Alberto Salcedo Ramos

(Barranquilla, Colombia, 1963)

Sus crónicas lo han hecho merecedor de premios de periodismo tan prestigiosos como el Simón Bolívar, el de Periodismo Rey de España y Le Prix du Livre du Réel. Sus crónicas han sido publicadas en diarios como The New York Times o El País. Y con razón. Sus relatos están llenos de detalles que permiten imaginar, entender el lado humano y llevan al lector o al oyente a las calles del Caribe colombiano en el que creció. Entre sus libros más conocidos está El oro y la oscuridad. La vida gloriosa y trágica de Kid Pambelé y Boxeando con mis sombras (2018). Sus crónicas hacen parte de antologías que son referentes para los periodistas hispanohablantes. También es maestro de la Fundación de Periodismo Iberoamericano.

Como periodista que lo practica de forma constante, cree que su oficio se ejerce principalmente en la calle. Y se apoya en palabras como la pasión o la vocación. Está convencido que el hecho de contar una historia que le va a tocar el corazón a alguien, ya es algo grandioso. Y agrega: “cuando uno se mete en un barrio marginal y cuenta algo que contribuye a que la sociedad conozca el problema de una persona y se resuelva, eso ya de por sí merece la pena”. Su vida ha sido una expedición a través de los mundos ajenos: un ring de boxeo, una calle estrecha del Caribe, una ciudad congestionada o una casa pequeña al lado del mar.

Afonso Cruz

(Figueira da Foz, Portugal, 1971)

Artista plástico de la Escuela Superior de Artes de Lisboa, es uno de los escritores portugueses más carismáticos y versátiles. Ha sido director de películas de animación, ilustrador y músico. Por su formación e interés por aspectos variados de la vida, leer sus escritos puede ser una experiencia para todos los sentidos. Recibió en el año 2012 el Premio de Literatura de la Unión Europea por su libro A boneca de Kokoschka (La muñeca de Kokoschka) y en Colombia lo han conocido por libros como El pintor debajo del lavaplatos (2013) publicado por Tragaluz.

Tiene más de 25 libros publicados, entre ellos Para onde Vão os Guarda-chuvas  (¿A dónde van los paraguas?) que recibió el Premio Autores al Mejor Libro de Ficción Narrativa en 2015 otorgado por la Sociedad Portuguesa de Autores. Esta historia que transcurre en Oriente Medio, habla sobre la forma de superar la pérdida de un ser querido y ver el cambio que podemos tener frente a esto. Ya sea en sus relatos o en los eventos literarios internacionales en los que participa, Afonso logra contar historias con naturalidad y al mismo tiempo, generar preguntas sobre temas comunes a todas las personas.

Ana Cano

(Medellín, Colombia)

Una de las periodistas con más capacidad de análisis y de entender la realidad colombiana, amplia y compleja. Fue una de las fundadoras de la revista La Hoja de Medellín y Bogotá que se publicaron durante 16 años  y aunque dejaron de existir, aún son recordadas. Durante dos décadas fue columnista del diario El Espectador y ha publicado artículos y reportajes en revistas y publicaciones variadas. Escribió los libros Entrevistas de la Colección Guberek y Medellín secreto, editado por La Hoja. Fue directora de la Editorial Eafit y junto al periodista Héctor Rincón ha editado la Colección Savia dedicada a la divulgación científica botánica y descripción de la riqueza natural colombiana. Fue becaria del programa Periodistas en Europa del Centro de Formación y Perfeccionamiento de Periodistas en París.

Su capacidad de reconocer la belleza y al mismo tiempo tener un espíritu crítico y analítico, se ha visto en la elaboración de esta Colección Savia que ha sido distribuida en las bibliotecas públicas, universidades y casas. Junto a Héctor Rincón en la dirección editorial, trabajaron con un equipo  de periodistas en crónicas periodísticas  rigurosas sobre la naturaleza. Gracias a su trabajo minucioso al que le otorgaron estética, Savia se convirtió en una expedición a través de las plantas y la geografía colombiana.

Andrés Burgos

(Medellín, Colombia, 1973)

Su interés por el sentido del humor y las historias cotidianas de la gente común, se comprobó en su última película Amalia la secretaria que se estrenó en 2018 y  está inspirada en su libro Clases de baile para oficinistas (2017). Comunicador social de la Universidad de Antioquia y cineasta de la Escuela Internacional de Cine y Televisión de San Antonio de los Baños en Cuba, fue seleccionado para lista “Los 25 secretos mejor guardados de la literatura latinoamericana” en la Feria del Libro de Guadalajara 2011. Ha escrito las novelas Manual de pelea (2004), Nunca en cines (2005), Mudanza (2008) y Sofía y el terco (Alfaguara, 2012). También participó en las antologías de cuentos Una ciudad partida por un río (2007) y Calibre 39 (2007).

Ha sido director, guionista, libretista y asesor de proyectos para televisión. Su primer largometraje fue Sofía y el terco, largometraje con el que ganó el apoyo del Fondo para el Desarrollo Cinematográfico. Le gusta reírse de los estereotipos y reflexionar sobre situaciones que parecen simples y al final van más allá: la soledad, el paso de los años, la burocracia, la idea de belleza, la llamada zona de confort o lo políticamente correcto. Escribe para contar historias de gente común y corriente y llegar a “oasis de pretendida poesía” y soltarse. Admirador de publicaciones urbanas como Universo Centro, opina que el cine colombiano podría acercarse más a la literatura local para encontrar otras historias.

Beatriz González

(Bucaramanga, Colombia, 1938)

Es una de las artistas colombianas más relevantes en la historia reciente de su país y de Latinoamérica. No solo por las técnicas usadas, sino, sobre todo, por el contenido de su mensaje. Ya sea a través de dibujos, esculturas o pinturas, sus creaciones tratan temas que tienen que ver con el entorno histórico y cultural colombiano. La violencia, el destierro, los ídolos populares o las ideas del mundo de las comunidades indígenas, han sido parte de su obra. Pintora y grabadora de la Universidad de los Andes en Bogotá, también estudió en la academia de artes visuales Rijksakademie van Beeldende Kunstende en Amsterdam. Crítica de arte y, curadora, ha realizado exposiciones en los museos de Arte Moderno de Bogotá y Medellín, así como en el Museo Nacional de Centro de Arte, Reina Sofía, en Madrid, España, y en el Museo de Fine Arts de Houston, Estados Unidos.

A propósito de su obra, el pintor Luis Caballero dijo que es la única que ha sido capaz de pintar bien a los colombianos. En una entrevista concedida al suplemento Babelia del diario El País de España, dijo que “la obra de arte sirve como reflexión histórica”. Aunque tiene un conocimiento amplio de los referentes clásicos, su obra se ha nutrido principalmente de las imágenes populares: fotos, avisos publicitarios o recortes de prensa. Bea Espejo opinó sobre ella: (…) “De algún modo, desacraliza las imágenes consagradas como fetiches de la cultura occidental para que el espectador reflexione sobre la alineación a la que está sometido. Nos abre los ojos”.

Brigitte LG Baptiste

(Bogotá, Colombia, 1963)

Esta bióloga y experta en biodiversidad, comenzó a ser reconocida en Colombia por su trabajo como directora del Instituto de Investigación de Recursos Biológicos Alexander von Humboldt que la acercó a organismos internacionales como CITES (Convención Internacional para el Comercio de Vida Silvestre) y Science Policy Advisory Committee IAI (Iniciativa Ambiental Interamericana para el Cambio Global). Ha sido profesora, investigadora y columnista. Después de diez años, dejó el Instituto Alexander von Humboldt para ser rectora de la Universidad Ean.

De acuerdo con Ean, Brigitte, trabajará en el desarrollo de temas como las llamadas energías limpias y la construcción sostenible. Un ejemplo de esto será Ean Legacy, el primer edificio colombiano que será construido bajo los principios de economía circular (donde se aprovechan al máximo los recursos y se evita el desperdicio y la contaminación y que será inaugurado en 2020.  Su charla tendrá que ver con las expediciones científicas y literarias. Buena lectora y seguidora de autores de ciencia ficción como William Gibson e Isaac Asimov. Sobre su trabajo de los últimos años, dice estar satisfecha. Ha entendido y mostrado con claridad la diversidad geográfica de Colombia: un país de páramos o bosques secos en el que habitan comunidades como las indígenas con quienes ha logrado un diálogo donde la ciencia tiene cabida.

Camilo Jiménez

(Bogotá, Colombia)

Actualmente es el director de Arcadia, la revista cultural más importante de Colombia. Estudió Filosofía e Historia en Berlín y ha trabajado en las redacciones del diario alemán Süddeutsche Zeitung y del semanario Die Zeit. Fue reportero, corresponsal y editor de la revista Semana, director de VICE en Colombia, y lideró proyectos como ¡Pacifista! y Candidater. Es docente de la maestría de Periodismo de la Universidad de los Andes y es miembro del comité directivo de la Fundación para la Libertad de Prensa (FLIP).

Sobre su papel como periodista y la posición de la revista Arcadia frente a la realidad colombiana ha dado opiniones contundentes: “uno de los posibles efectos que podría tener hoy en Colombia el periodismo es el de poder aportar a reconstruir tejidos sociales; rotos por la miseria y la violencia en que ha vivido gran parte del país durante su historia. ¿Pero cómo? Si hay una facultad que deba tener un comunicador es la de escuchar, saber escuchar, lo cual significa ser capaz no solo de ser testigo, sino también, en el mejor de los casos, actor en cuanto a la facilitación del diálogo y a la posibilitación del testimonio. Se trata, entonces, de escuchar al otro, máxima ética para rearmar a nuestra sociedad”.

Carolina Brown

(Santiago de Chile, Chile, 1984)

Fotógrafa y escritora, ganó en 2014 el Concurso Cuento Joven Nicomedes Guzmán de la Sociedad de Escritores de Chile. En el 2015 fue seleccionada por el Fondo del Libro con su libro de cuentos en El agua, publicada ese mismo año. En 2018 publicó El final del sendero, su primera novela y en la que narra el amor entre dos mujeres. En ella volvió a tocar dos temas recurrentes: la soledad del mundo moderno, las relaciones disparejas y los vínculos entre personas, muchas veces ambiguos. Además de la literatura y las imágenes, se ha interesado por las causas sociales. Hace un tiempo participó en 42k, un proyecto para recolectar fondos a favor de los bosques de Chile.

Sobre el amor, uno de los temas protagonistas de la literatura y de sus relatos, dice que “la médula de la experiencia humana es conectarse con otros, y ojalá dicho lazo esté basado en el amor”. Respecto al tema de las relaciones humanas como tal, dice que le parece “válido hablar de definiciones concretas, ciertamente, pero sin ánimo de polemizar, siento que se habla mucho de forma y no de fondo”. Su formación en el campo audiovisual le ha servido para algo específico en sus relatos: “Cumplo todas esas funciones en mi cabeza al momento de escribir. Imagino primero las escenas de un modo visual antes de ponerlas en el papel”.

