2018

Las hijas del espino

Por admin en Septiembre 27, 2018 , No hay comentarios

LUCÍA ESTRADA

Lucía Estrada es símbolo y movimiento profundo, metáfora y voz de mujer; no desde una postura feminista, sino desde el poder y la permanencia de las historias que en la autora se vuelven poema.

A mi lado,
ellas cantan para sí mismas,
encienden lámparas,
giran dentro de sus ojos
como en el vacío,
unas duermen,
otras miran en el espejo
de su dolor,
afilan sus espadas,
nombran los minutos
de la vida y de la muerte,
fabrican sarcófagos,
cultivan a la luz de sus vestidos
extrañas vegetaciones,
y unas pocas
ríen y maldicen
con la ebriedad negra
del abandono y la locura.

Esto que me lleva
lejos de mi amor
es un árbol,
el preferido de las reinas,
y somos nosotras
del Espino
sus raíces.

Tomado de: Las hijas del espino

Las mujeres con su pluma sugieren otras lecturas para encontrar diferentes sentidos al poema. Conocerlas y saber sus historias, dan más fuerza a las palabras, pero también es posible leerlas sin saber de ellas y disfrutar, sentir y hacer que el poema pase por el cuerpo.  

Esto evidencia que Lucía es excelente lectora y que tiene una forma magistral para contar y cantar la existencia, el sufrimiento y las esperas de los humanos que, para este caso, se representan en la figura femenina. Podrían ser cuentos o ensayos, pero la autora tiene claro que es a través de la poesía que encuentra su ritmo y su manera de manifestarse.

Un espino es el árbol que las hermana. Es conocido como el árbol del corazón. Es un arbusto sin mayores estertores, que podría ser hecho a un lado por sus espinas, pero que tiene unas hermosas flores blancas que llenan los espacios con su aroma, aunque estén a kilómetros de distancia.

Las hijas de este espino nos punzan el corazón, pero también nos dan sobras para recuperarnos de las heridas y nos brindan el bálsamo de la medicina de las palabras, que permiten sobreponernos al sufrimiento.

“Una constelación de huesos / acude al llamado / del ángel” dice Lucía Estrada cuando se pone en la piel del Anne Ponsarde y se transforma en hechicera, tal y como su esposo muerto. En este poema, la autora traspasa los límites de la realidad y atraviesa círculos y bóvedas para encontrar al hombre del que nunca más vería su rostro. Mujeres como Cirse, María de Aguirre, Yocasta, que en la poesía se levantan y son más que la sombra que en algún momento algunos quisieron hacerle.

Poemas oscuros, llenos de metáforas orquestadas por la noche y la tela que tejen las arañas en el entorno poético de esta autora. Este libro invita a una lectura pausada, rumiante, a la conversación y a la búsqueda. En palabras de Juan Manuel Roca: “Uno de los más bellos libros que se haya escrito en Colombia (…) dulceamargo, reposado, evocador e inquietante. Un libro que no une poemas dispersos, sino un texto pensado alrededor de la temática femenina, ganador del premio de Poesía Ciudad de Medellín 2005”.

Que sea esta la puerta de entrada para conocer a Las hijas del espino,quedar encantados con la magia de Lucía Estrada y seguir un recorrido por otras obras.

Lucía Estrada nació en 1980 en la ciudad de Medellín, ha publicado los libros:

• Fuegos nocturnos (1997)
• Noche líquida (Ministerio de Cultura, Costa Rica, 1999)
• Maiastra (Ediciones Arlequín, Medellín, 2003)
• Las hijas del espino (Cobalto Ediciones, 2006; Hombre Nuevo Ediciones, 2008. Premio de Poesía Ciudad de Medellín, 2005).
• El ojo de circe (Universidad Externado de Colombia, 2007)
• El círculo de la memoria (Antología. Lustra Editores, Perú, 2008).
• La noche en el espejo (Premio Nacional de Poesía Ciudad de Bogotá, 2010)
• Cuaderno del ángel (Beca de Creación en Poesía, Medellín, 2012)
• Continuidad del jardín (Colección Palabras rodantes, 2014)
• Katábasis (Premio de poesía Ciudad de Bogotá, 2017)

Poemas suyos hacen parte de diversas publicaciones nacionales e internacionales y se encuentran traducidos al inglés, alemán y francés. En el 2009 fue nominada por la UNESCO al Premio Internacional de Poesía Ponts de Strugasde Macedonia. Fue miembro del comité organizador de del Festival Internacional de Poesía de Medellín.  Miembro del comité editorial de la revista Alhucema de Granada (España) y actualmente hace parte del equipo de la Casa Museo Otraparte en la ciudad de Envigado.

En la 12.ª edición de la Fiesta del Libro y la Cultura, tuvimos el privilegio de encontrarnos con ella, conocerla y hablar sobre su obra.

También puedes encontrar los libros de esta autora en las bibliotecas públicas de Medellín.

 

¿Quién te invita a leer Las hijas del espino?

Carolina Gallón Londoño

Gestora de Fomento de Lectura del Sistema de Bibliotecas Públicas de Medellín, docente universitaria. Fascinada por la ilustración, la literatura infantil, la pedagogía y en ella, la búsqueda de formas divertidas y cercanas de enseñar. Poseedora de juguetes que sabe compartir con grandes y pequeños. Instructora de Yôga. Aprendiz de flauta y tambor sagrado. Sonriente, conversadora y desde hace días en el trabajo de aprender a arriesgarse. Dos de sus ilustraciones aparecen el libro El pozo de la infanciade Eliana Maldonado Cano.

read more
adminLas hijas del espino

La 12ª Fiesta del Libro y la Cultura alcanzó el medio millón de visitas durante diez días

Por admin en Septiembre 17, 2018 , No hay comentarios

● Alrededor de 500.000 visitas se registraron en la Zona Norte de Medellín durante la 12.ª Fiesta del Libro y la Cultura.

● Del 7 al 16 de septiembre se realizaron 49 Charlas de la tarde, 120 lanzamientos de libros y 51 espectáculos artísticos, entre otras actividades.

● En la zona Jardín Lectura Viva, corazón de la Fiesta y la Cultura, se adelantaron unos 2.640 talleres de promoción de la lectura, la escritura y la oralidad en los que participaron cerca de 127.394 personas, 20.000 personas más que en 2017.

● En el IV Encuentro de Profesionales se lograron concretar 316 citas de negocios, entre editores, libreros, distribuidores, agentes literarios, bibliotecarios y scout literarios.

● La muestra comercial, que estuvo conformada por 102 expositores, más la zona de comidas, deja un estimado en ventas de más de 3.600 millones de pesos.

