y su aporte en la construcción de sociedades más plurales, equitativas y democráticas. Sus experiencias nos hablan del valor de la convivencia y el deber que todas las sociedades tienen de incluir y aprender de otras.
Al igual que en el caso de la comunidad rom, durante el resto del año en los Eventos del Libro continuaremos hablando de esas diásporas que a lo largo de la historia humana se han presentado por diferentes situaciones. Ellas evidencian la manera en la que estos pueblos enriquecen a la vez que se van adaptando y transformando los nuevos lugares que habitan.

 

Comparte esta noticia:
adminLas diásporas gitanas, un legado de diversidad y resistencia