Series web, otra forma de leer

Por admin en Septiembre 18, 2016 , No hay comentarios

“La gente cree que las series web son unos pelaos locos youtubers que están pega’os haciendo selfies y hacen videos. No son eso”. Así inició Diego Montoya, director del Festival Internacional de Series Web de Medellín (Fismed), la charla ‘Series web y el futuro del entretenimiento’, donde los investigadores se dieron cita con José Manuel Hoyos, creador de Adulto Contemporáneo y Catalina Arroyave y David Correa, creadores de Algo Animal, para compartir experiencias y reflexiones sobre el tema. Pero ¿qué son, entonces, las series web?

Según Mauricio Velásquez, coordinar ejecutivo de Fismed, podrían definirse como formatos cortos y de producción liviana audiovisual, con una duración entre 3 y 10 minutos por capítulo. “Anteriormente para uno hacer cualquier programa de televisión tenía que salir con una cola de gente y eso era bastante pesado en términos de producción”, dijo. Ahora, por las dificultades económicas, se ha hecho necesario hacer cosas más sencillas y con herramientas comunes como los celulares.

José Manuel Hoyos. Adulto Contemporáneo, de Dirty Kitchen

“El ser humano es un gran consumidor de historias, no solo a través de libros y pantallas, sino también cuando estamos acá sentados: esto es una historia. El poder que tienen las historias es permitirme abstraerme de mi realidad y de la silla en la que estoy sentado para irme a otros mundos, a otros lugares. Eso es algo que se logra a través de un  libro, a través de una charla con un amigo, en una sala de cine o de teatro, con el celular, viendo una serie o pasando el dedo en Facebook. Los formatos evolucionarán pero esa esencia de contar una historia siempre permanece”.

Catalina Arroyave. Algo Animal, de Rara colectivo audiovisual

“Las series web y este tipo de escenarios permiten tener grandes posibilidades de compartir contenidos que tal vez un canal no compraría, o que de alguna manera sería mucho más difíciles de escribir, de producir… eso también posibilita que los escritores y los creadores tengan nuevos escenarios. Y así uno diga ‘bueno, voy a hacer algo y lo voy a poner en ese mar gigante que es Youtube y por ahí podría no verlo tanta gente como yo querría’, se encuentra que a pesar de que no tengamos estas grandes maquinarias de publicidad, tenemos otras estrategias y, si somos constantes y persitentes, llegamos a la gente”.

En el Medialab de Eafit empezó la investigación sobre las series web como un experiemento. Bajo la premisa “nadie sabe que no puede hasta que no sabe que no se ha hecho”, Montoya le puso a sus estudiantes la tarea de hacer una serie web en el semestre, con una emisión semanal. El resultado generó más preguntas y, finalmente, un festival.

Fismed, el festival de las series web

Según el director, este es el primero festival de Colombia, el tercero en Latinoamérica y uno de los pocos que hay en el mundo dedicados a este formato audiovisual. Este año, entre el 5 al 7 de noviembre, el festival tendrá programación académica y hará la primera entrega de 10 premios a las 10 mejores series web del mundo, escogidas por un jurado compuesto por Carlos Scolari, Anna Domaradzka y Omar Rincón, entre 989 productos postulados por 89 países.

Ómar Mauricio Velásquez, coordinador ejecutivo de Fismed, respondió algunas preguntas sobre el Festival:

¿Cómo surgió la idea de hacer FISMED?
Nosotros estábamos produciendo series web en el pregrado de Comunicación Social de Eafit, y nos dimos cuenta de que a nivel comercial también se le apostaba a los relatos cortos. El Festival nace entonces de una pregunta: ¿cómo hacer que no fueran algo muy serio, pero tampoco entretenimiento ligero? Entonces decidimos hacer un festival, donde tuviéramos una muestra general de producciones y, que al mismo tiempo, funcionara como una reflexión académica y teórica fuerte.

Ustedes dicen que fue muy difícil que les creyeran para hacer el Festival. ¿Por qué? ¿Quién les tenía que creer?
En la academia nos tenemos que dar cuenta de que ahí se concentran  mucho en los procesos de reflexión teórica donde a veces hay, reconozcámoslo, una soberbia intelectual. Para la comunicación y para cualquier campo aledaño –diseño, publicidad, artes, etc– es muy difícil mostrarle a las personas que la creación en general tiene que sufrir cambios alternados a los modelos de interacción y de apropiación orgánica que se están teniendo, como las redes sociales. Eso es lo que siempre cuesta. La gente cree que estas cosas que son entretenimiento ligero son fáciles de digerir, son fáciles de hacer y que no necesitan ningún componente creativo.

¿Cuál es la relación del Fismed con las nuevas lecturas que propone la Fiesta?
Es un asunto muy simple: para hacer algo bueno en términos narrativos tenés que saber escribir. Para saber escribir tenés que saber leer. Entonces, todo los referentes formales y contextuales nos tienen que poner en un lugar como el Salón nuevas lecturas. Le contamos al director de la Fiesta cómo es el proyecto y él nos dijo que está en sintonía y en consonancia con lo que la Fiesta quiere mostrar. Hay nuevos campos para crear y para poder explotar este tipo de cosas.

Comparte esta noticia:
adminSeries web, otra forma de leer

Realiza un comentario