● El poeta Elkin Restrepo recibió el III Premio León de Greiff al Mérito Literario, convirtiéndose en el primer colombiano en obtenerlo.

Durante diez días y un total de 110 horas de programación académica, artística y pedagógica, la 12.ª Fiesta del Libro y la Cultura de Medellín recibió, en los 184.000 metros cuadrados de espacio público de la Zona Norte en los que se levantó la Ciudad de los Libros, cerca de 500.000 visitas.

Con respecto al año anterior, el número de visitas se mantuvo, demostrando que la Fiesta del Libro y la Cultura sigue consolidándose como un espacio para el encuentro ciudadano, el intercambio cultural, la promoción de la lectura, la escritura y la oralidad, y la generación de reflexiones alrededor de temas como la propuesta de este año: Las formas de la memoria. Este esfuerzo constante por más de una década, se ha visto reflejado, por ejemplo, en los resultados de la Encuesta Nacional de Lectura de 2017, en la que Medellín aparece como la ciudad en la que más libros se leen en promedio al año, con 6,8 por persona.

Por esta razón, el corazón de la Fiesta del Libro y la Cultura, Jardín Lectura Viva, sigue siendo el punto más vibrante, con 34 entidades aliadas que ofrecieron alrededor de 2.640 talleres de promoción de la lectura, la escritura y la oralidad, dirigido a niños, jóvenes y adultos, logrando beneficiar a 127.394 personas, entre público general y estudiantes de instituciones educativas, públicas y privadas, 20.000 más que en el año 2017.

La secretaria de Cultura Ciudadana, Lina María Botero Villa, dio un parte de éxito y resaltó el esfuerzo de la Alcaldía de Medellín para promocionar la lectura:

“El balance de la Fiesta del Libro y la Cultura es completamente positivo. Fueron diez días de muchísimas actividades alrededor del fomento del libro. Es importante destacar los más de 120.000 niños, niñas y jóvenes de las instituciones educativas de Medellín que asistieron a la zona Jardín Lectura Viva, que es uno de los programas más importantes que tiene Fiesta, porque es un escenario en el que nosotros enamoramos a los niños de la lectura. Realmente vivimos unos días de Fiesta donde celebramos encontrarnos como ciudad en un escenario al aire libre, en el espacio público. Así que terminamos con muchísima alegría esta Fiesta, reconociendo que Medellín, cada vez más, se consolida como una ciudad enamorada de los libros, de la lectura, la escritura y la oralidad”.

La programación académica, por otro lado, llamó la atención de 48.934 visitantes que acudieron a encuentros con escritores, músicos, científicos, historiadores, ilustradores, dibujantes de cómic, editores, entre otras personalidades de diversos campos del conocimiento. La presencia de personajes como el científico Rodolfo Llinás, los escritores Javier Moro y John Connolly, la editora Valeria Miles, el periodista Joris Luyendijk, el poeta mexicano Fabio Morábito, la artista Belén Pasqualini, el youtuber de ciencia Javier Santaolalla, el ilustrador Javier Zabala o la novelista española Marta Sanz, contribuyó a que los auditorios dispuestos para las Charlas de la Tarde se abarrotaran de público. En total, más de 300 invitados nacionales e internacionales, de 16 naciones, fueron convocados a esta edición de la Fiesta.

A su vez, el País Invitado, México, se convirtió en una razón esencial para visitar la Fiesta del Libro. Una delegación compuesta por más de 50 invitados participó en charlas, conciertos, muestras gastronómicas, exposiciones de ilustradores, talleres, entre otras actividades artísticas y culturales. El arqueólogo Eduardo Matos Moctezuma, quien redescubrió el Templo Mayor del imperio Azteca, fue, precisamente, quien abrió la Fiesta con la Charla Inaugural. Los escritores Juan Villoro, Alberto Ruy Sánchez, María Baranda, Yuri Herrera, Mario Bellatin, Gabriela Jauregui; el cineasta Felipe Cazals y el ilustrador Juan Palomino, entre otros, fueron algunos de los autores y artistas que llegaron a Medellín. México, además, tuvo una una librería que le dio la bienvenida a los visitantes de la Fiesta en el sector de Carabobo, la cual contó con una oferta de 6.000 ejemplares de 37 editoriales mexicanas.

La embajadora de México en Colombia, Blanca María del Socorro Alcalá Ruiz, destacó que

para México ha sido una gran oportunidad participaren la Fiesta. Sobre todo, porque Medellín representa una de las ciudades más importantes de Colombia, una ciudad que le ha apostado a la cultura y, de manera particular, a la lectura. Para esta ocasión, decidimos prepararnos con una delegación de más de 50 integrantes entre escritores de prácticamente todos los géneros, muchos de ellos muy destacados, por lo que la trascendencia no solamente está en el número sino, en especial, en quienes decidieron venir y compartir su talento con los habitantes de Medellín. Nos acompañó también el estado de Jalisco, que vino con una delegación de artistas, músicos y cocineros, que nos ha permitido conocer más de la cultura a través de la música y del folclor. En este caso, nosotros pensamos que es la mejor manera de poder construir sociedades pacíficas. Cuando pensamos en la cultura, en una sociedad incluyente, sin duda, pensamos en Medellín”.

La muestra comercial, que estuvo conformada por 102 expositores, más la zona de comidas, deja un estimado en ventas de más de 3.600 millones de pesos.

Daniela Gómez, editora en Tragaluz, opinó que

en términos de ventas estamos muy satisfechos, nuestras expectativas obviamente tienen que ver con lo comercial,  pero como nosotros jugamos de locales, y es una Fiesta a la que somos tan cercanos, nuestra misión siempre es ver cómo crece y nos parece que está cogiendo el rumbo que es, la Fiesta tiene un clima muy bacano en términos comerciales y profesionales”.

Por otro lado, se destacan también los más de 120 lanzamientos de libros que se realizaron durante la Fiesta y las 91 instituciones educativas, bibliotecas y otras entidades de la ciudad beneficiadas con Adopta a un Autor, un programa que al finalizar el año habrá permitido que cerca de 16.000 estudiantes y ciudadanía en general, se encuentren con el autor de la obra que leyeron durante el año.

Otro de los acontecimientos destacados fue la entrega del III Premio León de Greiff al Mérito Literario, el cual por primera vez fue para un poeta colombiano. Elkin Restrepo, autor de más de una decena de libros de poesía, recibió este premio como un reconocimiento que celebra más de cincuenta años de trayectoria en los que también ha escrito cuentos y dirigido revistas literarias como Acuarimántima, Deshora, Odradek y la de la Universidad de Antioquia. Los libros de poemas Bla, bla, bla, La palabra sin reino, Absorto escuchando el cercano canto de las sirenas,El torso de Venus, entre otros, hacen parte de la obra de este autor cuya vida y obra fue postulada al Premio por los lectores y el personal del Parque Biblioteca Fernando Botero, del corregimiento San Cristóbal de Medellín.

