25 años de amor por los libros

Por admin en Febrero 12, 2019 , No hay comentarios

Por: Daniela Gómez Tamayo

“Hoy le veo más futuro a las librerías porque creo que las personas leen más y se debe, en parte, a eventos como la Fiesta del Libro y la Cultura”.

Gloria Melo, librera de Al pie de la Letra.

 En una familia en la cual el padre fue maestro y la madre era una lectora fiel, el libro se convirtió en un objeto infaltable del día a día. De ocho hermanos, se puede decir que cinco se dejaron cautivar por la magia de los libros y se quedaron en ese mundo. Los Melo, son hoy, una familia de sangre librera.

Moisés fue uno de los primeros socios y fundadores de la librería Al pie de la Letra, ha trabajado en la editorial Norma y en la Cámara Colombiana del Libro. Jorge Orlando es escritor, periodista, historiador y autor del libro Historia mínima de Colombia, uno de los libros más vendidos de 2018. Patricia es dueña de la librería Exlibris y Gloria y Blanca son hoy las dueñas de la librería más antigua de Medellín: Al Pie de la Letra.

Tras el cierre de la librería América, Al pie de la Letra se convirtió en la librería más antigua de Medellín. Lleva 25 años cautivando y formando lectores, por esto ver crecer a los niños entre los libros es algo común en esta librería. Los hijos de los vecinos del barrio Suramericana, donde se abrió la primera sede, se formaron entre las estanterías de la librería, sus padres los llevaban y les compraban libros; ahora son ellos mismos los que entran, recorren el lugar y escogen por gusto y afinidad alguna novela o libro de su carrera profesional. El paso del tiempo los fue llevando de la sección infantil al mundo de la literatura universal.

Un caso que Gloria recuerda mucho es el de Susana, la dueña de la librería 9 ¾ Bookstore. Ella era una de las clientes asiduas, su padre la llevaba y le compraba libros; después fue creciendo y consolidando la idea y el sueño de crear una librería infantil. Hoy 9 ¾ Bookstore es una de las librerías más prestigiosas y curiosas, por su enfoque infantil, del Valle de Aburrá.

Adicionalmente, Patricia Melo, su hermana, dio sus primeros pasos en Al pie de la Letra.

“Ella siempre me propuso montar un café con la librería y vender cachivaches literarios, pero el tema del café y la repostería no eran lo mío. Ahora ella tiene su propia librería – café”,

recuerda Gloria.

Para las dueñas de Al pie de la Letra cumplir 25 años es un mérito a su labor como libreras y administradoras. Por un lado, como buena economista, Gloria explica que no se puede olvidar que la librería es un negocio, “aunque no da para mucho sí alcanza para vivir bien y proporcionar empleo” y por otro, hacen todo lo posible para que sus clientes se vayan felices o encontrarles lo que quieren.

Por esto, parte de entender que la librería es un negocio, es buscar estrategias para la venta del libro, no solo la del cliente que visita la librería, sino hacer alianzas con empresas para que sus empleados puedan comprar y esto sea descontado por nómina. Esta estrategia funciona muy bien con los empleados del Grupo Sura, quienes utilizan la hora de almuerzo para “lolear” y comprar libros.

Por otro lado, también se debe pensar y fortalecer la librería como espacio cultural. Para ello, las hermanas Melo, realizan Las tertulias literarias el último viernes de cada mes que comenzaron entre cervezas, conversaciones y unas copas de vino entre amigos en el murito de al lado de Al pie de la Letra.

En este tiempo la librería ha abierto y cerrado varias sedes. Inició en Suramericana tras el cierre de la librería La Mesa del Silencio, de allí abrieron un local en el Centro Comercial Oviedo, una sucursal en Bogotá, también en Carlos E. Restrepo, al final, esas sedes fueron cerrando, la única que ha perdurado es con la que iniciaron el viaje de los libros.

Actualmente Al pie de la Letra también se encuentra en el MAMM, sede que lleva tres años y se ha dado a conocer a otros públicos,  como los extranjeros, que gracias al Museo llegan allí. Este nuevo espacio ha dado buenos frutos, por este motivo, Blanca y Gloria esperan que para las bodas de oro las dos sedes sigan abiertas.

 

Comparte esta noticia:
admin25 años de amor por los libros