El “bum” en la república de la eñe

Por admin en Septiembre 19, 2015 , No hay comentarios

El “bum” en la república de la eñe

 

20921405464_097de2b275_o

América Latina es una sola. Durante la conversación La cultura sin boom, Fernando Araújo, editor de cultura de El Espectador, y Vivian Lavín, periodista y escritora chilena, abordaron temas relacionados con las nuevas producciones literarias que comprometen a los jóvenes. Por ejemplo, en países como Chile, la juventud hace parte de la creación de estrategias como la “Furia del libro”, una respuesta de los editores independientes a los agentes del orden que los limitan y muchas veces cohíben o desprecian en el ámbito literario.

La idea de que “el poder nunca se sienta cómodo” es para Lavín lo que tendría que ser el objetivo de los periodistas y escritores, de esta forma, en sus palabras, “leerse entre latinoamericanos le daría un golpe al tablero de ajedrez y a los poderosos”. La invitación de Araújo, por su parte, fue explícitamente a incomodar, a crear espacios donde renazca la voz que se atreve a contar una historia más allá de la propia y que comienza por la conciencia de la realidad. Así, enamorarse de las pequeñas cosas, inclusive de lo cotidiano -como él exhortó- es el atrevimiento necesario para no “perder la indignación” y ver la escritura como salvación para cruzar la barrera que, según dijo, nos separa entre ser lectores y ser autores.

Como recomendación los periodistas hicieron sentir su voz al decir que “la memoria suele acomodarse” y, de esta manera, es imprescindible escribir e inclusive aspirar a la perfección, de hecho, recomiendan no buscar sentirse perfecto. Para Araújo, no existe la vocación, pero sí existen las motivaciones que hacen de la escritura algo inolvidable.

En la conversación invitaron a dudar de los medios de comunicación casi que como una especie de ‘denuncia’, pues quienes trabajan en labores informativas reconocen cada tanto que el poder tiene intereses. Saben pues que la circulación de lo que “pasa” está medida. Para Lavín, justamente, es notorio que debe haber alguien detrás del desconocimiento de la producción literaria entre países hermanos, cosa que hace aún más urgente explorar en el entorno literario obviando la recomendación mercantil.

La república de la eñe, como denominó Lavín a los países que conforman América Latina, debería ser una sola y potente en cuanto a la narrativa sin detenerse en el ideal de Hugo Chávez, aunque sea realmente uno nacido y expresado por Simón Bolívar en la Carta de Jamaica. Durante el encuentro y haciendo referencia al Boom, fenómeno editorial y literario de los  años 60 y 70, surgió la inquietud de si es preciso una nueva época que se revolucione a sí misma o un nuevo movimiento que ellos llamarían Bum -de una manera más coloquial- y que permita reunir características de los jóvenes que constituyen el futuro no solo de la escritura sino también del pensamiento.

El estallido intelectual podría estar lleno de libertad y de prensa autónoma que no se venda, como mencionó Araújo. Que las ideas del poder sean las ideas del pueblo y que el pueblo lea lo que le ponen enfrente con completa convicción de dudar, permite que el futuro no esté sometido a la resignación sino más a la autodeterminación.

Por: José Daniel Palacios

adminEl “bum” en la república de la eñe

Realiza un comentario