Este año, la Fiesta del Libro se convirtió en un espacio que dejó huella, también, por el tema que fue eje transversal en la programación: Las formas de la memoria, quemotivó la reflexión de los autores invitados y sirvió para cumplir un sueño que se había estado cultivando durante los últimos años, hacer que la Fiesta se expandiera hasta el Parque de los Deseos. Para lograrlo, se creó la propuesta La memoria en los deseos, una iniciativa que congregó al Museo Casa de la Memoria, el Café de la Memoria de la revista Arcadia y al Centro Nacional de Memoria Histórica que construyó un gran pabellón para albergar la exposición Voces para Transformar a Colombia, una muestra que permitió conocer los relatos de víctimas del conflicto armado de distintos lugares del país.

Por otro lado, la Fiesta del Libro continúa fortaleciendo sus Proyectos Especiales que este año incluyeron el V Salón de Nuevas Lecturas, el V Salón del Libro Infantil y Juvenil, el IV Salón Iberoamericano del Libro Universitario y el III Salón de Editoriales Independientes. En estos tres últimos, en los que además de la programación académica había muestra comercial, se lograron ventas cercanas a los 411 millones de pesos.

Frankenstein se paseó por la Zona Norte como personaje invitado de la literatura universal y del Cuentico Amarillo, que contó con una aplicación en la que la ciudadanía pudo ingresar al laboratorio de novias para construirle una pareja ideal que lo acompañara en sus aventuras. Se adelantaron exposiciones, charlas, talleres y un montaje especial en el Bibliocirco, entre otras actividades, que permitieron conocer más de esta obra.

También, desde el área de Proyectos Especiales se realizó el IV Encuentro de Profesionales, que conectó a actores del mundo editorial entre editores, agentes literarios e ilustradores, que se encontraron en 316 citas de negocios, para establecer alianzas e impulsar proyectos editoriales.

Diego Aristizábal, director de los Eventos del Libro, aseguró que

es muy bueno el resultado que se obtuvo. Lo más importante es la forma en que la gente en la ciudad se sigue apropiando de este espacio que termina siendo un encuentro ciudadano, una oportunidad para que las personas alrededor del libro tengan la posibilidad de soñar. Lo importante es que esto siga siendo esa hoguerita donde se formen nuevos lectores. La Fiesta es ese lugar, ese pretexto, donde no hay presiones. Al ser una Fiesta, las cosas se ven desde otra perspectiva y el conocimiento entra de una manera diferente a través del entretenimiento, de la lúdica, del arte, de la música, del cine, a través de las historias que nos traen los libros. El objetivo es seguir teniendo el cariño de la gente que se acerca a la Fiesta del Libro, que se apropia de ella, que la vive, porque lo que uno ve aquí es un montón de gente feliz alrededor del libro. Es un logro muy bello para una ciudad como la nuestra, que le ha apostado a un proyecto como este desde hace doce años”.

Finalmente, la Fiesta bajó su telón por 2018, con el concierto Paz sin fronteras,que reunió a un ensamble de orquestas sinfónicas de la ciudad, las cuales, bajo la batuta del compositor mexicano Arturo Márquez, cerró la participación de México como País Invitado y, con la obra Alas (a Malala)se le rindió un homenaje a la activista de Pakistán, Malala Yousafzai. Este concierto fue el espectáculo final para completar 51 presentaciones artísticas, ocho de ellas internacionales.

La Secretaría de Cultura Ciudadana de la Alcaldía de Medellín agradece a todos los visitantes el hacer parte de esta celebración que reivindica el libro, la lectura y la cultura como una oportunidad para propiciar el diálogo, el encuentro ciudadano y la construcción de pensamientos críticos y diversos, un espacio para celebrar la palabra en todas sus formas y manifestaciones.
Para más información visita el sitio web: www.fiestadellibroylacultura.com, y si desea ver las mejores fotografías de la Fiesta ingrese a: https://www.flickr.com/photos/fiestalibro/sets/72157695567190040 o https://goo.gl/BSHHFD.

Información para periodistas

Paola A. Cardona Tobón
Jefa de Prensa Eventos del Libro
Celular 318 311 3147
prensa@fiestadellibroylacultura.com

Jonatan A. Cuadros Rodríguez
Coordinador Comunicaciones Eventos del Libro
Celular 312 841 3552
comunicaciones1@fiestadellibroylacultura.com

read more
adminLa 12ª Fiesta del Libro y la Cultura alcanzó el medio millón de visitas durante diez días

Cuentos escritos desde la realidad

Por Comunicaciones Fiesta del Libro y la Cultura en Septiembre 15, 2018 , No hay comentarios

Morabito-baja

Mariana Upegui Berrio

Sin importar si el lector es un niño, un joven o un adulto, lo que ambEn la voz del escritor Fabio Morábito se escuchó la historia de la triste Llorona que pide a gritos que se acabe la existencia de la humanidad para descansar. Por su parte, de su más reciente libro, Hay días en que estamos idos (2017), Andrés Mauricio Muñoz leyó dos páginas del cuento Lore, el niño no aparece. A la sazón de narraciones extraordinarias transcurrió la Charla de la Tarde Cuentos populares, cuentos de leyenda, cuentos de amor y de vida, realizada en la 12.ª Fiesta del Libro y la Cultura. Los autores compartieron las anécdotas y memorias que los impulsaron a escribir historias y a aprender a ver la vida a través del filtro de las letras.

Morábito y Muñoz intentaron explicar el poder que tienen los cuentos para acoger tantos elementos de la vida. Cada uno tiene sus modos de concebir una historia y sus estrategias para contarla. Una de ellas es la tendencia de Muñoz de levantarse a las cuatro de la mañana para escribir antes de irse a trabajar. Morábito madruga a las 5:30 a. m., una hora que en su libro El idioma materno define como la hora de los centinelas y los ladrones. Aprovechar las primeras horas del día es solo una primera estrategia que de cierto modo vincula a los dos escritores. Aunque, según dijo Muñoz, de ahora en adelante, lo primero que pensará cuando se despierte será: “Bueno, ¡le llevo hora y media de ventaja a Fabio Morábito!”.  

