La espera de los que leen

Por Comunicaciones Fiesta del Libro y la Cultura en Octubre 8, 2018 , No hay comentarios
an Palomino recibe el primer regalo de los niños de la Institución Educativa La Isaza.

Juan Palomino recibe el primer regalo de los niños de la Institución Educativa La Isaza.

José Daniel Palacios

Todos esperamos algo. Hay quienes esperan un golpe de suerte, un cambio de vida. Otros se hacen a la idea de esperar el amor, la felicidad o la bonanza. Pero también hay quienes esperan a alguien.

El mundo de hoy pareciera obligarnos a vivir en medio de la espera. Aún cuando no sabemos lo que vendrá, esperamos. Nos hacemos a la idea de que el tiempo nos dirá qué carrera elegir, qué escritor leer, o algo tan simple como el camino que debemos recorrer hasta la universidad, el trabajo o el colegio.

En la vereda Isaza, más allá de la frontera de Medellín, y en los terrenos del municipio de Barbosa, hay una escuela. Allí, decenas de niños que cursan entre preescolar y quinto de primaria corren de un lado a otro todos los días en el fragor del estudio. Las profesoras, por su parte, trabajan para hacer del suyo un espacio que valga la pena. Así fue como se embarcaron en un viaje de espera con fecha límite. Una llamada sería el primer paso para que la Fiesta del Libro y la Cultura de Medellín abriera la puerta a vivir lo que para tantos escritores es la experiencia más invaluable de su oficio: el encuentro con sus lectores.

Semanas atrás, cuando todavía no podían creer que a su casa llegaría un invitado, en el Centro Educativo Rural la Isaza ya corría por todas partes la voz de que a su escuela arribaría Juan Palomino, un mexicano que ilustraba textos. Lo primero, en el orden de prioridades, fue entender qué significaba eso de adoptar a alguien, resolver la pregunta que en otro contexto se hizo Laura Restrepo, cuando se cuestionaba si un escritor puede ser adoptado, “como si se tratara de un huérfano, o de un animal en vías de extinción”.

La profesora María Yeni Betancur, de preescolar y segundo de primaria, dijo que cuando se adopta, aunque el hijo no haya nacido del cuerpo, nace en el corazón, y entendiendo lo que significa eso de adoptar a alguien, se adentraron en la aventura de descubrir a un ilustrador que le ha puesto rostro a historias como Manuela color canela, de Elena Dreser, y Letras al carbón, con Irene Vasco; al mismo tiempo que investigaban cómo lucía: si  alto o bajito, o si tendría novia. Los estudiantes de Isaza pretendían que nada se les escapara, ni siquiera lo que podría ser más privado, aprovechando esa única posibilidad de conocerlo antes de adoptarlo definitivamente.

En el trabajo diario, que los fue acercando cada vez más al encuentro con el autor, las profesoras y los alumnos de esta escuela en Barbosa lo hicieron todo: su propio Cuentico Amarillo, que cambiaron por naranja; un diccionario temático; una tienda extraída de uno de sus cuentos para explicar matemáticas;  le cambiaron el final a un texto, lo volvieron teatro, danza, literatura, recreo. Todo con la finalidad de acercar la literatura a los únicos que pueden perpetuarla: los niños, y para que cuando dejen la infancia, y de pronto ya no se acuerden más de las aventuras de los personajes que se escondían en los libros de su escuela, tengan otras letras en su memoria y adopten desde lejos a cualquiera de sus escritores.

La estrategia Adopta a un Autor de la Fiesta del Libro y la Cultura de Medellín llegará este año a más de 90 instituciones educativas que, como la Isaza, planearon por semanas su encuentro, buscando hasta el último detalle para que el escritor que estaba pegado en las paredes del colegio, dibujado en las carteleras o hablando en el audio del parlante institucional, se sintiera como en casa. El resultado final de adoptar a un escritor puede ser muchos, casi tantos como es posible imaginarse. Cuando en La Isaza se acabe la espera de los meses previos a la llegada de Juan Palomino, a su escuela llegará el mensaje que deja la lectura, ese que dice que tal vez lo que cambia la vida no es conocer al escritor, sino leer. 

También le puede interesar: Cuando letras al carbón llegó a Barbosa

 

Comparte esta noticia:
Comunicaciones Fiesta del Libro y la CulturaLa espera de los que leen

Realiza un comentario