¿Cómo se preparan los que se preparan para Fiesta?

Por admin en Septiembre 16, 2017 , No hay comentarios

¿Cómo se preparan los que se preparan para Fiesta?

Por: Laura Ospina Herrera.

La Fiesta del Libro y la Cultura es posible gracias al amor y dedicación de cientos de guardianes de la palabra y la lectura. Dos libreros destacados hablan sobre sus esfuerzos tras bambalinas. 

***

Son las nueve de la mañana y las puertas de una casa en el sector Estadio se abren, pese a que aún no es la hora de entrada para visitantes. Dentro, portadas de miles de libros tiñen las paredes de una librería de barrio que le hace homenaje a las novedades bibliográficas y apoya la edición independiente.

Suena el timbre.

– “Buenas”, dice un mensajero mientras entra unas cajas.

– “¿Qué tal hermano?”, responde Wilson Mendoza, fundador de la librería Grámmata y librero con más de 20 años de experiencia en la industria editorial.

– “¿Cuánto se demora de pronto?”, dice el recadero, quien pregunta sobre una diligencia con la empresa de mensajería.

-“Pues ahora que estamos con lo de Fiesta del Libro, no sabría decirte”, concluye Wilson.

El movimiento normal en el mundo de los libros acelera para darle la bienvenida a la décimo primera versión de la Fiesta del Libro y la Cultura. Grámmata participa de este evento, y Wilson, como lo hace desde el 2016, es organizador y productor del Salón de Editoriales Independientes.

“Nuestra preparación es diferente a la de las demás librerías, porque somos importadores de libros. Una librería como Grámmata hace un estudio previo de qué editoriales no están en la ciudad. Hacemos el contacto con ellas, les ofrecemos participar en la Fiesta a través de nosotros. Las conversaciones empiezan casi seis meses antes, porque  hay un manejo aduanero, hay un tiempo para que las editoriales en España consoliden la mercancía y la traigan, porque debe ser por barco debido al volumen del pedido”.

Al tiempo que Wilson y su equipo terminan de recibir unidades de libros, ingresar sus nombres al software para controlar la venta y los empacan para llevarlos al Jardín Botánico, este librero continúa con la organización del Salón de Editoriales Independientes.

Una tarea previa a la apertura del evento es gestionar no solo la llegada de los libros de las editoriales independientes internacionales, sino también asegurar la participación de los editores y proveedores que en esta versión de Fiesta, fueron invitados para que den a conocer su material bibliográfico desde su propia voz.

Este año algunas de las editoriales más destacadas del Salón son La Felguera, Círculo de Tiza y Libros del K.O. de España. Un suceso importante dentro de este espacio, es la presencia de toda una delegación chilena, 15 editoriales que traen libros de poca circulación en Colombia. Así mismo Libros del Fuego y Madera Fina hacen parte de la muestra venezolana que se ofrece en Fiesta.

Mientras Wilson continúa con el montaje del Salón, separa temáticamente los libros y coordina las capacitaciones a los 16 colaboradores que este año trabajan con él, en Laureles, el cuidador de un templo para el libro descatalogado, las rarezas y joyas bibliográficas está puliendo los últimos detalles para mostrar una oferta completa y cautivadora a los enamorados de las letras.

Juan Hincapié lleva al evento, desde el 2011, toda una miscelánea de libros relacionados con las áreas sociales y ediciones excepcionales a la sección de Libros Leídos, por medio de su proyecto de vida: Los Libros de Juan.

“Nosotros empezamos a prepararnos para Fiesta del Libro al otro día de salir de Fiesta del Libro. Y lo digo porque a partir del momento en que termina la feria, iniciamos una selección para hacer una alcancía de libros para la versión siguiente. No desangramos la librería. No, porque ya la muestra lleva recolectándose todo un año. No nos dejamos coger de sorpresa, no queremos desnudar la librería. Es participar en Fiesta pero dejar la librería impecable. Este año tenemos un total de 1700 unidades”.

Luego de meses de curaduría, este lector incansable y su equipo de trabajo, empiezan a empacar e inventariar el material 10 días antes de inaugurar Fiesta. Juan es, podría decirse, ‘un relojito’ desde que inscribe su librería para participar y elegir stand, hasta el trabajo en campo con los clientes.

Cinco días antes de la acción, los separadores, las dos mil bolsas de tela, los tres colaboradores que ayudan en su evento, los códigos secretos que utilizan entre ellos para entenderse en clave, el dinero en menuda para las devueltas, la papelería necesaria y las cajas -todas del mismo tamaño- ya están preparados y en disposición de ofrecer un buen servicio de cara a los visitantes.

“El viernes empezamos a llevar los libros. Tengo el mismo camión, el mismo conductor, el mismo ayudante que me viene a llevar las cosas, porque me es importante que traten bien las cajas y que me tengan paciencia. El conductor me llama en agosto y me dice ‘está llegando septiembre, ¿para cuándo es?’ Y él ya sabe cómo carga mis libros. Nos volvimos un circuito en el que todos conocemos nuestras funciones y podemos cubrir las funciones de los demás”.

Juan insiste en una idea: la librería debe quedar bien frente a su público. Habla de ella como un ser viviente, la ama y la cuida. Para él, la preparación anterior a Fiesta del Libro es visible cuando las personas pasan por su stand y, compren o no, salgan satisfechas y digan: “ahí tienen buenas cosas”.

Wilson por su parte, cree que lo más importante para estar listos para un momento de tal magnitud en la ciudad es “saber qué vas a llevar a Fiesta porque es lo que te va a dar los resultados económicos y de satisfacción de lo que la gente quiere. Básicamente es elegir el contenido y saber a quién va dirigido”.

La ansiedad de la primera vez ya no existe en estos libreros conocedores de títulos, narrativas e historias. Sin embargo, hay algo que nunca cambia: la expectativa frente a la respuesta de las personas y la misión de recordarle al público que en las librerías no solo se encuentra el libro de combate, sino también propuestas interesantes de todo tipo.

Es pues, para estos libreros, una decisión vital prepararse para la Fiesta del Libro y la Cultura porque, en palabras de Juan, “muestra la existencia de las librerías. Necesitamos ese tanque de oxígeno que es Fiesta. Si no existiera Fiesta, la muerte de las librerías estaría dada”.

Comparte esta noticia:
admin¿Cómo se preparan los que se preparan para Fiesta?

Realiza un comentario