Muñoz habló acerca de la dualidad de su vida profesional: ser ingeniero electrónico y escritor: “Fiestas del Libro como estas me hacen creer, o por lo menos me dan una certeza momentánea, de que el escritor va a devorar al ingeniero. Siento que mi espíritu está más ligado a ser un escritor, a trabajar  la palabra, aunque no me atormenta ser ingeniero”. También, resaltó lo mucho que contribuye la Fiesta al fomento de la creación de nuevos relatos y el poder que pone en manos de los asistentes de confiar en sus propias historias.

Declarándose como un novato en cultura popular, Fabio Morábito, escritor nacido en Egipto y criado en México, habló acerca de la recopilación de 150 cuentos que realizó en cuatro años. Intentando ser fiel a la verdad oral de cada una de esas historias, sus esfuerzos se vieron dirigidos a darle la imagen literaria que estos necesitaban y quedaron plasmados en Cuentos Populares Mexicanos, que fue publicado en el año 2014. “Lo que hice yo, lo han hecho muchos escritores, en muchas partes, en muchas lenguas, esa misión de recopilar historias. Pero en ese trabajo no hay solo que trasladar de la dimensión oral a la tradición escrita, de por sí, supone cambios estilísticos y, además, la intervención del estilo de quien lo hace. De manera que uno tiene que aprender a traicionar esas leyendas para poder devolver esos documentos antropológicos porque, finalmente, son interactivos, son cuentos que se han narrado durante siglos porque entretenían a las personas”, comentó Morábito.

Uno de los retos más grandes para el escritor fue pensar quiénes serían los lectores de estos cuentos. El libro, en su segunda edición, tiene un estilo que se puede asociar con la literatura infantil. Está bellamente ilustrado y la mayoría de los cuentos obedecen a ese mundo fabuloso que atrae tanto a los niños. Para Morábito, “establecer la línea divisoria de hacia quién van dirigidos los cuentos es una decisión editorial, muchas veces mal tomada. Mucha literatura infantil es mala porque se cree que basta simplificar el lenguaje o llenarlo de diminutivos, cuando los niños son, no solo más listos, sino más perversos también”.

os escritores concluyeron es que el poder de los cuentos es que narran situaciones que reflejan lo cotidiano, intentan hacer un mapa del espíritu humano y que ese debería ser el único propósito de quienes se dedican a la escritura. “Caemos en el equívoco de pensar que escribir va a llevar a ser un gran escritor. Hay personas que solo quieren escribir una historia que las mueve sin buscar fama”, afirmó Muñoz.

read more
Comunicaciones Fiesta del Libro y la CulturaCuentos escritos desde la realidad

Una vuelta al mundo desde las librerías

Por Comunicaciones Fiesta del Libro y la Cultura en Septiembre 15, 2018 , No hay comentarios

Jorge Carrion - Baja

Timoteo Giraldo Correa

Después de un viaje por Colombia y otros países de Suramérica, Jorge Carrión regresó a su casa en Barcelona, desempacó sus maletas y se dispuso a guardar sus cosas. Cuando abrió su armario, vio las seis cajas repletas de tarjetas y ediciones especiales de librerías de todo el mundo, desde La Strand de Nueva York y la londinense Stanford, hasta El Virrey, en Lima, y las librerías del Fondo de Cultura Económica, en Ciudad de México. Al ver su colección, decidió escribir sobre esos lugares que durante mucho tiempo había visitado que lo fascinaban. Tardó tan solo dos meses en escribir Librerías, su ensayo insignia, finalista del Premio Anagrama de Ensayo, que, como él mismo cuenta, “llevaba escribiéndolo por veinte años en mi mente”.

Para Carrión, conocer una ciudad implica recorrer sus librerías: grandes, pequeñas, viejas, modernas, de libros costosos o de libros usados; cada una le añade algo a su viaje, a sus memorias. Sin embargo, el escritor aclara que solo compra libros que no pueda obtener en Barcelona: exóticos, insospechados, inexplorados.

El autor español estuvo presente en la Charlas de la Tarde titulada Librerías: cápsulas del tiempo para viajar que se llevó a cabo en el marco de la 12.a Fiesta del Libro y la Cultura de Medellín. Narró sus experiencias y analizó diversos puntos en torno a estos espacios. Uno de los puntos que resalta Carrión es la lucha de los libreros y libreras en la era digital. “Las librerías deben luchar por nuestra atención” y reivindicar el leer como “acto democrático”, afirma, y agrega que otro de los retos será enfrentarse a gigantes de la distribución literaria como Amazon.

Al respecto, el escritor anunció que su próximo libro se titulará Contra Amazon y será una crítica al modelo comercial de esta compañía. “Hay que vencer la pereza y tomar el coche o el autobús o caminar y apostar por las librerías de tu barrio o tu ciudad si quieres que en un futuro sigan existiendo”, afirma Carrión.

El escritor español defiende y defenderá las librerías porque, así como hay quienes se obsesionan con amores y ciudades, y otros con el cine y el poder, él se enamoró de ellas. Desde ese momento, decidió escribir un ensayo que explica el complejo mundo que se tejen en torno a estos lugares mágicos. Las librerías para Carrión son una forma de conocer el mundo, una manera de construir la realidad, una obsesión.

read more
Comunicaciones Fiesta del Libro y la CulturaUna vuelta al mundo desde las librerías

Narrar la ciencia como una aventura

Por Comunicaciones Fiesta del Libro y la Cultura en Septiembre 14, 2018 , No hay comentarios
Javier Santaolalla (derecha) convierte sus conferencias en una experiencia interactiva con el público. Foto: Camilo Díaz - Alcaldía de Medellín

Javier Santaolalla (derecha) convierte sus conferencias en una experiencia interactiva con el público. Foto: Camilo Díaz – Alcaldía de Medellín

Juan Pablo Patiño

Hay una fila en el Parque Explora tan extensa como las que a veces se forman para un concierto. Jóvenes esperan ansiosos la posibilidad de ingresar al Auditorio; uno de ellos afirma con entusiasmo que no ve la hora de ver a su ídolo en acción. Los asistentes están listos para presenciar ¿Y el anillo pa´ cuándo?, una de las 49 Charlas de la Tarde programadas en la 12.ª Fiesta del Libro y la Cultura de Medellín.

Con dos auditorios llenos y todo listo para la emisión en directo, el espectáculo está a punto de empezar. En el camerino está el español Javier Santaolalla, físico, divulgador científico y youtuber. Sus dos canales suman 827.250 suscriptores. Es autor del libro El bosón Higgs no te va a hacer la cama, en el que habla sobre este reciente descubrimiento y explica algunos fenómenos de la física como si estuviera contando una historia de aventuras.