Cristian Romero

(Valdivia, Colombia, 1988)

Es una de las promesas jóvenes de la literatura local. Después de la ira (2018), su primera novela, cuenta la historia de una  multinacional que quiere ahogar un pueblo con su actividad comercial; un relato que ocurre en muchos de los pueblos de Latinoamérica. El autor se interesa por lo rural, la ciencia ficción y los desafíos que tiene la gente del campo. Estudió Comunicación Audiovisual y Multimedial, hizo parte de la lista de escritores Bogotá 39 en 2017 y en 2015 ganó la Beca de Creación de la Alcaldía de Medellín para escribir el libro de cuentos Ahora solo queda la ciudad (2016).

Cristina Bendeck

(San Andrés, Colombia, 1987)

Su nombre fue escuchado, por primera vez para muchos, cuando se convirtió en la ganadora del Premio Nacional de Novela Elisa Mújica 2018, con Los cristales de la sal. Graduada en Gobierno y Relaciones Internacionales de la Universidad Externado de Colombia, volvió a San Andrés en 2016 con el fin de dedicarse más a su oficio de escritora y que alterna con las labores de periodista y columnista.

Esta novela ganadora, habla de la vida de los isleños y de la complejidad de las relaciones humanas. El jurado integrado por la escritora Fernanda Trías, la periodista Marianne Ponsford y el poeta José Zuleta, la catalogó como “una novela valiosa por el trabajo que hace de la memoria, la cultura local, el lenguaje de San Andrés, aspectos desconocidos aún en la literatura colombiana. “El talento de la autora para recrear las voces originarias, aunada a la indagación histórica y a una gracia narrativa singular, la hacen merecedora de reconocimiento”, precisa el jurado en la resolución en la cual se anuncia la ganadora.

Daan Heerma van Voss

(Amsterdam, Países Bajos, 1986)

Periodista, es el autor de un libro que ha sido muy bien recibido en países como España: La última guerra (2017). Ganador de reconocimientos en su país, autor de  artículos periodísticos y de  otras cinco novelas, se mueve entre la ficción y la relación entre el pasado y presente. La última guerra cuenta la historia de Abel Kaplan, un hombre que se casa con Eva, se siente acogido por la familia judía de ella, pero la historia entre los dos sufre tropiezos ya que no pueden tener hijos y su relación está rota aunque no lo declaren abiertamente. Maestro en una escuela islámica y lector de un diario de la Segunda Guerra, se ve obligado a actuar ante las injusticias vistas en su trabajo.

Sobre su interés por el pasado, que es posible percibir en sus libros, cuenta que le interesa entender lo sucedido para comprender el presente y no repetir lo pasado. Se interesa por temas como la tolerancia religiosa, la xenofobia o la vida de los refugiados que llegan a Europa provenientes de Oriente Medio. La misión de la literatura no es, según él, destruir los prejuicios o indicar “cómo deben comportarse las personas”, pero está convencido de que “la buena ficción te hace reflexionar y examinar”.

Darío Jaramillo Agudelo

(Santa Rosa de Osos, Colombia, 1947)

Es uno de los poetas más reconocidos de Iberoamérica. De ello dan cuenta los lectores y también los expertos. Una prueba de esto es el Premio Internacional de Poesía en su edición número 15 y anunciado en noviembre del último año. De acuerdo con los organizadores, este galardón le fue otorgado por tener en cuenta el valor de su obra, considerada un “aporte importante al patrimonio cultural de la literatura hispánica”. En 2017, el Ministerio colombiano de Cultura le otorgó el Premio Nacional de Poesía por su libro El cuerpo y otra cosa (2016). Abogado y economista, ha sido considerado por algunos como un renovador de la poesía dedicada al amor. También ha sido ensayista y novelista.

Sus poemas los ha dedicado a los gatos, a los sucesos aparentemente simples. Y al amor, como puede verse en este fragmento del poema Amores imposibles: (….) “Un amor imposible es el más feliz de los amores. O puede serlo. Basta que creas que es posible un amor imposible y esto hará la felicidad del amor imposible. Puede que seas el amor imposible de tu amor imposible. Pero esto es un milagro”.

Dick Verdult “Dick el demasiado”

(Eindhoven, Países Bajos, 1954)

Quienes creían que sabían de cumbia, cambiaron su opinión después de escuchar sus canciones. Artista capaz de combinar varias disciplinas y cantante de cumbia experimental, un género creado por él donde combina este género con música electrónica. Desde 2003 graba sus canciones bajo su propio sello discográfico y fue el creador de los festivales de cumbia experimental o festicumex que se realizaron por primera vez en Honduras en 1996. Su música, más allá de un ritmo nuevo, tiene un mensaje potente del que son muestra sus letras y títulos de discografías como No nos dejemos afeitar, Celulitis popular o 3 bombas lacrimógenas. También escribió el libro La lenta pero incesante degradación de las cumbias lunáticas (2002).

Sobre el público que le gusta dice que todo lo que necesita es un pueblo con paciencia pero amante de lo explosivo. Su calificativo “El demasiado” viene de ese gusto suyo por la contundencia, con él no existe no puntos tibios. Y por eso siempre genera expectativa entre el público que con expectativa y muchas veces en forma masiva, ha asistido a sus presentaciones, como ocurrió en el  museo holandés de arte contemporáneo Van Abbemuseum donde expuso dibujos en los que se ven hombres que bajan de un carro y reciben un botellazo, o de dos policías que se toman de las manos alrededor de un asador; la realidad latinoamericana en todas sus posibilidades.

Diego Zúñiga

(Iquique, Chile, 1987)

Es uno de los escritores más reconocidos de Chile. Periodista, comenzó a escribir ficción a los 16 años e hizo parte de un taller literario donde tuvo como profesor a Luis López Aliaga y escribió relatos galardonados posteriormente como PerdidosLorrie Moore le lee un cuento a Catalán. Con su novela Camanchaca (2009) en la que narra el viaje de padre e hijo para curar los dientes de este último, ganó el Premio Juegos Literarios Gabriela Mistral 2009. Es uno de los fundadores de la editorial Montacerdos y sus relatos han sido incluidos en antologías como Los mejores cuentos chilenos del siglo XXI (2012) y Selección chilena (2016). En 2017 fue seleccionado por el Hay Festival como uno de los 39 mejores escritores latinoamericanos de ficción y menores de 40 años.

Su pasión por el fútbol quedó bien contada en Soy de Católica (2014) donde narra cómo ha sido su vida como seguidor de Universidad Católica, uno de los equipos de fútbol más importantes de su país. En una entrevista con el periodista Francisco Siredey Escobar dijo en 2018: “Una de las cosas más bellas de ser hincha es eso irracional de que, aunque veas perder al equipo, vas a seguir yendo al estadio y te vas a volver a ilusionar”.

Edmundo Paz Soldán

(Cochabamba, Bolivia, 1967)

Licenciado en Ciencias Políticas por la Universidad de Alabama y doctor en Lenguas y Literatura Hispánica por la Universidad de Berkeley, está incluido en la lista de autores más importantes de su país y del mundo hispanohablante. Con su primera novela Días de papel (1992) quedó finalista en el concurso literario estadounidense  y en español Letras de Oro y ganó su primer reconocimiento en Bolivia: el Premio Erich Guttentag. Desde entonces ha escrito ficción. Ha publicado 11 novelas y ha escrito más de diez libros de cuentos. También ha escrito ensayos, ha sido editor y ganó la Beca Guggenheim en 2006. Es profesor de literatura latinoamericana en la Universidad de Cornell y sus columnas han sido publicadas en diarios como The New York Times y El País.

Sus obras han sido traducidas a ocho idiomas y en 1997 recibió el Premio Juan Rulfo de Cuento. En su blog El boomeran(g) suele reseñar novelas, anunciar presentaciones de libros o compartir noticias del mundo editorial. Además de escribir y enseñar, es un lector dedicado, siempre interesado en nuevas historias. Lector de ciencia ficción, horror y género policial, recientemente se ha interesado en escribir textos donde trata temas como el poder, la naturaleza, la religión, o la violencia, aplicados a Latinoamérica. Entre sus publicaciones recientes esta su novela Los días de la peste (2017) donde maneja más de 20 voces narrativas.

Emiliano Monge

(Ciudad de México DF, México, 1978)

El pasado 9 de agosto, el Instituto Nacional de Bellas Artes y Literatura, y la Universidad de Colima dieron a conocer su veredicto: el ganador del Premio Bellas Artes de Narrativa para Obra Publicada, es Emiliano Monge por su novela No contar todo (2018) en la que trata temas tan complejos y cotidianos a la vez como la presencia del machismo en la vida familiar y cómo se transmite. Licenciado en Ciencias Políticas por la Universidad Nacional Autónoma de México y profesor de esa institución, ha obtenido reconocimientos como el IX Premio Iberoamericano de Novela Elena Poniatowska y el English Pen Award, entre otros.

Sobre su último libro No contar todo (2018) y premiado recientemente, confesó a la Revista Gatopardo que tuvo miedo de escribirlo porque “temía que resultara en una autoficción banal. También le aterraba indagar en el pasado de su familia. Sin embargo, cuando llegó el momento de hacerlo, actuó como un depredador. Después de acechar a su presa, el tiburón cierra los ojos antes de atacar y no ve lo que muerde”.  Para poder narrar sus vidas, Monge entendió que no podía dejar de referirse al machismo que los rodeaba.

Felipe Polleri

(Montevideo, Uruguay, 1953)

Por su voz contundente, ha sido catalogado como un autor fuerte y “neoexpresionista”, es decir, que usa formas originales para contar sus historias. Bibliotecólogo, tenía doce años cuando decidió ser escritor. En ese entonces, leía a Charles Dickens, un autor al que todavía admira. Ha escrito quince libros que han sido traducidos al francés, italiano y portugués. La inocencia publicada originalmente en 2008 y lanzada nuevamente en 2017, confirmó su rigor e interés en contar la realidad a su manera: con verdades sin anestesia y una prosa cuidada. Amigo de Mario Levrero, a quien dice extrañar años después de su fallecimiento, escribe libros que son un reto, una pregunta o incluso incómodos para el lector. En 2018 publicó Los teléfonos de papel.

A propósito de la inocencia, Marta Sanz escribió para el suplemento Babelia de El País que se trata de un relato que “descuartiza con poética y humor la vida en un barrio montevideano de clase media”. En la primera parte de La inocencia, titulada “Vivir a veces”, Polleri cuenta cómo fue su infancia en Pocitos, un barrio de Montevideo en el que según José Miguel Nanjavas, “solo viven ricos locos que juntos, como estrato social, creen tener el encargo divino de cuidar y mantener uno de los barrios más hermosos de esa ciudad”. Sobre Montevideo, la ciudad en la que ha vivido una parte importante de su vida, dice: “es  como la cara. No tiene nada que ver que nos guste o no nos guste, es parte nuestra”.

