Hinojosa, un personaje entrañable

Por admin en Octubre 9, 2018 , No hay comentarios
Francisco Hinojosa

Francisco Hinojosa

Juan Pablo Patiño

 

El Salón Restrepo del Jardín Botánico de Medellín se convirtió aquel día de septiembre en una especie de aula de clase. La presencia de profesores, niños y padres de familia parecía indicar que se acercaba, quizá, la inevitable entrega de los boletines académicos. Lo raro de esta historia es que en el ambiente no había tensión; por el contrario, todos estaban felices. ¿Sería que estos muchachos se habían portado bien?, ¿ninguno reprobó materias?, ¿no habría necesidad, entonces, de aplicar el Manual para corregir a niños malcriados?

El panorama se aclaró cuando al recinto entró un hombre delgado y de caminar lento. Ahora se podía entender todo. La figura correspondía a Francisco Hinojosa, mexicano, creador de tantos seres que se han quedado en la memoria de los niños y de otros que, ya adultos, siguen sus relatos. Él fue el invitado de honor a la charla Personajes entrañables de la literatura infantil, del pasado 11 de septiembre, en el marco de la 12.ª  Fiesta del Libro y la Cultura de Medellín.

Francisco Hinojosa abrazó a sus pequeños lectores y les firmó sus libros. De pronto se encontró con un ejemplar de La peor señora del mundo, con cuatrocientas mil copias vendidas, lo tomó en sus manos y se dirigió al público con gracia: “¡Quién lo creería! Está inspirado en mi vecina”.

Los asistentes hicieron silencio para escuchar al hombre de esos cuentos extraordinarios. La primera pregunta de Lina Pulgarín, encargada de moderar la conversación, fue sobre los personajes que acompañaron a Hinojosa en sus viajes literarios de la infancia. El autor respondió que “de niño no leía nada de nada” y agregó que sus inicios en el mágico mundo de las letras fue tardío: “Llegué a un café y un par de amigos estaban escribiendo, me pareció curioso y les pregunté que si yo también podía, me respondieron que sí y desde entonces no he dejado de hacerlo”.

Los comienzos de Hinojosa como escritor fueron en la poesía y los libros de viajes. Su primera obra infantil fue La vieja que comía gente, de 1981. Aseguró que estuvo a punto de renunciar a este tipo de literatura, pero que una de las cosas que lo impulsó fue la Medellín de los años ochenta y noventa, “esta ciudad me marcó mucho para continuar escribiendo mis libros. En ese entonces había mucha violencia, no solo social, también familiar. Los rostros de esos pequeños de los barrios marginales que veían la literatura como un aliciente fue lo que me convenció. Escribir es generar paz. Me alegra que hoy la ciudad esté tan diferente”.

Después de escribir 57 libros, Hinojosa anunció que a sus 64 años será “rockstart”, pues desde principios de septiembre incursionó en el teatro, aunque se le olvidan sus diálogos, y en la música, como miembro de la Orquesta Basura.

Aseguró que “juego, risa y humor” son las palabras que lo definen y que cuando le preguntan cuánto se tarda en escribir un libro dice: “Entre cinco horas y catorce años, ese es el promedio. Hay cuentos que los escribo en muy poco tiempo y otros en los que me tardo un ratito más”.

Francisco Hinojosa, el que cree que “la memoria tiene aroma a café, a café colombiano”, compartió, a veces con voz pausada, sus anécdotas.

Y, al finalizar la charla, Fabián Puerta se le acercó al autor para manifestarle: “Maestro, yo lo leía a usted de niño y hoy quiero presentarle a mi hija, ahora es ella quien lo lee a usted”.

Comparte esta noticia:
adminHinojosa, un personaje entrañable

Realiza un comentario