Cuando Santaolalla sale a escena, el aplauso es inmediato y ensordecedor. ¿Quién lo creería?, este científico, tan diferente a los convencionales, tiene la capacidad de hablar de temas complejos de la ciencia que a primera vista parecen lejanos. Gravedad, agujeros negros, materia y antimateria, energía oscura o aceleración de partículas se escuchan como temas fáciles de entender cuando Santaolalla los narra, pues relaciona cada concepto con asuntos cotidianos como el fútbol, la realidad política, el sistema de salud o personajes de la farándula.

Durante la charla, Santaolalla comentó que en uno de sus estudios descubrió que por cada pelo en la tierra hay cien planetas habitables en el universo: “Estaba un día contando pelos y pensé: ¡Qué grande es el universo! Hay alrededor de cien mil millones de galaxias y esa inmensidad da lugar a grandes misterios, no se ha podido estudiar bien su composición. Se estima que solo conocemos el cuatro por ciento del universo, de resto es energía oscura. Es triste, ¿verdad? Imaginen que vamos al médico, estamos enfermos del corazón y que este nos diga que no nos puede operar porque solo conoce el cuatro por ciento de nuestro cuerpo”.

Estos son el tipo de ejemplos con los que Santaolalla mueve a su público a una reflexión que entre risas los adentra en los misterios del universo. De hecho, para Santaolalla son cuatro misterios fundamentales: los agujeros negros, la masa, la antimateria y la energía oscura. Temas con los que fomenta el espíritu científico de los jóvenes y cautiva a personas como Mariana Suárez, estudiante de Ingeniería de la Universidad de Antioquia quien dice que “Javier es un ejemplo de inspiración, lo conozco desde que empezó en Youtube, gran parte de lo que decidí estudiar tiene que ver con todo lo que él hace, me identifico mucho. Es un gran investigador, un científico en cierto modo raro, pues son pocos los que logran explicar de una manera tan sencilla estos temas”.

En el Parque Explora, la mayor parte del público que escucha a Santaolalla está conformado por jóvenes que siguen los episodios de Youtube de Santaolalla. Sin embargo, algunas personas mayores acudieron a la charla atraídas por el tema científico. Uriel Riaza, docente de matemáticas en una institución educativa de Itagüí, sobresalía en el público por su pelo blanco. No conocía al científico español pero se llevó un aprendizaje para aplicar en su propio oficio: “Vine por invitación de un amigo y esperaba encontrar gente de mi edad en el auditorio, nunca tanto público joven. Eso me llena de felicidad y orgullo, ver que la juventud se interesa por la ciencia”. Agregó que “Javier hoy nos dio una clase magistral de pedagogía, el humor puede ser un gran método de enseñanza, nos hemos equivocado al entregar durante mucho tiempo el conocimiento de manera tradicional, definitivamente esta es una invitación a innovar”.

Gracias a su particular estilo, Javier Santaolalla se ha convertido en uno de los divulgadores científicos más importantes de habla hispana. Afirma que “nos han hecho creer que la ciencia es aburrida y que está hecha para unas cuantas personas, hay que cambiar esos mensajes, la ciencia es muy divertida, sorprendente”.

El ejercicio de divulgación científica que realiza con sus conferencias y sus videos de Youtube finalmente buscan que las personas se acerquen a la comprensión de aquellos fenómenos físicos que nos rodean y de cierto modo explican , como lo afirma Santaolalla cuando se dirige al público, “que somos el resultado de una bella batalla entre materia y antimateria y sus átomos son los vencedores, así que si algún día están tristes, mírense sus átomos porque son verdaderos vencedores de la mayor batalla que ha librado el universo”.

read more
Comunicaciones Fiesta del Libro y la CulturaNarrar la ciencia como una aventura

Relatos íntimos para cautivar lectores

Por admin en Septiembre 13, 2018 , No hay comentarios

Judith-baja

Timoteo Giraldo Correa

Aunque a simple vista es difícil imaginar la relación entre la Segunda Guerra Mundial y un libro sobre maternidad y adopción, para Judith Uyterlinde es casi obvia. Su obra The Woman Who Says She Is My Mother, además de narrar su historia personal, está inspirada en la situación que vivió su madre cuando, a corta edad, perdió parte de su familia en la guerra y tuvo que llamar luego “mamá” a una desconocida.

“Entrevisté a mi madre para escuchar sus memorias, para ella y para mis abuelos era una forma de liberarse porque había sido un tabú hablar de estos temas”, comentó la autora holandesa y agregó que en su opinión siempre “es mejor vivir que olvidar”.

Además, la idea de escribir su libro The Baby Void – My Quest for Motherhood surgió luego de que Uyterlinde intentara encontrar obras que abordaran el deseo de tener hijos, no desde una mirada médica, sino desde un tono cercano y vivencial con el cual pudiera generar empatía. No lo encontró y se arriesgó a escribir lo que buscaba. Fue consciente de que al publicar se enfrentaba a exponer su intimidad y a las críticas que, en su caso, podían ser más severas, debido a su reconocida faceta como editora. Sin embargo, lo hizo y, actualmente, su obra ha sido traducida a más de 20 idiomas, en parte, por el carácter intimista de su texto.

Una situación similar vivió la escritora colombiana Andrea Salgado. Desde pequeña escribía historias, pero solo hace poco se atrevió a publicar. La autora vallecaucana describe su vida a través de la música. Su infancia estuvo marcada por tangos y boleros, y su juventud en Nueva York cargada de hip hop y electrónica. Empezó a escribir su libro La lesbiana, el oso y el ponqué, luego de muchos años de docencia y de estudios realizados en Estados Unidos.

El relato, un híbrido de ciencia ficción con tintes autobiográficos, es para Salgado un acto político que cuestiona la realidad y desafía lo convencional. El drama, que desencadena una sociedad temerosa de vivir el placer en carne propia, es una crítica a las dinámicas que se dan en torno a disfrutar y recordar. Una obra intimista con personajes que reflejan diversas aristas de un mundo dominado por el miedo y que parte de la atracción de una lesbiana por un hombre salido de los estándares de belleza, contrario a los ideales de perfección femenina en los que solía fijarse.

Para ambas autoras, que conversaron en la franja Charla de la Tarde de la 12.ª Fiesta del Libro y la Cultura, resultó complejo y emocionante quitarse una capa de intimidad para atreverse a escribir, descubrir el alma y buscar las memorias que parecían olvidadas. Es un reto regresar al pasado para contar historias reales y de ficción, que usan la imaginación como recurso inagotable, es entender como lo señaló Salgado que “la memoria es finalmente el insumo de la fantasía”.

read more
adminRelatos íntimos para cautivar lectores

La poesía secreta de la literatura infantil

Por Comunicaciones Fiesta del Libro y la Cultura en Septiembre 12, 2018 , No hay comentarios
El V Salón del Libro Infantil y Juvenil agrupa 4.500 títulos de diversas editoriales de Iberoamérica.

