Cerró la 13.ª Fiesta del Libro y la Cultura

Por admin en Septiembre 19, 2019 , No hay comentarios

Cerró la 13.ª Fiesta del Libro y la Cultura, pero las expediciones continúan…

  • Este año nació la Biblioteca Fiesta del Libro y la Cultura de Medellín. Las aventuras de Pinocho es el título de la edición cero, de la que se distribuyeron gratuitamente 4.000 ejemplares, luego de varias lecturas en voz alta.
  • Alrededor de 500.000 visitas se registraron en la Zona Norte de Medellín durante los diez días de Fiesta y las 110 horas de programación en los 184 mil metros cuadrados de espacio público dispuestos para este encuentro ciudadano.
  • En Jardín Lectura Viva se adelantaron unos 2.500 talleres de promoción de lectura, escritura y oralidad en los que participaron cerca de 121.550 personas. Los más pequeños pudieron tener allí su primera experiencia de compra en la Librería Jardín Lectura Viva, exclusiva para niños.
  • La muestra comercial, que estuvo conformada por 106 espacios para expositores de libros y productos literarios ilustrados, más la zona de comidas, dejó un estimado en ventas de 4.361 millones de pesos.

Pinocho, con sus aventuras, hizo de las suyas este año en la Ciudad de los Libros. La Fiesta del Libro y la Cultura cumplió el sueño de tener su propia biblioteca y la obra de Carlo Collodi se convirtió en el título cero de esta colección editorial, que se presentó el primer fin de semana de la Fiesta y que, desde el 9 de septiembre, congregó a los asistentes en el Centro de las Expediciones, para leer en voz alta y compartir esta historia de la que se repartieron unos 4.000 ejemplares de forma gratuita.

Jardín Lectura Viva, corazón de los Eventos del Libro, congregó a 42 entidades que ofrecieron alrededor de 2.500 talleres de promoción de lectura, escritura y oralidad, dirigidos a niños, jóvenes y adultos, que beneficiaron a 121.550 personas, entre público general y estudiantes de instituciones educativas públicas y privadas del Valle de Aburrá. Fue en este espacio en donde, por primera vez, en la Librería Jardín Lectura Viva, los niños pudieron vivir la experiencia de elegir y comprar libros a precios tan bajos como su estatura, para llevarse a casa. El balance de este nuevo espacio es bastante positivo, 2.346 libros ahora están en manos de pequeños lectores.

La secretaria de Cultura Ciudadana, Lina María Botero Villa, resaltó que la Fiesta del Libro y la Cultura es un modelo para toda la ciudad, “quisiéramos que Medellín se pareciera cada vez más a esta Ciudad de los Libros, una ciudad donde los escenarios públicos son los más lindos porque son de todos, una ciudad a la que se llega en transporte público, en la que vemos niños en brazos y de todas las edades, jóvenes y adultos que llegan desde todos los barrios. En esta Fiesta la gente entiende que está bien pensar diferente y no pasa nada, porque en esa misma diferencia nos enriquecemos aún más. Este es un espacio en el que cabemos todos, es una muestra de la ciudad que estamos construyendo, que es incluyente y que le apunta a la diversidad. Vivimos 10 días de mucha alegría donde reafirmamos que vamos por buen camino. Lo que nos queda es seguir cuidando eventos y escenarios como estos, para que se mantengan y sigan creciendo”.

La programación académica y artística cautivó a 71.100 visitantes que acudieron a encuentros con escritores, músicos, ilustradores, dibujantes de cómic, editores, libreros, antropólogos, entre otras personalidades de diversos campos del conocimiento. La presencia de las escritoras y poetas Margo Glantz, Gloria Gervitz, Mariana Oliver y Piedad Bonnett; de los escritores Andrés Neuman, Afonso Cruz y Edmundo Paz; de los ilustradores Alberto Montt, Liniers y Santiago Caruso; de los traductores Martin Simonson y Megan McDowell; de las editoras Sara Kramer y Valeria Bergalli; de la bióloga Brigitte Baptiste; del antropólogo Wade Davis; y de la pintora, escultora y crítica de arte Beatriz González, demostró la gran diversidad temática que ofrece la Fiesta. En total, 400 invitados nacionales e internacionales provenientes de 18 países fueron convocados a esta edición.

Como parte de la programación académica también se desarrolló el primer encuentro de talleres de escritura Texturas inéditas, organizado por el Sistema de Bibliotecas Públicas de Medellín y el Plan Ciudadano de Lectura, Escritura y Oralidad. Escritores como Andrés Burgos, Matías Celedón, Mariana Oliver, José Ardila y otros, ofrecieron talleres prácticos en distintos géneros literarios a 227 participantes.