Fernanda García Lao

(Mendoza, Argentina, 1966)

Ha sido actriz, dramaturga, directora y escritora. Por su obra teatral, La amante de Baudelaire (2004 y 2005) ganó el Premio Cumbre de las Américas en 2005. Ha escrito 11 libros entre cuento, novela y poesía. Por su novela Muerta de hambre (2004) recibió el Premio Nacional de Arte de su país en 2004. En ella cuenta la historia de una adolescente de medidas corporales generosas que según Juan Pablo Bertazza “vive para comer, come para escribir y escribe para vivir”. En este relato a través del cual cuestiona la idea de belleza femenina, dejó ver su esencia: una autora con capacidad de narrar en formatos variados y al mismo tiempo, generar preguntas sobre las temáticas sociales. En 2011, fue seleccionada por la Feria del Libro  de Guadalajara como uno de los “secretos mejores guardados de la literatura latinoamericana”.

A través de sus poemas también es posible apreciar la potencia de sus mensajes. Sobre su libro de poemas Carnívora (2016) y en una entrevista que le hizo Juan Rapacioli en ese año dijo que “el cuerpo es el primer mapa que tenemos. A partir de ahí, entendemos el mundo. No es un traje que llevamos puesto. El cerebro, como órgano de entendimiento, está sobrevalorado. Yo me relaciono físicamente con las ideas. Recuerdo una de mis primeras visitas con el colegio al Museo del Prado. Quedarme paralizada frente a las pinturas negras de Goya. Sobre todo aquella de Saturno devorando a un hijo. Un hijo. Uno cualquiera. Una monstruosidad enmarcada que mis compañeros pasaban de largo. Mi cosmogonía está hecha de cuerpos. Las palabras también. Son como animales hambrientos”. 

Gabi Martinez

(Barcelona, España, 1971)

Periodista, es considerado uno de los mejores exponentes de la literatura de viajes en su país. Debutó en 1999 con su primer libro Sólo marroquí y en 2004 escribió Ático, una novela que recibió muy buenos comentarios y fue seleccionada entre las 5 novelas más representativas de la vanguardia española de las décadas previas, según la crítica. En ella, el protagonista es un programador de juegos de ordenador que pretende crear el mejor producto del mercado. Para lograrlo, se interna en un ático urbano. En 2011 publicó Sólo para gigantes, elegida como la mejor obra de no ficción en ese año. Un año después, TVE Cataluña le otorgó un reconocimiento por su trayectoria literaria.

Ha escrito sobre las expediciones propias y ajenas en lugares que se mueven entre la ciudad y la naturaleza. En su último libro Animales invisibles (2019), sigue el rastro de seis especies extinguidas o difíciles de ver y con el propósito de descubrir nuevos lugares: el picozapato, la gran barrera de Coral, el yeti, el tigre coreano y la danta. En una entrevista concedida a la Agencia EFE definió este proyecto en el que le acompañó el arqueólogo Jordi Serrallonga como un libro “muy activista, una iniciativa para intentar cambiar las cosas y fijar el foco en la protección de la naturaleza”.

Giuseppe Caputo

(Barranquilla, Colombia, 1982)

Estudió Escritura Creativa en la Universidad de Nueva York y en la Universidad de Iowa, Estados Unidos. Ha realizado estudios sobre género, literatura Queer, y en 2016 publicó su primera novela: Un mundo huérfano. Ha sido profesor de Escritura Creativa y colaborador del periódico El Tiempo y la Revista Arcadia, la publicación cultural más importante de Colombia. En 2017 fue incluido en la lista Bogotá 39 que reunió a los escritores más talentosos y con más futuro, según el Hay Festival. Durante tres años y hasta 2018, fue director cultural de contenidos de la Feria Internacional del Libro de Bogotá (FILBo). Decidió dejar esta posición para dedicarse a una tarea que considera totalmente apasionante: la escritura.

Cuenta que después de leer El tambor de hojalata de Gunter Grass, quiso convertirse en escritor. Para él, tal como lo dijo en una entrevista concedida a la Revista Arcadia en 2017, la literatura es su “espacio de felicidad y libertad, no un espacio de obligación, ansiedad y burocracia”. Disfruta mucho pensar en la escritura y por el contrario, siente ansiedad cuando tiene poco tiempo para escribir o decir algo. Ha defendido las libertades, la diversidad y causas de minorías como la LGTBI. Considera que “ser escritor es explicar lo que uno hizo en ese momento de interioridad. Es una lucha entre interioridad y exterioridad”.

Gloria Gervitz

(Ciudad de México DF, México, 1943)

Graduada en Historia del Arte, en mayo se convirtió en la ganadora del Premio Iberoamericano de Poesía Pablo Neruda 2019 que otorga el Ministerio de las Culturas, las Artes y el Patrimonio de Chile. Su obra principal se llama Migraciones, un poema que ha escrito a lo largo de 43 años y aún crece y se transforma. En 2018 la editorial Mangos de Hacha en coedición con la Secretaría de Cultura de México publicaron la nueva edición de él. Del 2018 hasta hoy, Gloria Gervitz ha hecho modificaciones a su poema más conocido. Fragmentos de Migraciones se han traducido hasta ahora a 18 idiomas y para 2020 se espera la publicación de la última versión en noruego, inglés, árabe y polaco.

Graduada en Historia del Arte, ha traducido al español obras de Anna Akhmatova, Lorine Niedecker, Marguerite Yourcenar, Samuel Beckett y Clarice Lispector. Descendiente de una familia de judíos ucranianos, ha transmitido en Migraciones las visiones sobre su madre, la muerte, el amor y su relación con la cultura judía, como se ve en este fragmento: y quizás / y esto que soy / y cambia / y está en el centro / la intensidad de lo que es / así entra ella en la Mikve (baño ritual en el judaísmo) / así se sumerge / así la ofrenda / así en el corazón del agua.

Guido Tamayo

(Bogotá, Colombia, 1955)

Comunicador y gestor cultural con una trayectoria reconocido en el país, recibió en 2007 la beca de creación del ministerio colombiano de Cultura. También ha sido profesor de la Universidad Externado de Colombia. En 2010 fue el ganador del Premio de Novela Corta de la Pontificia Universidad Javeriana por El inquilino. Ha participado en antologías de cuentos y en 2016 publicó su novela Juego de niños, una historia de una familia de clase media que enfrenta los dilemas de la entrada a la adolescencia de su hijo.

Sobre Juego de niños (2016) contó a la Revista Arcadia que escribió sobre la adolescencia, una época que le llamó la atención porque tiene que ver con el inicio de sentimientos, sensaciones. Es “hallar por primera vez tantas cosas y experimentarlas sin prejuicios, sin cálculos ni reservas morales. Sin saber qué significarán en el adulto. Esa disposición a la vida es después irrecuperable”. Le gusta corregir con calma, salirse de fórmulas literarias y que la escritura tenga “cierto desarreglo”.

Héctor Abad Faciolince

(Medellín, Colombia, 1958)

Escribió El olvido que seremos (2005), su novela más leída y traducida a varios idiomas. En ella cuenta la historia de su padre Héctor Abad Gómez, un médico que estuvo a favor de los derechos humanos y fue asesinado en el centro de Medellín. Graduado en Literaturas Modernas en la Universidad de Turín, Italia, en 2000, su novela Basura fue la ganadora del primer Premio Casa de América de Narrativa Innovadora. En 2004 escribió Angosta, traducida al mandarín y premiada en Beijing como la mejor novela extranjera del 2005. Ha ganado dos veces el Premio de Periodismo Simón Bolívar como mejor columnista de opinión (1998 y 2005). Ha sido columnista de publicaciones como la Revista Semana y el diario El Espectador donde publica un texto de opinión los domingos. En 2016 fundó la editorial Angosta y en 2018 publicó Una bolita plateada, su primer libro de literatura infantil.

Considerado uno de los escritores colombianos más reconocidos fuera de su país, tuvo la idea de crear el Premio de Narrativa Colombiana hace un poco más de cuatro años cuando fue director de la biblioteca de la Universidad Eafit, lugar donde se entrega. Con este reconocimiento que ha ganado fuerza en los últimos años, busca resaltar el trabajo de los escritores colombianos y proponer una lista de lectura para la gente. Con Una bolita plateada (2018), su último libro, hace una expedición  a través de las relaciones familiares, los recuerdos, el pasado y futuro, y a través de la abuela Cilia y su nieta Ce, las protagonistas.

Héctor Rincón

(Medellín, Colombia)

Es uno de los periodistas con más criterio y experiencia en Colombia. Desde 1970, ha sido reportero, redactor, jefe de redacción, editor, columnista, director y fundador de medios impresos y radiales. Fue editor de la Revista Semana y del diario El Tiempo. Fue director fundador de las publicaciones La Hoja de Medellín y La Hoja de Bogotá. Hizo parte del programa radial La Luciérnaga y fue director nacional de Noticias Caracol Radio. Sus artículos han sido publicados en antologías de reportajes y crónicas colombianas, en la selección 20 años de El País de España, y en el libro Oficio Periodista (2001) que reúne varios de sus trabajos. Ha sido profesor de la Maestría en Periodismo de la Universidad de Los Andes en Bogotá.

Después de su paso por los medios de comunicación, se convirtió en director de la Colección Savia que reunió en 5 tomos la riqueza botánica de la región Caribe; la de Amazonas – Orinoco; la del Pacífico; la del Oriente y la Andina. Dedicarse a realizar una colección sobre la naturaleza fue perfecto porque después de la actualidad informativa que siguió durante tantos años, se ha interesado también por otros temas: arquitectura, urbanismo, arte o la misma botánica. Junto a Ana María Cano y con la compañía de periodistas como Patricia Nieto, Fernando Quiroz, Adriana Echavarría y Ana Cristina Restrepo, dejó esta colección al país que circula por bibliotecas, casas o lugares públicos y además de información científica, reúne con belleza y estética, la esencia de la naturaleza de nuestras regiones.

Jacqueline Goldberg

(Maracaibo, Venezuela, 1966)

Licenciada en Letras por la Universidad del Zulia y Doctora en Ciencias Sociales por la Universidad Central de Venezuela. Ha publicado más de treinta libros que abarcan géneros variados: poesía, novela, cuentos, literatura infantil, ensayo, biografía, entre otros. En 2014 recibió la Medalla Internacional de Narrativa Lucila Palacios por su novela Las horas claras. En 2018 publicó el libro de poesía Las bellas catástrofes. Su poesía ha aparecido en antologías y traducciones en España, Italia, Reino Unido, Rumania, Corea del Sur, Puerto Rico, Estados Unidos, Perú, Brasil, México, Chile, Colombia, Argentina y Venezuela. Su conocimiento y talento para narrar la Shoá (holocausto en hebreo) se ve de forma magistral en Pitchipoi, un libro dirigido a niños que fue ilustrado por Juan David Quintero Arenas, lo publicó la editorial Tragaluz y se terminó de  imprimir en Medellín en abril de 2019, 74 años después de la Segunda Guerra Mundial.