El V Salón del Libro Infantil y Juvenil agrupa 4.500 títulos de diversas editoriales de Iberoamérica.

María Isabel García

Hay que cautivar. Desde la primera línea del libro es necesario atrapar a ese lector para que quiera entrar en el mundo mágico de una historia. Según la mexicana María Baranda, el español Pep Molist y la colombiana Irene Vasco, eso es lo más importante cuando se escribe poesía, no importa si es en un libro para niños, para adultos o en un simple pedazo de papel.

En el marco del Salón del Libro Infantil y Juvenil, los tres escritores se encontraron en la charla Poéticas de un libro infantil para develar sus secretos y compartir las estrategias que emplean a la hora de crear una historia para niños, sea en un poema o en un relato. Cada uno de estos autores invitados a la 12.ª Fiesta del Libro y la Cultura, tiene métodos singulares, obsesiones propias, temas que prefieren explorar en sus obras, pero una idea que comparten y defienden es que lo más importante es saber cómo abrirle camino a un libro para que llegue a las manos de los lectores.

Irene Vasco es una promotora de lectura apasionada, que cruza los rincones más apartados del país en chalupa, moto o cualquier otro medio de transporte con tal de llegar a comunidades que la reciben con emoción, porque saben que llega con historias. Ella juega, saca su varita mágica para construir un lenguaje común, alrededor de la imaginación. “Los libros siempre salvan las situaciones”, aseguró, ya que sin importar cuan grandes o dispersos sean los grupos, un buen cuento siempre tendrá el poder de captar la atención de todos.

En el trabajo de Irene no existen fronteras ni divisiones, en las comunidades donde trabaja, desde los niños hasta los ancianos disfrutan al escucharla. Acerca de esto, Pep Molist, escritor de libros infantiles, bibliotecario y crítico literario catalán, afirmó que “a veces ver la clasificación infantil en un libro nos tira para atrás, sentimos que no es para nosotros (…) pero lo que significa es que hay mayor intención de decir las cosas”. Para el escritor de Lágrimas de cocodrilo y Las historias de la vaca Plis Place, la literatura infantil se explica con más detalle, se esfuerza por hablar con mayor precisión y tiene la capacidad de mantener interesado al lector hasta el final.

En la conversación, los tres autores hablaron sobre su recorrido, contaron sus experiencias entendiendo que en los libros se juega con el lenguaje, se expresan los latidos del corazón, se imprimen las raíces y se permite que el lector termine las frases con sus propias memorias. Y hablando en estos términos, reconocieron en la poesía un método infalible para conectar el libro con el lector y para curarse de la dura realidad a la que puede enfrentarse cada uno.

La escritora mexicana María Baranda cerró la discusión de forma contundente. Sus obras para niños están atravesadas por la poesía y es un rasgo común que encuentra en el universo de la literatura infantil. Para ella, la poesía no tiene tiempo ni espacio, posee el ritmo perfecto para contar historias y llevar a los lectores a vivir experiencias magníficas. Es imprescindible para todas las culturas, añadió, y convencida de este hecho concluyó: “Hay pueblos sin prosa, pero ninguno sin poesía”.

read more
Comunicaciones Fiesta del Libro y la CulturaLa poesía secreta de la literatura infantil

Dos escritores se reinventan en sus viajes

Por admin en Septiembre 12, 2018 , No hay comentarios
Ignacio Piedrahita, Pablo Cuartas y Alberto Ruy Sánchez en Charlas de la Tarde. Foto: Yojan Valencia, Alcaldía de Medellín.

Ignacio Piedrahita, Pablo Cuartas y Alberto Ruy Sánchez en Charlas de la Tarde. Foto: Yojan Valencia, Alcaldía de Medellín.

Manuela Molina Cerezo

A sus 20 años, el escritor mexicano Alberto Ruy Sánchez se fue con su novia Margarita a un viaje por Marruecos, en el que se encontraron a un hombre polaco que intentó hablarles en alemán y en latín, hasta que, ni él sabe cómo, los invitó a observar lo más importante que había sucedido allí tras doce años: había llovido y, cerca de las palmeras, el desierto se llenó de flores.

Esa experiencia lo marcó para siempre. “En Marruecos, yo recuperé mi infancia”, dice Ruy Sánchez. Así fue como empezó a definir lo que era para él la memoria durante la charla Geografías de la memoria, un viaje a la intimidad y el deseo, en la que estuvo dialogando con el también escritor y geólogo, Ignacio Piedrahita.
Ambos han visto en el acto de atravesar geografías un pretexto para perseguir las memorias del hombre, un hombre viajero que, para el caso de Piedrahita, va haciendo “de ese viaje exterior un viaje interior”. A la luz de esa idea, el viaje por el desierto del Sahara fue para Sánchez una excursión íntima que lo transportó a los días en los que vivió en el desierto de Baja California, en México: “Allá recordé de golpe cosas que yo había vivido de los tres a los cinco años y que yo no sabía que había olvidado, entonces, para mí la memoria es lo inesperado”. El autor de Los jardines secretos de Mogador, manifiesta que la memoria “es como un pájaro que al principio es completamente imaginario y después va descubriendo que dentro lleva todo lo inesperado”.

Al llegar a la conclusión de que México y Marruecos son como tataranietos de la España árabe, Alberto Ruy Sánchez experimentó un shock cultural y tomó la decisión de estudiar los orígenes de la lengua castellana. Otro propósito que se fijó después de ese recorrido fue el de entender por qué había crecido como un macho mexicano en contraposición al mundo femenino. A medida que se adentraba en estos dos caminos fue plasmando lo que aprendía en una obra cuyos jardines han sido extensiones del deseo. Esto es explícito, sobre todo, en su Quinteto de Mogador, un microcosmos sobre la búsqueda del amor conformado por las obras Nueve veces el asombro, Los nombres del aire, En los labios del agua, Los jardines secretos de Mogador y La mano del fuego.

 “La memoria es como un pájaro que al principio es completamente imaginario y después va descubriendo que dentro lleva todo lo inesperado”

Para Alberto Ruy Sánchez, “el viaje siempre es el gran motivo literario” y este es un elemento común en el que su obra establece interlocución con la de Ignacio Piedrahita, en cuyos libros las relaciones que han llevado los protagonistas han sido tortuosas a diferencia de los idilios narrados por el mexicano. Sin embargo, el viaje enmarca la aventura de los relatos de ambos escritores y moviliza la maquinaria de su ficción.