A su vez, Chile, como el país invitado, dio una gran muestra de su bibliodiversidad en Medellín gracias a una delegación que participó en conversaciones, conciertos, exposiciones, talleres, lecturas en voz alta, seminarios y otras experiencias artísticas y culturales. Además, fue el primer país invitado en participar en Jardín Lectura Viva, al compartir la experiencia de cuatro entidades de promoción de lectura que dictaron talleres para todos los públicos.

“Unir a Chile y a Colombia a través de la mediación lectora fue una oportunidad para que muchos chicos vivieran una pequeña expedición y viajaran a Chile con sus pensamientos mientras permanecían en el Jardín Botánico”, afirmó Alejandro Yarce, promotor de lectura de la fundación chilena Había una vez.

La también chilena Sara Bertrand, reconocida escritora de literatura infantil, fue quien abrió esta edición de la Fiesta con la charla Un paso al frente, en la que habló de la condición natural y nostálgica de viajeros y la importancia de la lengua para descubrir la esencia misma de las personas. Chile, además, invitó a los asistentes a disfrutar de la ‘Casita de los libros’, una librería en Carabobo Norte en la que se expuso la propuesta de unas 70 editoriales.

Ricardo Hernández Menéndez, embajador de Chile, expresó su agradecimiento por permitir que la cultura chilena fuera la invitada a la Fiesta del Libro y la Cultura.

“Sin duda, fue una oportunidad para llevar un poquito de Chile a Medellín. Por eso, hicimos una travesía, trayendo a una tripulación de 40 integrantes entre escritores, ilustradores, editores y otros más vinculados con el mundo de las letras. Ellos permitieron que se hicieran presentes más de 4 mil títulos en nuestra Librería y dos exposiciones”.

La muestra comercial, que estuvo conformada por 106 espacios de exposición, más la zona de comidas, deja un estimado en ventas de 4.361 millones de pesos, sin incluir las de los Salones de los Proyectos Especiales. En total se comercializaron 124.211 libros.

Gabriel Fajardo, librero de Ediciones Hispánicas que ha participado en todas las ediciones de la Fiesta del Libro, manifestó que sus expectativas fueron plenamente colmadas, “sentimos que este evento crece cada año con mucha potencia, cada vez más el público de la ciudad viene porque está motivado por la lectura y por la cultura, porque quiere aprender, conocer, investigar. Este año, la gente correspondió a las expectativas con las que llegamos, porque más allá de las expectativas comerciales, que sí se cumplieron, nos emociona atender personas que vienen con deseos de encontrar a su autor, que lo conocen y que nos enseñan cosas que nosotros, aún con nuestra experiencia de tantos años, no sabemos”.

 Por otro lado, se destacan también los 195 lanzamientos de libros que se realizaron durante la Fiesta y las 103 instituciones educativas públicas y privadas, bibliotecas y otras entidades de la ciudad que se beneficiaron con Adopta a un Autor, un programa que al finalizar este 2019 habrá permitido que unos 18.500 estudiantes y ciudadanía en general se encuentren con el autor de la obra que leyeron durante el año.

En la Ciudad de los Libros también hubo espacio para reconocer la vida y obra de un escritor iberoamericano. El IV Premio León de Greiff al Mérito Literario le fue otorgado al escritor puertorriqueño Edgardo Rodríguez Juliá, autor de más de una veintena de libros de crónicas, ensayos y novelas, quien recibió la distinción por recoger en toda su producción literaria el legado cultural del Caribe y explorar temáticas propias de su región como la emigración a Estados Unidos. En la ceremonia de entrega del premio, Rodríguez Juliá compartió una sentida reflexión sobre su amplia carrera literaria, reconocida en Puerto Rico, pero poco explorada en otros países como Colombia,

“recibo con júbilo este honor que me ha sido otorgado (…), porque siempre quise ser un escritor latinoamericano y este premio me da la alegría de revalidarme como tal, porque aunque he residido mucho tiempo en el olvido, mi mundo es este y mi lengua es ese castellano caribeño sazonado, y nada de lo colombiano me resulta ajeno del todo”.

Este Premio es posible gracias a una alianza entre la Secretaría de Cultura Ciudadana de la Alcaldía de Medellín y la Universidad Eafit, con el apoyo del Grupo Argos y sus negocios Cementos Argos y Celsia.