En 2018 fue la ganadora de la residencia de otoño del Programa Internacional de Escritura de la Universidad de Iowa, Estados Unidos. Respecto a los tiempos oscuros que ha vivido su país y su relación con la escritura, ha dicho que el papel de un escritor es dar cuenta de lo que vivimos y sentimos. Descendiente de sobrevivientes judíos que presenciaron esos tiempos de oscuridad, cuenta que cuando los judíos veían los trenes partir, preguntaban a dónde iban. Los guardias solo respondían: ¡A Pitchipoi! “A los niños les decían eso como me lo decían a mí, como si fuera un lugar imaginario”.

Javier Sinay

(Buenos Aires, Argentina, 1980)

Estudió Ciencias de la Comunicación en Buenos Aires, Argentina. Se ha interesado por asuntos judiciales, policiales y culturales. Ha sido director de la revista Rolling Stone que se publica en su país y autor de libros de no ficción: Los crímenes de Moisés Ville: Una historia de gauchos y judíos (2013) y Sangre joven: Matar y morir antes de la adultez (2009), libro que fue ganador del Premio Rodolfo Walsh en la XXIII Semana Negra de Gijón, España. También es autor de un perfil del excapitán de la Armada Argentina Jorge “Tigre” Acosta, publicado en la antología Los malos editada por Leila Guerriero y publicada en 2015. Sus textos han aparecido en los diarios La Nación, Clarín y Crítica de Argentina; y en las revistas Etiqueta Negra, Gatopardo, Letras Libres, Ñ, Orsai y Zona de Obras, entre otras.

En 2015, ganó el Premio Gabo de la Fundación para el Nuevo Periodismo Iberoamericano (FNPI) en la categoría de Texto por la crónica Rápido, furioso, muerto, publicada en la Revista Rolling Stone, que trata sobre el crimen de Axel Lucero, un joven de 16 años que fue asesinado después de intentar robarle una moto a la policía. En 2019 escribió Camino al Este, crónicas de viaje, amor y desamor. Este libro lo escribió después de un recorrido por 20 ciudades que lo llevó a esta pregunta: ¿Qué estamos dispuestos a hacer por amor?

Juan Álvarez

(Neiva, Colombia, 1978)

Su nombre comenzó a escucharse en 2005, año en que ganó el Premio Nacional de Cuento Ciudad de Bogotá. Realizó una maestría en el Departamento de  Creación literaria en la Universidad de Texas y un doctorado en el Departamento de Culturas Latinoamericanas e Ibéricas de la Universidad de Columbia en Nueva York. En 2011, fue incluido en la selección Los 25 secretos mejor guardados de América Latina. Es autor de la novela C.M. No record (2011) y de los libros Nunca te quise dar en la jeta (2015), La ruidosa marcha de los mudos (2015) e Insulto: breve historia de la ofensa en Colombia (2018). En este libro hace un recorrido por eventos, personajes y sucesos de la vida en Colombia. El texto hace un recorrido por varios eventos definitorios de la vida nacional y personajes ilustres que comparten un elemento en común: los insultos.

Su interés por ir más allá de las palabras y el estilo ha sido constante desde que empezó a escribir. Una prueba de esto ha sido su formación académica, sus libros y su trabajo: desde 2015 ha coordinado la línea de investigación en escritura creativa del Instituto Caro y Cuervo. Sobre El insulto (2018), su libro más reciente, cuenta que la idea surgió cuando trabajaba en un estudio literario sobre Fernando Vallejo y descubrió que detrás de un gesto o pose particular, había la intención de construir  una obra, algo más profundo. Después de leer e investigar los archivos de la historia de Colombia, entendió que el insulto estaba presente en todos los momentos.

Juanita Escobar

(Cali, Colombia, 1985)

Fotógrafa autodidacta, comenzó a ser reconocida por sus imágenes de los Llanos Orientales de Colombia, donde ha pasado más de diez años. Su trabajo se ha enfocado en la relación de las personas con el medio ambiente. En 2009 ganó el Premio de Fotografía Colombo – Suizo con su trabajo Gente – Tierra que fue exhibido en el Museo Santa Clara de Bogotá. Coautora del libro Silencios: un llano de mujeres (2009), ganó el concurso Crea Digital otorgado por el Ministerio de Cultura y Tecnologías de Colombia para realizar el libro El llano a ras de cielo (2012). En 2016 le fue otorgado el Premio de Revisión de Portafolio de National Geographic por su trabajo de los últimos años.

En sus fotos de los Llanos se ha enfocado en tratar de entender la cultura llanera con sus matices, a través de las imágenes. Con ellas se enfocó en transmitir emociones, personalidades e historias alrededor de un territorio. Viajar, observar, hablar con los  nativos y aprender de ellos, hizo que este trabajo revelara realmente la esencia del lugar y le permitiera a miles de espectadores conocer este espacio que es reserva natural y al mismo tiempo muestra una cultura donde su identidad gira alrededor de un animal: el caballo.

Luca Zanetti

(Mendrisio, Suiza, 1971)

Fotógrafo, pasa sus días entre Colombia y Zurich. Su interés por la fotografía comenzó a tomar más fuerza después de que Pia Zanetti, su mamá, y también fotógrafa, lo llevó a la convulsionada Nicaragua a mediados de la década de los ochenta. Allí pudo entender el lado humano de la fotografía. En 1991 ingresó a la agencia de fotografía Lookat y una vez allí sintió la necesidad de formarse mejor. Fue así como estudió durante cuatro años en la Escuela de Arte y Diseño de Zurich. Eighty days around the world fue su primer gran proyecto y comenzó en Londres, inspirado en el viaje de Phileas Fogg, el personaje principal de la novela de Julio Verne. Desde que decidió dedicarse a la fotografía, ha trabajado en historias de Nicaragua, Colombia, Brasil, Perú y la República Central Africana.

Con su lente y su mirada ha registrado la realidad de lugares como el Amazonas, Barrio Triste en Medellín, Cuba, los trabajadores domésticos, Eritrea o Pozuzo en Perú. Su interés por la naturaleza y la ecología ha quedado registrado en muchos de sus trabajos. Hace un par de años hizo casi el mismo recorrido del Che Guevara con su cámara y una bicicleta eléctrica. Para crear conciencia quiso mostrar los paisajes de Suramérica y afirmar que la bicicleta es el “futuro de la movilidad”.

Mariana Oliver

(Ciudad de México DF, México, 1982)

Maestra en Literatura Comparada por la Universidad Nacional Autónoma de México, es ensayista e investigadora. Fue becaria de la Fundación para las Letras Mexicanas. Su libro de ensayos Aves migratorias (2016) recibió el Premio Nacional de Ensayo Joven José Vasconcelos. Sus escritos hacen parte de las antologías Arbitraria. Muestrario de poesía y ensayo (2015), Furiae (2017) y Yo soy la otra: Las mujeres y la cultura en México (2017). Aves migratorias (2016), es un libro que reúne 10 ensayos que van de lo general a lo particular y en los que aborda la migración a través de aspectos como el lenguaje, la memoria, el dolor, el deseo o el cuerpo.

Aves migratorias (2016), su libro más conocido, está compuesto por textos que en varios casos tienen a Alemania como denominador común y esto lo explica bien la autora: “Estudié literatura alemana como licenciatura, es algo en lo que pienso mucho. Llegué a las letras alemanas un poco por casualidad, porque cuando terminé la preparatoria no sabía si quería estudiar. Me gustaba todo, la literatura, la historia, la filosofía, entonces pensé que si estudiaba letras alemanas iba estudiar literatura y filosofía al mismo tiempo, pero estaba equivocada”. Cuenta que antes de escribir investiga mucho, lee bastante, mira fotografías.

Margo Glantz

(Ciudad de México DF, México, 1930)

Ha publicado más de 30 libros y ha recibido más de 30 premios por su aporte a las letras en español y a la cultura de su país. Licenciada en Letras Inglesas por la Facultad de Filosofía y Letras de la Universidad Autónoma de México, realizó un doctorado en Letras Hispánicas en la Universidad de la Sorbone en París. Ha impartido cursos de literatura en universidades como Yale, Princeton, Harvard, Buenos Aires, Delhi, Buenos Aires, entre otras. Fue directora del Instituto Cultural Mexicano – Israelí y agregada cultural de la embajada de México en Londres. Desde 1995 es integrante de la Academia Mexicana de la Lengua. Desde Las mil y una calorías, una novela dietética (1978) su primer libro, hasta su publicación más reciente Y por mirarlo todo, nada veía (2018), sus esfuerzos se han centrado en crear algo nuevo y destruir cualquier canon preestablecido.

Desde que era una niña supo que iba a ser escritora y esto en gran parte tuvo que ver con su papá, un poeta judío nacido en Ucrania y en cuya biblioteca era posible encontrar libros en español, ruso o yiddish, la lengua que usaban los judíos de Europa Oriental y era una mezcla de hebreo, alemán y otras. Cuenta que la literatura era un llamado que no podía ni quería ignorar. Su obra ha recibido reconocimientos de los lectores y de los expertos, principalmente por su deseo de romper paradigmas y las fronteras entre los géneros.

Melba Escobar

(Cali, Colombia, 1976)

Estudió literatura en la Universidad de los Andes en Bogotá. En 2007 publicó Bogotá sueña, la ciudad por los niños, un libro en el que trató los deseos, temores, necesidades y recuerdos asociados con la palabra sueño para alrededor de trescientos niños entrevistados en Bogotá.  A este libro le siguió Duermevela (2010), su primera novela. En 2014, la editorial Tragaluz publicó Johnny y el mar, un relato ilustrado por Elizabeth Builes y en el que cuenta la historia de un niño llamado Pedro que sueña con conocer el mar. Esta historia fue incluida en el catálogo internacional White Ravens 2015. En este mismo año es publicado su libro La casa de la belleza que fue traducida a 12 idiomas y trata la historia de una estilista de Cartagena que llega a vivir a Bogotá en busca de una vida mejor. Su último libro La mujer que hablaba sola cuenta la historia de una mujer que reflexiona sobre su vida a raíz del atentado en el centro comercial Andino de Bogotá.

En La mujer que hablaba sola, Cecilia Palacios, su protagonista se mueve entre el pasado y presente de alguien que entendía las opciones tenidas para salirse de los roles esperados por la sociedad, pero finalmente termina en un camino inesperado y termina atrapada en un modelo que lleva a las mujeres al matrimonio, la maternidad y otras decisiones no tomadas con conciencia plena.