En Al oído de la cordillera, el último libro de Ignacio Piedrahita, se relata un viaje que transcurre a lo largo de la cordillera de Los Andes hasta Tierra de Fuego, en Argentina. Pero el escritor no se concentró en narrar hazañas típicas, buscó aquellos elementos que le permitieran dibujar la esencia del viajero. En sintonía con esta idea, Alberto Ruy Sánchez reconoce a los verdaderos viajeros como aquellos que encuentran aventuras incluso donde no parece que las hay.

Ruy Sánchez es un incrédulo ante el heroísmo, pues lo relaciona con hombres que todo el tiempo buscan lograr hazañas de conquista, lo que él pretende en sus novelas, según dice, “es penetrar dimensiones humanas de las que la ciencia no puede hablar”.

read more
adminDos escritores se reinventan en sus viajes

Un libro que rinde homenaje a las cantaoras

Por Comunicaciones Fiesta del Libro y la Cultura en Septiembre 12, 2018 , No hay comentarios
Cantaoras en l Fiesta del Libro Foto: Cortesía Juan Esteban Aristizábal

Cantaoras en l Fiesta del Libro Foto: Cortesía Juan Esteban Aristizábal

Manuela Molina Cerezo

Desde que Rosalba Martínez Panesso era una niña, le apasionó la cultura, pero su madre, que era partera, le prohibía meterse en ese mundo, para que no dejara de estudiar. Ahora es la directora cultural del grupo de cantaoras Orula, que estuvo en la 12.ª Fiesta del Libro y la Cultura. Orula, por el nombre africano de San Francisco, a quien veneran en Chocó.

Ha compuesto junto con Jairo Varela, ahora está recopilando sus creaciones en un CD y su voz se escucha en países como México, Ecuador y en buena parte de Colombia. Con Eugenia Viera Corrales entona los alabaos y con sus “niñas”, como llama a las coristas que las siguen, cuyas edades oscilan entre los 40 y los 60 años.

Una de ellas es Ana Tarcila Rentería Serna. Es del pueblo de Lloró, en el Chocó, pero vivió toda su vida en Quibdó y trabajó por más de 20 años allí mismo, en el Hospital San Francisco de Asís. Cuando era niña veía a su mamá cantar en las novenas a los muertos y, aunque siempre quiso hacerlo, ese sueño apenas vino a realizarse después de haberse jubilado. Lleva 10 años en el grupo Orula y dice que para ellas estar ahí es una diversión: “En nuestra vida diaria, por ejemplo, cuando se muere una persona, llevamos cantos muy sentimentales. A los dueños del muerto les va a dar mucho sentimiento, pero se van a sentir muy acompañados y eso nos da una gran satisfacción”.

Otra de las niñas de Rosalba es Gloria Cecilia Medina, también del Chocó. Para ella, ser cantaora “es una expresión política, porque desde nuestros cantos hacemos resistencia, pervivimos en el tiempo y, de una u otra manera, esto nos sirve para sanar, para hacer catarsis y para continuar con toda la tradición oral de nuestros ancestros”.

Ellas, que han sido fundamentales en la tradición cultural colombiana, recibieron un homenaje a través de un libro. Un homenaje para mujeres cantaoras, que han salido de sus territorios sin dejar morir sus costumbres. “Nosotras somos mujeres orales, casi nunca escribimos lo que sabemos, por lo tanto, tenemos una recopilación de toda nuestra cultura, desde los cantos, la gastronomía, la espiritualidad, la medicina tradicional… Lo tenemos en nuestra memoria y lo recreamos”, así lo afirma Deyanira Valdés de Villanueva, coordinadora para Medellín de la Red Nacional de Mujeres Afrocolombianas, Kambirí.

Tras una investigación, junto con las cantaoras, el docente Giovanny Gómez Molina y algunos estudiantes de la Universidad de Antioquia publicaron el libro Cantaoras afrodescendientes Orula: voces que resisten y re-existen. Memoria ancestral y artística de las mujeres adultas mayores afrodescendientes: una historia que pervive y trayecto que resiste en la Comuna 4-Aranjuez. Comenta Deyanira que ellas tienen mucho para darle a esta ciudad y agrega que “después de tantos años, conservar todo esto ha sido resistir y reexistir de nuevo en las ciudades”.

“Los ancianos eran más esquivos, tenía uno que estar con el ojito largo pa’ aprender”, asegura Deyanira. Mientras que esta vez ellas quieren transmitir sus conocimientos abiertamente a las nuevas generaciones y se sienten muy orgullosas de esto, pues por primera vez son ellas mismas quienes escriben su historia, como cuenta ella: “Nos prestábamos para que otras mujeres nos investigaran, pero esta vez la iniciativa salió de nosotras”.


read more
Comunicaciones Fiesta del Libro y la CulturaUn libro que rinde homenaje a las cantaoras

Premio León de Greiff a la música sostenida de Elkin Restrepo

Por Comunicaciones Fiesta del Libro y la Cultura en Septiembre 12, 2018 , No hay comentarios

Elkin Restrepo-baja

 

  • El autor antioqueño fue seleccionado por una obra poética compuesta por más de diez libros, cuya precisión, originalidad y economía es parte esencial de la poesía colombiana, según el jurado.
  • El escritor antioqueño, elegido entre una selección de 23 poetas de habla hispana, fue postulado por el personal del Parque Biblioteca Fernando Botero, de San Cristóbal.
  • La ceremonia de entrega del Premio se realizó en el marco de la 12.ª Fiesta del Libro y la Cultura de Medellín que se desarrolla en la Zona Norte de la ciudad.
  • El escritor mexicano Fabio Morábito presidió el jurado de este reconocimiento que entregan la Alcaldía de Medellín y la Universidad EAFIT, con el patrocinio del Grupo Argos, Cementos Argos y Celsia.

El poeta antioqueño Elkin Restrepo recibió, de manos de un jurado presidido por el autor mexicano Fabio Morábito, el III Premio León de Greiff al Mérito Literario. El reconocimiento fue entregado en el marco de la 12.ª Fiesta del Libro y la Cultura de Medellín que se celebra en la Zona Norte de la ciudad hasta el 16 de septiembre.

La obra poética de Elkin Restrepo sobresalió entre una selección de 23 poetas de habla hispana, postulados por entidades culturales y bibliotecas públicas de diversos países de Iberoamérica. El jurado, integrado por los escritores colombianos Catalina González, Giovanni Quessep y Ramón Cote, además del autor mexicano Fabio Morábito, reconoció una obra construida con rigor desde hace cinco décadas en la que destacan la precisión, la originalidad y la economía.