Expediciones, tema que fue eje central en la programación de la Fiesta del Libro, no solo invitó a los ciudadanos a reconocerse como viajeros que recorren, exploran y construyen la ciudad que habitan, sino que también motivó a extender la Fiesta con programación académica, talleres de Jardín Lectura Viva, exposiciones, muestra comercial, el Café del Mañana Arcadia y otras conversaciones al Parque de los Deseos, la Universidad de Antioquia, Parque Explora, Centro de Innovación del Maestro MOVA y Centro de Desarrollo Cultural de Moravia.

Los Proyectos Especiales de esta Fiesta también sumaron al espíritu expedicionario que se respiró durante estos diez días. Los visitantes disfrutaron de talleres dirigidos, conversaciones y muestra comercial en el 6.° Salón de Nuevas Lecturas, el 6° Salón del Libro Infantil y Juvenil, el 5.° Salón Iberoamericano del Libro Universitario y en el 4.° Salón de Editoriales Independientes. En este último se realizó por primera vez el seminario El libro es un oficio, con el apoyo de Acción Cultural Española, en el que Luis Alberto Arango, de la librería Palinuro, expresó que “el cierre de una librería le hace más daño a una ciudad que a sus socios”. Valeria Bergalli, de Editorial Minúscula, fue otra de las invitadas a este seminario, quien indicó que

“la literatura tiene la capacidad de iluminar los lugares e incluso transformarlos. Muchas de nuestras visiones del mundo vienen determinadas por la literatura, el cine y la fotografía. No podemos pensar París sin Balzac, por ejemplo”.

En los Salones de los Proyectos Especiales se lograron ventas por 371.576.242 millones de pesos, que corresponden a 8.076 libros comercializados. Además, profesionales de la industria editorial se dieron cita en el 5° Encuentro de Profesionales, en el que editores, libreros, distribuidores, agentes literarios, bibliotecarios y traductores se encontraron para establecer alianzas e impulsar futuros proyectos editoriales.

Moby Dick se paseó por la Zona Norte como personaje invitado de la literatura universal y del Cuentico Amarillo, Libros Leídos Pequod, que también tuvo su versión en braille y un webcómic que se encuentra disponible en https://librosleidos.fiestadellibroylacultura.com. Para conocer más de la obra del estadounidense Herman Melville, se adelantaron exposiciones, talleres y un montaje especial en el Bibliocirco.

Para Diego Aristizábal, director de los Eventos del Libro, experiencias como la de la Librería Jardín Lectura Viva o la Biblioteca Fiesta del Libro y la Cultura, resumen muy bien lo que pasó en estos 10 días en la Ciudad de los Libros,

“el hecho de invitar a la gente a que, antes de llevarse el libro de la Biblioteca para la casa, lo lea en voz alta y lo comparta con otros, es una demostración de que las personas quieren leer y que esta ciudad se está enamorando de los libros. Luego vamos a Jardín Lectura Viva y vemos cómo los niños salen felices de un espacio donde los libros están al alcance de ellos, y en el que pudieron leer, compartir, recomendar y comprarse alguno; eso es muy emocionante. Esta Ciudad de los Libros es, sin duda, un logro municipal en el que la ciudad misma ha entendido que la Fiesta le pertenece, que es de todos los adeptos y los visitantes espontáneos”.

La 13.ª Fiesta del Libro y la Cultura bajó su telón con el stand up de los ilustradores Liniers y Alberto Montt, que se encontraron en la Tarima Sura para deleitar a los visitantes con su humor irreverente. Esta puesta en escena fue el espectáculo final para completar la programación artística que convocó 56 presentaciones, 13 de ellas internacionales.

Las expediciones en la Ciudad de los Libros terminaron, pero se mantendrán vivas durante el resto del año a través de las historias de libros y lectores que viajarán desde la Zona Norte a todos los barrios.

La Secretaría de Cultura Ciudadana de la Alcaldía de Medellín agradece a todos los visitantes por haber hecho parte de esta celebración que tuvo en el libro y en la cultura una oportunidad para propiciar el diálogo, el encuentro ciudadano y la construcción de pensamientos críticos y diversos, un espacio para celebrar la palabra en todas sus formas y manifestaciones, y para explorar diversas formas de leer.

 

Información para periodistas
Paola A. Cardona Tobón
Jefa de Prensa Eventos del Libro
Celular 318 311 3147
prensa@fiestadellibroylacultura.com

Jonatan A. Cuadros Rodríguez
Coordinador Comunicaciones Eventos del Libro
Celular 312 841 3552
comunicaciones1@fiestadellibroylacultura.com

Comparte esta noticia:
adminCerró la 13.ª Fiesta del Libro y la Cultura