Liliana Colanzi

(Santa Cruz de la Sierra, Bolivia, 1981)

Periodista y escritora y es una de las narradoras latinoamericanas más seguidas y que más curiosidad genera en la actualidad. Realizó una maestría en Estudios Latinoamericanos en la Universidad de Cambridge y un doctorado en Literatura Comparada en la Universidad de Cornell donde actualmente es profesora. En 2015 ganó el Premio Internacional de Literatura Aura Estrada que se otorga a las escritoras menores de 35 años que escriben en español y viven en México o Estados Unidos. En 2017 fue incluida en la lista de escritores Bogotá 39 del Hay Festival y en ese mismo año fue finalista del premio de cuento Gabriel García Márquez con su libro Nuestro Mundo Muerto (2016), una colección de ocho relatos donde muestra su prosa clara, directa y potente.

Hace dos años, a propósito de la presentación de Nuestro mundo muerto mostró su atracción hacia los relatos que contienen elementos raros, oscuros o salidos de la normalidad. También escribe sobre personajes llenos de temores y debilidades. Esto último lo tiene claro porque le interesa la experiencia de lo extraño, un estado alejado de lo real. Dice sentir simpatía por los monstruos y los cuerpos que se alejan de la norma porque como escritora, una de sus mayores curiosidades es imaginar lo que es totalmente diferente a ella. Como un monstruo, como un animal.

María del Sol Peralta

(Colombia)

Es una mezcla de relatos, música y pedagogía. Para entender mejor la música para niños en Iberoamérica, es fundamental escuchar sus canciones. Creó hace más de 20 años el grupo Canta Claro con el que se ha presentado en países como Colombia, Uruguay, Argentina y España. Es autora de libros – discos como Sana que sana, Con… cierto animal y Tomatina Curatodo cura nada del amor. También ha publicado los libros Recetas de Benjamín Buengusto y La gata Clea.

Considera la música, como la base para encontrar lectores buenos. Cree que a través de ella, los niños pueden conocerse más, entender mejor su entorno y familiarizarse con formas de expresión como el lenguaje corporal o la danza. Estudiosa, disciplinada y mamá de dos niños, está atenta al trabajo de cantantes líricos como Renée Fleming, Cecilia Bartoli y Andrea Netrebko porque considera que a la hora de contar historias, una cantante de ópera puede enseñar mucho. También ha estudiado el trabajo de su mamá, la escritora Irene Vasco, y de su abuela Sylvia Moskowitz. Cuando le preguntan dónde está la magia de su trabajo, da la que considera su única respuesta: “pura emoción”. Cree que todas las personas somos musicales porque tenemos nuestro propio ritmo, tono y esto hace parte de lo que somos: voz y corazón.

Santiago Guevara

(Sogamoso, Colombia, 1990)

Es uno de los ilustradores más versátiles y talentosos del país. Esto puede comprobarse al abrir libros en los que ha participado como Los Irlandeses de Jairo Buitrago, Los 16 motivos del lobo de Amalia Moreno o La gata sola de Carolina Sanín, seleccionado para lista White Ravens 2018. En estas tres historias de géneros diferentes, se ven imágenes potentes y a la vez, libres de solemnidad. Aunque le encanta ilustrar historias para niños y jóvenes, también ha sido colaborador de publicaciones como El Malpensante o El Espectador, o de proyectos artísticos de organizaciones como Unicef y el Banco de la República. En 2017, recibió una beca para creación infantil y juvenil del Ministerio de Cultura.

En una entrevista reciente, definió la ilustración como una forma de habitar el mundo donde está acompañado por la curiosidad y el trabajo con disciplina. Ese rigor suyo a la hora de trabajar, lo explica y enseña a sus estudiantes en la Facultad de Artes de la Universidad Javeriana. Su facilidad de entender cada género narrativo y de ilustrarlo, se comprueba al ver dos libros muy diferentes entre ellos: Corazón de león de Antonio Ungar y dirigido a niños, y Soy asesino y padre de familia, un relato del dramaturgo colombiano Fabio Rubiano.

Miguel Ángel Manrique

(Carmen de Bolívar, Colombia, 1967)

El arte de escribir y contar historias lo ha aprendido a través del estudio y el oficio. Licenciado en Literatura por la Universidad Nacional de Colombia, se especializó en Ciencias de la Comunicación en la Universidad Autónoma de Barcelona. Ha estudiado sobre educación, es profesor universitario y ha escrito relatos breves de ficción y no ficción. Es el ganador del premio Cuento Hispanoamericano Nellie Campobello 2019 por Las preocupaciones, un conjunto de 10 relatos que según el jurado, “logra un equilibrio estético en las narraciones, maneja una prosa pulcra, dosifica las acciones y las descripciones, construye distintos tipos de narradores, propone un lenguaje que convoca diferentes estilos propios de la literatura contemporánea “.

Sobre Las preocupaciones, este libro en el que la familia tiene un papel relevante, contó a la Revista Diners, este año, que para crear este conjunto de historias, reunió varios relatos que escribió a lo largo de los años hasta encontrar el hilo que los conectara: “en la literatura se valen los juegos narrativos y traicionar las expectativas del lector. Hay que generar suspenso, sorpresa y diferentes giros narrativos. Pero, claro, son cosas que se aprenden como lector”. Tiene dos secretos que explican el éxito de sus historias recientes: su esposa Gabriela que lee con cuidado y es editora y también la disciplina. “Lo más importante es dedicarse a escribir, aunque sea una hora diaria, con eso ya se tiene algo para mirar y corregir”.

Pablo Montoya

(Barrancabermeja, Santander, 1963)

Doctor en Estudios Hispánicos y Latinoamericanos por la Universidad de la Sorbona en París, es uno de los pocos escritores que conoce bien el mundo de la música y las letras. Aunque ya había obtenido becas y reconocimientos antes de él, el hecho de ganar el Premio Rómulo Gallegos en 2015 por su novela Tríptico de la infamia hizo que su nombre se conociera más en puntos diversos del mapa hispanohablante. En 2016 se convirtió en el primer escritor colombiano en ganar el Premio José Donoso en reconocimiento a toda su obra. En 2018 escribió La escuela de música. Ha sido profesor de literatura en varias universidades locales e internacionales. Ha escrito más de veinte libros en géneros variados: novela, cuento, poesía y ensayo. También ha publicado artículos en revistas y periódicos reconocidos de Iberoamérica.

Cuenta que antes de otros géneros, escribió poesía. Su carácter analítico y crítico, ha quedado en evidencia cuando habla de la realidad colombiana. Esto también quedó comprobado en su discurso pronunciado en la recepción del Premio José Donoso en 2016: “(…) ser colombiano es, más bien, portar sobre los hombros el peso de múltiples ignominias. Cuando he escrito sobre mi país, lo he hecho bajo esta certidumbre. No es fácil hacerlo. Quisiera decirles que Colombia, a pesar de sus paisajes majestuosos y pródigos y sus gentes alegres, hospitalarias e imaginativas -paisajes, hay que aclararlo, cada vez más arrasados por la voraz acción de las multinacionales de la minería y gentes cada vez más manipuladas por sus dirigentes políticos y religiosos-, es como ese cuarto oscuro al que se refiere Roberto Bolaño”. 

José (Pepe) Gordon

(Ciudad de México DF, México, 1963)

Premio Nacional de Periodismo en su país, 1994. Ensayista y traductor, ha sido jefe de redacción del suplemento impreso La Cultura en México y del programa de televisión Luz Verde, un suplemento literario. En 2017 la editorial Sexto Piso, publicó su libro El inconcebible universo. Sueños de unidad, que a través de conceptos complejos tratados por expertos, es posible entender el mundo de la ciencia y el pensamiento. Desde hace varios años escribe y conduce el programa Imaginantes, unos programas de televisión de extensión breve y emitidos por Televisa donde se trata la obra de escritores tan reconocidos como Gabriel García Márquez o que van ganando fuerza como Etgar Keret. Autoras como Guadalupe Posada o la música de The Beatles también tienen cabida ahí.

El escritor Augusto Monterroso calificó los trabajos de José Gordon como “dignificantes de los programas culturales de la televisión”. También ha dirigido el programa La oveja eléctrica en el Canal 22 donde ha tratado temas como el tratamiento contra el cáncer o los exoplanetas. Con su tono de voz agradable y claro, se ha convertido en uno de los principales divulgadores de ciencia y cultura de su país. Su trabajo es seguido por televidentes diversos: desde adultos que están en casa y buscan una forma de entretenimiento hasta profesoras de escuela que buscan explicar un tema a sus estudiantes.

Philip Potdevin

(Cali, Colombia, 1958)

Ganó el Premio Nacional de Novela en 1994 otorgado por Colcultura (hoy Ministerio de Cultura de Colombia) por Metatrón. En 2018 escribió Y adentro, la caldera. Abogado, maestro en Historia y Filosofía, ha sido columnista de El País de Cali, director de la Colección Río de Letras de la editorial Desde Abajo e integrante del Consejo de Redacción de Le Monde Diplomatique, edición Colombia. Ha sido traductor y sus cuentos han sido incluidos en más de doce antologías. También acompaña a escritores a desarrollar su trabajo.  Este año la editorial Planeta publicó su novela La sembradora de cuerpos que cuenta la historia de una niña de doce años y su relación con el conflicto colombiano en las Brisas, el lugar de la tragedia, y la fuerza de su carácter.

Sobre La sembradora de cuerpos, su novela publicada este año, cuenta que la idea de escribirla nació a partir de una fotografía del artista Juan Manuel Echavarría, donde se veía una escuela olvidada con un tablero verde y destruido después de un enfrentamiento donde se leía: “lo bonito es estar vivo”. Después de ver esa foto llegó a su casa, no pudo dormir y explicó por qué: “es un testimonio aterrador, porque atacar una escuela en el campo colombiano es asesinar la esperanza y la ilusión de unos niños, cuya única posibilidad de salir adelante es a través de la educación”.

Piedad Bonnett

(Amalfi, Colombia, 1951)

Es una de las autoras colombianas más relevantes. Ha escrito nueve libros de poesía entre ellos Los habitados (2017), el último de ellos y por el que se convirtió en ganadora del Premio de Poesía Generación del 27 otorgado por el Centro Cultura Generación del 27 de Málaga y en el que participan autores de diversos países. Sus dos últimas novelas Lo que no tiene nombre (2013) y Donde nadie me espere (2018) fueron muy bien recibidas por los lectores y la crítica. Por su libro de poesía Explicaciones no pedidas (2011), obtuvo el Premio Casa de América en ese mismo año. Ha escrito cinco obras de teatros y sus textos han sido parte de antologías diversas.