“Destaca por el uso de una fina ironía y por una palabra inteligente y precisa, expresada con claridad. Este Premio es una oportunidad para celebrar la obra de un poeta de primera calidad y de una generación que ha dado grandes voces al país”, resaltó Morábito en la lectura del acta del jurado durante la ceremonia realizada en el Auditorio del Parque Explora frente a una audiencia integrada por familiares, amigos, colegas y lectores de Elkin Restrepo, además de escritores e invitados nacionales e internacionales que por estos días se dan cita en la 12.ª Fiesta del Libro y la Cultura.

Fabio Morábito - Foto: Maria Paulina Pérez - Alcaldía de Medellín.

Fabio Morábito – Foto: Maria Paulina Pérez – Alcaldía de Medellín.

 

Fabio Morábito, poeta mexicano que presidió en agosto las deliberaciones del jurado, reconoció ser lector de Restrepo desde antes y expresó que “el Premio me dio la oportunidad de conocer más a fondo a Elkin y me gustó esa poesía frugal, casi pobre, pero siempre sostenida por un aliento musical muy discreto pero necesario, casi imprescindible en sus poemas. Hay un verso de él que me gusta mucho que habla de un mendigo ciego que maldice la moneda de oro que le entregan; como no la puede ver, cree que le entregan limosna. De algún modo, la poesía de él va a ese lado: como somos ciegos no nos damos cuenta de la moneda de oro que nos entrega la vida todos los días. Esa es un poco la poética que rigen los poemas que leí”.

Elkin Restrepo se convierte, de esta manera, en el primer autor colombiano en recibir el Premio León de Greiff al Mérito Literario, que cada año entregan la Alcaldía de Medellín y la Universidad Eafit, con el patrocinio del Grupo Argos, Cementos Argos y Celsia. El venezolano Juan Calzadilla, en 2016, y la argentina Luisa Valenzuela, en 2017, fueron los dos ganadores anteriores  de este reconocimiento que busca exaltar la vida y la obra de un narrador o un poeta vivo con obras escritas en español.

Elkin Restrepo recibió el Premio con la humildad y la modestia que lo caracterizan, y manifestó lo que representa para él este reconocimiento: “León de Greiff es un monstruo de la Poesía, no tiene comparación en nuestra lengua y, si en otras partes celebran a Guimarães Rosa y a Joyce, por lo que han conseguido con la suya, aquí todavía tardamos en hacerlo con él. Pero de alguna manera, lo sabemos: de Greiff es el Maior Juglar, el gran artífice, la gran piedra del templo. Él solito define lo que es y significa nuestra Poesía. Así que recibir este reconocimiento con su nombre, figúrese, entonces, lo que alcanza a significarme”.

Alcaldesa (E) y Secretaria de Cultura Ciudadana, Lina Maria Botero Villa, entregó el Premio León de Greiff al poeta Elkin Restrepo.

Alcaldesa (E) y Secretaria de Cultura Ciudadana, Lina Maria Botero Villa, entregó el Premio León de Greiff al poeta Elkin Restrepo.

Con una obra escrita con pasión y rigor desde la juventud, Restrepo ha construido una trayectoria en la que transita entre la poesía y la narración. Su primer libro de poemas fue Bla, bla bla, con el que ganó el Premio Nacional de Poesía Vanguardia-El Siglo. Lo publicó en 1968, cuando tenía 26 años; desde entonces, se han editado más de una decena de libros de poemas y siete libros de cuentos. El torso de venus, de 2014, es el libro más reciente en el que Elkin se deja llevar por la música del verso para hablar de aquellos temas que lo obsesionan.

En el ámbito cultural del país, Restrepo también es reconocido como un editor generoso y arriesgado, que ha liderado proyectos literarios como las revistas de poesía Acuarimántima y Deshora, o la revista Odradek, dedicada exclusivamente a la publicación de cuentos. También, ha estado al frente de la Revista Universidad de Antioquia, consolidándola como una de las publicaciones culturales más importantes de Colombia. Sin embargo, es la poesía el motor principal de su actividad creativa: “En poesía, como en el arte en general, hay que brindarse a las obsesiones, son el tesoro y la fuente que hacen únicas y personales nuestras labores. Las mías, que se han ido curando solas o curándome a mí, son: la belleza, el paso del tiempo, el amor y el desamor y, en últimas, las epifanías, aquellas presencias luminosas que, por un instante, nos redimen y redime, el vivir de la muerte y el olvido. Ah, eso sí, en un lenguaje claro, preciso y deslumbrante, en lo posible”. 

El Premio se festeja en Medellín por partida doble. Por un lado, porque se entregó a un escritor que construyó su obra recorriendo las calles de la ciudad y alimentando su historia cultural junto con una generación de escritores de la que hizo parte también el poeta José Manuel Arango; y por otro lado, porque su postulación se debe al cariño de los lectores del Parque Biblioteca Fernando Botero, del corregimiento de San Cristóbal, desde donde lo propusieron como candidato. Al respecto, Diego Aristizábal, director de los Eventos del Libro de la Secretaría de Cultura Ciudadana, dijo: “Todas las ferias importantes del mundo tienen un premio significativo. Es muy valioso que desde una universidad y desde la Fiesta exista un premio como el León de Greiff, una alianza de estas termina fortaleciendo la cultura. Reconocer a un autor por su obra, en muchos casos, termina siendo la oportunidad de descubrir a alguien que puede ser maravilloso; en este caso, alguien a quien muchas personas han esperado que se le reconozca su valiosa obra. El premio a Elkin Restrepo también es un homenaje a la poesía antioqueña”.

Con este Premio León de Greiff, además, se reafirma la relevancia que ha tenido la poesía en la ciudad y en la Fiesta del Libro y la Cultura, en cuya edición número doce participan invitados nacionales e internacionales que se encuentran para discutir sobre poesía y compartir sus versos con el público. La Fiesta tiene además como tema central Las formas de la memoria y, a propósito del papel que juegan los recuerdos en su poesía, Elkin Restrepo comentó: “Soy un lírico, la sustancia de mis poemas soy yo y mis otros ‘yoes’, como se proclama modernamente. Todos juntos bastantes desmemoriados. Cuando escribo, es la misma poesía la que, muchas veces contra mi voluntad, dicta qué le sirve y qué no de lo vivido y recordado”.

read more
Comunicaciones Fiesta del Libro y la CulturaPremio León de Greiff a la música sostenida de Elkin Restrepo