En sus textos y en sus conferencias, Piedad Bonnett se acerca a los lectores y al público gracias a la honestidad con la que describe sentimientos comunes a todas las personas: nostalgia, desasosiego, sorpresa, capricho o duelo. Prueba de esto fue su libro Lo que no tiene nombre (2013), escrito después del suicidio de su hijo. Su novela Donde nadie me espere (2018) cuenta la historia de alguien que se hace muchas preguntas y queda paralizado por sus razonamientos. Como autora, dice venir de la poesía y espera que ella nunca la abandone.

Ramón Cote

(Cúcuta, Colombia, 1963)

Poeta, narrador y ensayista, viajó a Madrid a sus 19 años para estudiar Historia del Arte. Allí publicó su primer libro: Poemas para una fosa común (1984). A este le siguieron otros como Botella de papel (1999) que va por su tercera edición. En 2003 escribió Colección privada (2003), libro con el que ganó el Premio Casa de América de Poesía Americana. Además de otros reconocimientos obtenidos, sus poemas han sido incluidos en antologías variadas como Milagros comunes (2019), publicada en Ecuador. Sus reseñas y artículos literarios han hecho parte de revistas que circulan en  Colombia, Argentina, España y México. Sobre su libro Como quien dice adiós a lo perdido (2013), el poeta Jotamario Arbeláez dijo: “en la limpia descripción de los momentos y de las cosas, casi que en su sola enumeración acentuada con un exquisito adjetivo, nos sintoniza con un acontecer prodigioso, así sea común a todos, por la coloratura del verbo”.

Su interés por la poesía lo ha llevado a participar en publicaciones diversas que tratan sobre la obra de otros poetas como es el caso de Antología de la poesía contemporánea moderna de Editorial Planeta. Cuenta que todos los años tiene el propósito de descubrir al menos un poeta. Eso lo mantiene despierto, alerta. Cree que un buen poema nos hace ver e ir más lejos “y a medida que lo leemos y se vuelve vida, el poema sigue vigente y se hace memoria”.

Sabrina Duque

(Guayaquil, Ecuador, 1976)

Su nombre comenzó a escucharse con más frecuencia después de ser escogida como finalista del Premio Gabriel García Márquez de Periodismo por un perfil sobre Vasco Pimental, un director de sonido. Vivió dos años en Brasil y cuatro en Portugal y en ambos lugares ha escrito textos con temáticas variadas. En 2017, publicó Crónicas Lama, un libro donde cuenta la vida de los sobrevivientes de la catástrofe de las represas Bento Rodríguez y por el que recibió una mención del Premio José Peralta. En 2018 recibió la Beca Michael Jacobs de crónica viajera 2018 por su proyecto Nicaragua: pueblos, lava y cenizas, que buscaba relatar la relación de los nicaragüenses con los volcanes. Sus textos han sido publicados en periódicos de Brasil, Italia, Estados Unidos, Ecuador y Portugal.

Sobre su decisión de ser periodista cuenta que  desde pequeña ha sentido fascinación por la gente que narra historias. Su abuela era una mujer que las contaba bien y logró ganarse su atención. Además de interesarse por otras historias periodísticas,  es traductora e intérprete. Sobre el tema que la convirtió en ganadora de la beca Michael Jacobs dice que en Nicaragua todas las historias que no son políticas tienen que ver con un volcán. Y eso fue un punto que incluyó en la postulación de la beca y que llamó la atención.

Vicente Durán Casas

(Neiva, Colombia, 1957)

Es sacerdote jesuita, doctor en Filosofía por la Universidad Hochschule, Alemania. Es profesor en la Facultad de Filosofía de la Universidad Javeriana en Bogotá y en esa institución se ha interesado por temas como ética, economía, filosofía moral y la religión en América Latina. Ha sido columnista del periódico El Tiempo. Ha estudiado los problemas de la ética y la ciencia, y la ética y la economía, entre los que están incluidos el liberalismo y neoliberalismo. Ha escrito libros como Problemas de filosofía de la religión desde América Latina. De la experiencia la reflexión (2003) y Guillermo Hoyos. Vida y legado (2013). Su opinión clara y sin dogmatismos suele ser consultada por los principales medios de comunicación del país.

Es conocido por ser un sacerdote cercano que habla de temas como el rock o el fútbol. Dice que le gusta comunicar su experiencia. “En clase hablo de teorías, de autores, de pensamientos de terceros y sólo en esos espacios, porque a nivel más personal prefiero compartir lo que creo y lo que he vivido”. Y agrega: “vivimos en un mundo en el que creemos que no estamos obligados a ayudarle a nadie, sino que los demás nos ayuden y eso no es así. Necesitamos compartir con otros lo que tenemos, lo que somos”.

Wade Davis

(Vancouver, Canadá, 1953)

Viajero,  fotógrafo, antropólogo y doctor en etnobotánica por la Universidad de Harvard, ha enfocado su atención en las culturas aborígenes de varios lugares del mundo: África, Suramérica, Nepal, el Ártico, entre otros. Su trabajo comenzó a ser más reconocido a partir de su primer libro La serpiente y el arco iris (1985) que explora el mundo del vudú y los rituales mágicos en Haití. Sus libros han sido traducidos a 14 idiomas y ha publicado más de 180 artículos sobre las creencias, naturaleza o circunstancias de los lugares que visita. Ha sido profesor de antropología y ha hecho parte de la división encargada de los ecosistemas en riesgo de la Universidad de British Columbia. También hace parte de la Liga Internacional de Fotógrafos de Conservación y en 2018 recibió la nacionalidad colombiana por el gobierno de Juan Manuel Santos.

Ha creado documentales para National Geographic Society y desde 2009 hace parte de la Asociación para la Conservación de la Amazonía. Por su trabajo a favor de la naturaleza y del entendimiento de otras culturas, recibió la Orden de Canadá en 2015. A propósito de su interés por el respeto y apertura hacia lo diferente, dijo: “el mundo en el que naciste no es solo un modelo de realidad. Otras culturas no son intentos fallidos de ser tu, son manifestaciones únicas del espíritu humano”.

Eduardo Palo

(La Habana, Cuba, 1960)

Nació en Cuba y vive en Puerto Rico desde los dos años. En sus trabajos puede combinar varios géneros y formatos: novela, poesía, ensayo, dibujo o fotografía. En 2013 ganó el Premio Rómulo Gallegos por su novela Simone (2016). Es profesor en la Universidad de Puerto Rico, ha sido columnista del diario Nuevo Día donde comparte con los lectores su visión sobre la realidad del país. En 2018 se publicó Historia de Yuké, una novela ilustrada por Consuelo Gotay en la que cuenta los comienzos de la isla de Borinquen cuando era solo bosque y lava convertida en piedra.

Sobre Historia de Yuké (2018), cuenta que al escribirla quiso crear la historia de esa montaña y de ese pueblo (el de Puerto Rico). “Me propuse tratar de coser ese tiempo con un tiempo histórico, mostrar la conquista desde la perspectiva de los que no entendían qué era eso”. Ese recorrido a través de la historia lo aprovechó para mirar la situación actual de su país: “Puerto Rico es el único país de Latinoamérica que ha sido conquistado 2 veces (por España y luego por Estados Unidos)”. Agrega que todos los líderes nacionalistas terminaron en la cárcel y las guerras de independencia no fueron de liberación. Una prueba de esto es la pobreza que aún se ve y se repite en lugares de abundancia.

Julio Hernández

(Torreón, México, 1954)

Escritor y periodista, en 2015 la Revista Forbes lo catalogó como uno de los periodistas más influyentes en Twitter. Esta clasificación confirmó algo sabido: su credibilidad e influencia en la realidad mexicana. En el 2017 Fundación John Reed le entregó una medalla por su trabajo periodístico durante el año previo y escribió Encabronados, un libro donde reflexionó sobre los fraudes electorales, el crimen organizado y la desigualdad económica. Desde hace 20 años publica una columna en el diario La Jornada llamada El Astillero. En junio de este año fue nombrado director editorial de la radiodifusora Grupo Radio Centro.

En su libro Encabronados (2017) incita a los lectores a preguntarse cómo puede seguir adelante un país como México, con “tantos golpes al poder público”. Respecto al “encabronamiento” (entendido como inconformidad), ha dicho que considera imprescindible convertir el encabronamiento en organización y acción. A esto hay que sumar la necesidad de “desmontar el discurso simplista y desechar las expectativas mágicas y caudillistas”. 

Andrés Hoyos

(Bogotá, Colombia, 1953)

Escritor, traductor y columnista, es director y fundador de El Malpensante, una revista literaria que comenzó en 1996 y en la que han publicado algunos de los autores más importantes de Colombia y Latinoamérica. Publicó la novela La tumba del faraón (2000) y Vera (2002). En 2015 escribió Manual de Escritura, un libro que como sugiere su nombre, habla del proceso creativo de escribir. En el incluyó “buenos hábitos sacados de la larga experiencia acumulada” y formas de identificar obstáculos capaces de impedir un buen texto. En 2016 escribió Los hijos de la fiesta, una novela donde trata la memoria de un país inestable, violento y que tiene convenciones sociales, estructuras viejas de poder y familia.

Sobre El Malpensante, una revista que fundó hace 23 años, cuenta que “se volvió una institución necesaria” porque ahí tienen espacio los escritores jóvenes y es un lugar versátil, como ocurrió con Natalia Aguirre, una médica de Medellín que estaba en Afganistán y empezó a enviar correos a su familia sobre su experiencia. Estos correos llegaron a él y fueron publicados en una edición que luego fue premiada. “Para mi sería fácil lavarme las manos y decir se acabó, pero no puedo porque haría un daño”, dice.

Juliana González Rivera

(Medellín, Colombia, 1985)

Doctora en Periodismo y Literatura de viajes por la Universidad Complutense de Madrid, ha sido colaboradora de diarios como El País de España y El Colombiano, y de revistas como Etiqueta Negra, Arcadia y El Malpensante. Este año Alianza Editorial publicó su primer libro: La invención del viaje. Cuenta que este libro fue primero una tesis de grado y ya es un ensayo donde la gente puede entender mucho más sobre la experiencia de viajar. Cuando le preguntan cuál es su lugar preferido en el mundo dice que es el salón de clases. Actualmente es profesora de periodismo, creación literaria y arte en Medellín.

Sobre las expediciones y viajes, opina: “quien viaja de verdad busca dialogar, entender el destino al que llega”. También cuenta que el toque distinto está en la mirada porque aunque dos personas hayan estado en el mismo lugar, ven aspectos diferentes. En una entrevista concedida al diario El País de España este año dijo que aunque actualmente hay un crecimiento del turismo, también existe una tradición de narradores muy intimistas que describen itinerarios al tiempo que emprenden una reflexión sobre la vida personal. Cree que moverse entre la escritura y la literatura permite contar y entender ese tipo de viajes que van más allá de un movimiento físico.

María Cristina Restrepo

(Medellín, Colombia, 1949)

Es una de las escritoras colombianas más importantes. Estudió Filosofía y Letras y Educación en Medellín. Viajó a Roma para estudiar Lenguas Modernas e Historia del Arte. Ha sido profesora de historia y literatura, también traductora. Fue directora de la Biblioteca de la Universidad Eafit entre el año 2002 y el 2008. Publicó el ensayo El olvido en la obra de Marcel Proust (1986), el libro de cuentos La vieja casa de la calle Maracaibo (1989) y las novelas De una vez y para siempre (2000) , Amores sin tregua (2006), La mujer de los sueños rotos (2009), El miedo, crónica de un cáncer (2010), Lo que nunca se sabrá (2011) y Al otro lado del mar (2017). Ha sido gestora cultural y ha orientado talleres de escritura creativa.

En Al otro lado del mar (2017), su novela más reciente, María Cristina Restrepo cuenta la historia de un grupo de alemanes con buenas intenciones que llegan a Colombia en medio de la convulsiona Segunda Guerra. Según Pablo Montoya este es un libro carente de vanidad, “una muestra de serena inteligencia y sensibilidad narrativa, una lección de escritura”.

Vladdo

(Armenia, Colombia, 1963)

Es uno de los caricaturistas más reconocidos de Colombia. Comenzó a ser colaborador de las revistas y periódicos principales de su país desde 1986. Por su labor, ha recibido premios como el Nacional de Periodismo Simón Bolívar, el de Periodismo del Círculo de Periodistas de Bogotá y el de la Excelencia otorgado por la Sociedad Interamericana de Prensa. A estos se suma el entregado por la Society for News Design como reconocimiento a su trabajo en el diseño de periódicos. Sus caricaturas han generado polémica en varias oportunidades por cuestionar la honestidad o gustos del gobierno de turno. Es el creador de Aleida, un personaje que aparece en cada edición de la Revista Semana y habla de los sentimientos, el amor o las preocupaciones de la edad.

Vladdo ha escrito diez libros de caricatura política y de su personaje, Aleida. A propósito de ella, en 2009, su libro Aleida X obtuvo el primer puesto como mejor novela gráfica en la categoría español o bilingüe en los Latino Book Awards en Nueva York y en la Feria del Libro de los Estados Unidos. Considera que una buena caricatura es aquella que tiene información rigurosa y transmite un mensaje. Este año se inauguró en el Museo de Arte Moderno de Bogotá la exposición “Vladdo: opiniones no pedidas” que se hizo a propósito de sus 25 años en la Revista Semana y los 20 de Aleida.

Luis Bernardo Yepes

(Medellín, Colombia)

Su gusto por los libros es evidente al escucharlo y también al conocer su experiencia: es bibliotecólogo egresado de la Universidad de Antioquia. Estudió Gestión Pública en la Escuela Superior de Administración Pública en la Universidad del Estado, ESAP. Realizó una maestría en Documentación en la línea de la Información en la Universidad Carlos III de Madrid, España. Junto al equipo de la Fundación Ratón de Biblioteca recibió en 1992 el Premio Alejandro Ángel Escobar al mérito social. En ese mismo año también obtuvo el Premio Cultural Ciudad de Medellín. Ha sido coordinador del área de Fomento de la Lectura del Departamento de Cultura y Bibliotecas de Comfenalco, Antioquia, una institución que promueve la cultura y el amor por los libros y el conocimiento.

Cuenta que decidió dedicarse a transmitir a otros su gusto por la lectura una mañana en la que escuchó una historia leída por una bibliotecóloga en la Biblioteca Pública Piloto de Medellín. Está convencido que cuando una persona ha sido lectora en la niñez, vuelve a ella luego, aunque se escape en la adolescencia. Cree plenamente en las bondades de la lectura.

Daniel Gutiérrez

(Colombia)

Es doctor en Historia por la Universidad de París y es profesor investigador de la Universidad Externado de Colombia. En 2017 recibió una mención de honor por parte de la Fundación Alejandro Ángel Escobar por su libro La Restauración en la Nueva Granada (1815  – 1819) y en el que propuso una nueva interpretación de ese período. En ese texto que fue considerado original, trabajó entre 2013 y 2016, años que estudió en Francia. Este año lanzó su libro 1819. Campaña de la Nueva Granada, publicado también por la Universidad Externado de Colombia y en el que profundiza sobre los orígenes de nuestra República porque considera que a los colombianos nos falta más conocer nuestra historia y no existía un libro con esta información.

Sobre 1819. Campaña de la Nueva Granada, publicado por la Universidad Externado de Colombia este año e ilustrado por Santiago Guevara, cuenta que es un texto que cuenta de forma muy original y fidedigna lo que dicen las fuentes. Los protagonistas de la historia son mostrados de la forma real: sin ropa, como los soldados que aparecen casi desnudos: “en el siglo XIX y a principios del XX los pintores sintieron por lo general que no podían representar la campaña así, porque les parecía que mataba su carácter épico. Había una suerte de vergüenza al respecto. A nosotros nos parece que ese aspecto es enaltecedor”. Ha editado las actas de los Colegios Electorales y Constituyentes de Cundinamarca y Antioquia.

Paloma Pérez Sastre

(Jericó, Colombia, 1956)

Reúne dos saberes diferentes y complementarios a la vez: es psicóloga y escritora. Es magíster en Literatura Colombiana, gestora cultural y especialista en Literatura Latinoamericana. Es autora de libros como Ellas escriben (2007), Impresiones de viaje (2011) y Oficios afines (2016). También ha sido editora de los libros Impresiones de viaje de Isabel Carrasquilla (2011) y Cuentos y crónicas de Sofía Ospina de Navarro (2007). Ha sido Colaboradora de la Revista Universidad de Antioquia desde 2006. En Oficios afines, ensayo publicado por la Universidad de Antioquia en 2016, trata temas vitales como el tiempo o el espacio. Ha sido profesora de Literatura en la Universidad de Antioquia y de Cultura Lingüística en la Universidad Eafit.

Alba Lucía Ángel

(Pereira, Colombia, 1939)

Su obra suele ser estudiada en las universidades de Literatura del exterior para entender la realidad colombiana. Estudió Letras e Historia del Arte en la Universidad de los Andes de Bogotá y allí fue alumna de Marta Traba, una de las críticas de arte más reconocidas que ha existido en el país. También estudió en la Universidad de la Sorbona y en la Universidad de Roma. Ha escrito poesía, novela, cuento, ensayo y obras para teatro. Su obra más reconocida ha sido Estaba la pájara pinta sentada en el verde limón (1975) cuya historia habla de ese período de guerra (1948 – 1955) conocido como La Violencia. Por esta novela recibió en 1975 el Premio Vivencias de Cali en la Bienal Nacional de Novela. El escritor Álvaro Mutis lo calificó como un texto fundamental en la historia de la violencia en Colombia.

Ha escrito más de once libros. En 2015 y por  los 40 años de Estaba la pájara pinta sentada en su verde limón (1975), se realizó un simposio durante la Feria del Libro de Bogotá donde el Ministerio de Cultura le rindió un homenaje. Dejó de publicar varios años y volvió a aparecer en 2002 con la novela Tierra de nadie. Cuando vivió en Barcelona pasó tiempo con escritores como Gabriel García Márquez, Julio Cortázar y Mario Vargas Llosa. Algunos de sus libros fueron censurados en el pasado. En los últimos años ha vivido en Shasta Mount, una montaña en California, Estados Unidos, sagrada para los indígenas norteamericanos.

Humberto Dorado

(Pasto, Colombia, 1952)

Es considerado uno de los mejores actores colombianos. También ha sido escritor, dramaturgo, guionista, director y productor de teatro, cine y televisión. Participó como actor y guionista en varias de las películas más importantes de las últimas décadas: Técnicas de duelo: una cuestión de honor (1989), La estrategia del caracol (1993), Águilas no cazan moscas (1994), Perder es cuestión de método (2005), La cara oculta (2011). Dirigió el Teatro de la Universidad de los Andes y fue integrante del Teatro Libre de Bogotá. En 2000 escribió Por el placer de vivir, una biografía sobre Fanny Mickey, amiga, gestora cultural y promotora del teatro en Colombia. Fue ganador del Premio Simón Bolívar en dos ocasiones como mejor actor. Ha participado en alrededor de 150 producciones, entre teatro, películas y telenovelas.

En una entrevista a la Revista Bocas en 2018, definió la que hasta ahora ha sido para él, la escena más bonita de su carrera como actor, en 1985 y en el Teatro Nacional: sucedió en la obra Bent (Desviado) de Martin Sherman y en la representó a un prisionero judío en un campo de exterminio. Cuenta que si tuviera que elegir a un director colombiano para hacer realidad un guión suyo hoy, escogería a Sergio Cabrera quien lo ha invitado a estar en todas sus películas. Si tuviera que escoger a una actriz escogería a Margarita Rosa de Francisco, quien opina que actuar con él es hacer una obra de arte.

Matías Godoy

(Bogotá, Colombia, 1985)

Traductor y poeta, publicó Las Glorias, su primera novela, en 2011. Esta historia que fue bien recibida por los lectores y la crítica narra la vida de un grupo de libreros piratas que tienen una librería llamada Todolibro y atraviesan experiencias y sentimientos variados contados con una “prosa sobria e inteligente”, como definieron su estilo de escritura muchos. Escribió también Los amigos de Matías (2013), un libro de literatura infantil publicado por Editorial Norma. Su libro Sueños de Raspachín (2019) fue uno de los libros más vendidos en la Feria Internacional del Libro de Bogotá.

Sueños de Raspachín (2019) trata algunos cuentos de la tradición oral y los traslada al contexto colombiano. Los califas y los terratenientes se transforman en paramilitares, políticos colombianos,  esclavos o en raspachines, como sucede a los campesinos. En esta escena aparecen imágenes donde se mezcla la esquizofrenia, el cinismo con la ternura o la inocencia.

Carolina Sanín

(Bogotá, Colombia, 1973)

Es una de las escritoras más relevantes y leídas en Colombia. Licenciada en Filosofía y  Letras y doctora en Literatura Hispánica por la Universidad de Yale. Entre los libros que ha escrito está la novela Los niños (2014), el ensayo Somos luces abismales (2018) y La gata sola (2018), una historia que puede ser leída por públicos con edades variadas. Ha sido profesora universitaria y columnista del periódico El Espectador, la Revista Semana y la Revista Arcadia donde mensualmente publica un texto relacionado con la cultura. Defensora de los árboles de Bogotá, la libertad de las mujeres y el uso inteligente y apropiado del lenguaje, a veces genera polémica con sus opiniones expresadas en las redes sociales por su carácter distinto y directo. Participó en la película Litigante del director Franco Lolli que se estrenó en el pasado Festival de Cannes de mayo y se verá en unos meses en Colombia.

Estudiosa de la obra del filósofo Fernando González y de Alfonso X, el Rey Sabio, sobre su último libro Somos luces abismales (2018), dijo en entrevista a la Revista Temporales de New York University que “en él trato de representar la manera como el pensamiento sucede, descubre y formula; cómo se sucede, se descubre y se formula a sí mismo en mi experiencia. Intento dar cuenta de la concentración y la distracción, de algunas tensiones y relajaciones de las ideas. Trato de mostrar que el pensamiento es un camino —o abre un camino— y también que puede no tener la forma de un camino, sino, por el contrario, la forma de un enredo, de un cúmulo”.

Alberto Montt

(Quito, Ecuador, 1972)

Vive en Chile desde 1998 y es uno de los ilustrados más importantes del continente. Después de estudiar diseño gráfico y artes plásticas en Quito, se mudó a Chile y allí empezó a trabajar como colaborador del diario El Mercurio. También fue colaborador de revistas como Qué Pasa, Capital y Blank. Entre sus libros publicados están Para ver y no creer (2001), En dosis diarias (2008), ¡Mecachendié! (2012), y El código de la amistad de Chivas Regal (2012) o Laura y Dino (2016). En 2011, Deutsche Welle, el servicio de radiodifusión alemán le otorgó  el premio The Bobs al mejor weblog en español a su página digital Dosis diarias. En 2015 y junto a Liniers, gran amigo e historietista, publicó Eso pescuezo. En l2017 y junto a él, participó en una charla muy concurrida realizada en la Biblioteca Pública Piloto de Medellín.

Contundente, directo y defensor de varias causas sociales, en 2016 publicó uno de sus libros más  populares: Laura y Dino. Los protagonistas son el dinosaurio Dino y Laura, la hija de Alberto en la realidad. En esta historia ambos conversan sobre temas profundos como el gobierno o la muerte o más simples como la pizza o los domingos. Cuenta que la idea de hacerlo nació de las conversaciones que tuvo con ella cuando tenía 5 o 6 años. “Decía unas cosas increíbles y yo lo que quería era guardarla, pero el video no tiene la carga emotiva de un dibujo y el único recurso fue dibujarla para salvaguardar mi memoria emotiva”.

 

Jutta Bauer

(Hamburgo, Alemania, 1955)

Escritora y referente de la literatura infantil internacional, en 2010 ganó uno de los premios de ilustración más prestigiosos del mundo: el Hans Christian Andersen. Su nombre es reconocido por los libros que ha escrito o ilustrado. Entre ellos está Madrechillona (2000) que recibió el Premio Nacional de Literatura Infantil de Alemania en 2001. También es autora de La reina de los colores que fue publicado por primera vez en 1998 y cuenta la historia de la reina Mawilda que sale de su mundo blanco y empieza a llamar a sus súbditos, los colores. Al final es una historia que trata sobre las emociones. En 2008 fue publicado en español con textos de Peter Stamm titulado ¿Por qué vivimos en las afueras de la ciudad? Creó la fundación Stiftung Ilustration, creada para promover la literatura gráfica infantil en Alemania y en Europa. También es conocida por ilustrar la serie Emma.

Cuenta que desde pequeña dibujaba todo el tiempo para poder concentrarse. Aún lo hace. Cree que cuando  le prohibimos esto a los niños, les quitamos la posibilidad de concentrarse. Opina que los libros son clave para acceder al mundo, y el Estado debe velar por asegurar que estén al alcance de la mayor cantidad de personas. Cree que es vital que el Estado invierta en la formación de los niños para evitar que haya una sociedad conformada por personas ignorantes y sin conciencia. Valora los oficios y el trabajo en general: “si alguien trabaja solo con libros, al final pierde cualquier contacto con el mundo real”, dice.

Alessandra Sternfeld

Después de trabajar en Italia y Reino Unido, se estableció en Nueva York donde creó Am – Book, una  agencia literaria que representa a caricaturistas y a editoriales de cómics. Se ha enfocado en derechos de autor, adaptación para televisión y comercialización. Entre los autores que representa y con los que ha trabajado están Liv Stromquist, Manuele Fior, Daniel Clowes y Hanna Gustvason.

Sara Bertrand

(Santiago de Chile, Chile, 1970)

Estudió Historia y Periodismo y es una de las autoras más reconocidas de su país. En 2015 ganó el Premio del Banco del Libro de Venezuela con Cuando los peces se fueron volando, publicado ese mismo año por Tragaluz Editores. En 2017 ganó el premio New Horizons Bologna Ragazzi que se otorga en la Feria del Libro de Bolonia, Italia por La mujer de la guarda (2016). Este libro ilustrado por Alejandra Acosta, cuenta la historia de una niña y sus dos hermanos que perdieron a su madre. La niña inventa un relato para que ella y sus hermanos puedan dormir en las noches. Gracias a esta historia y a otras, se ha convertido en un referente de la literatura infantil. Ha sido colaboradora del diario El Mercurio e integrante del Consejo de Lectura de su país.

Cuando se anunció su nombre como la ganadora del premio New Horizons Bologna Ragazzi, habló un poco sobre los temas tratados y el público para el que escribe.  Considera que existe desconocimiento sobre lo que es y lo que trata la literatura para niños y niñas, con la idea de que todo lo infantil es “colorinche y ruidoso, superfluo y pasajero, como si ellos no se enfrentaran a la muerte, a la rabia y la frustración de ver sus mundos caerse a pedazos”. Trata temas como el amor, el abandono o las relaciones humanas.

Celso Román

(Bogotá, Colombia, 1946)

Es uno de los autores colombianos más reconocidos en el campo de la literatura infantil. Estudió en la Facultad de Artes de la Universidad Nacional de Colombia y realizó una master en escultura en el Instituto Pratt de Nueva York. En 1972 comenzó a escribir cuentos cortos para el diario El Espectador y no se ha detenido desde entonces. En 1998 fue ganador del premio latinoamericano de Literatura Infantil y Juvenil Norma – Fundalectura con El imperio de las cinco lunas (1998). En ese mismo año la Asociación Colombiana para la Literatura Infantil le otorgó un reconocimiento por su libro Las cosas de la casa (1998). También trabaja para una fundación llamada Taller de la Tierra mediante la cual promueve la educación ambiental y el cuidado hacia la naturaleza, temas incluidos  en sus libros. A propósito de su obra que reúne elementos fantásticos, el experto en literatura Fanuel Díaz lo definió como “impulsor del nacimiento de la fantasía épica latinoamericana”.

Escribe literatura infantil porque considera que la literatura infantil se debe escribir para compartir sueños, ideas y visiones con los lectores más jóvenes en un momento. Sobre el estado de la literatura infantil en Colombia, opina que es “claro, undívago y abierto como el mar”. También cree que “es una necesidad básica en tiempos de búsqueda de la paz y la reconciliación después de muchos años de guerra”.

Megan McDowell

(Kentucky, Estados Unidos)

Es una de las traductoras más destacadas del español al inglés y actualmente vive en Chile. Gracias a su trabajo, los textos de escritores como Alejandro Zambra, Samantha Schweblin, Mariana Enriquez, Daniel Mella, Lina Meruane o Alejandro Jodorowsky han sido conocidos en el mundo angloparlante. Estudió Inglés en la Universidad DePaul en Chicago y Traducción en la Universidad de Texas. Sus traducciones han sido valoradas por los autores y también han sido reconocidas por los expertos y la crítica. Tradujo al inglés Mouthful of birds (2009), conocida en español como Pájaros en la boca por el que la autora recibió el Premio  Casa de las Américas y una nominación al reconocido e internacional Premio Man Booker.

Sobre su oficio, opina que en general,  a los traductores no se los suele reconocer en las reseñas. “Su trabajo suele quedar reducido a palabras como ‘natural’, ‘fluida’, si la traducción es buena. Al mismo tiempo cree que en los últimos años hay un interés creciente por conocer el trabajo de los traductores y hay plataformas para mostrarlos. Un ejemplo es lo sucedido con el premio internacional Man Booker que otorga cada año un reconocimiento a  la mejor traducción.

Patricio Jara

(Antofagasta, Chile, 1974)

Periodista y profesor, ha escrito con precisión y originalidad sobre temas que le apasionan: el fútbol, el rock.  En el 2018 escribió el libro de cuentos El cielo rojo del norte después de un proceso tranquilo y a su ritmo, sin afanes porque se toma el tiempo necesario para escribir. En 2012 fue becado por la Universidad de Louisville, Estados Unidos, para estudiar literatura norteamericana contemporánea. Es profesor de Periodismo en varias universidades de Chile. Su nombre comenzó a escucharse con más regularidad a partir de la publicación  de El sangrador (2002), novela con la que ganó el premio otorgado por el Consejo Nacional del Libro y la lectura en la categoría mejor novela inédita del año. Justo por esa época fue considerado como uno de los responsables de la renovación literaria en su país. Ha publicado más de 15 libros y 2 obras de teatro.

A propósito de su novela Antipop (2016) en una entrevista concedida expresó sus gustos en el momento de leer: “leo mucha crónica, ensayos, reportajes, biografías. Y también ficción, entre los que hay autores chilenos como Diego Zúñiga”. Sobre los lectores comentó que “una de las mejores cosas que ocurre con un libro es cuando alguien a quien no conoces te dice que lo leyó o tiene ganas de preguntarte algo. Me gusta pensar que los libros tienen más lectores que público”.

Mónica Drouilly

(Santiago de Chile, Chile, 1980)

Practica dos saberes que no son muy compatibles entre ellos: ingeniería y escritura; y también es dramaturga. En 2017 publicó Retrovisor, su primer libro de cuentos. Ha sido finalista y ganadora del Concurso de Cuentos Paula en 2013, 2016 y 2017. Gracias a Retrovisor ganó este concurso y uno más: el Premio a la Mejor Obra Literaria 2018.  Estudió Ingeniería porque le gustaban la ciencias y mientras lo hacía tomó cursos de teoría literaria; también se convirtió en licenciada en educación estética. Tal vez su formación como ingeniera es responsable de su prosa precisa. Este año publicó la novela Jacqueline. Le llama la atención Japón y los haikus. Por esto dirige el Club Okonomiyaki de literatura japonesa. Es fundadora de la editorial Noctámbula.

En Retrovisor, sus personajes, al igual que muchos lectores, se enfrentan a la experiencia de un mundo globalizado y buscan encontrar el sentido de su vida. Sobre su estilo, dice que suele escribir mediante fragmentos y deja varios aspectos sugeridos al lector para que este los complete. Le gusta que el lector se esfuerce, participe, imagine. Agrega que el proceso previo a la escritura es intenso; investiga los temas y la forma de narrarlos al lector.

adminAutores Fiesta 2019